¿Aplazamiento o fraccionamiento de IVA?

Contabilidad y fiscalidad Impuestos y Finanzas Legislación
Pedro González
Escrito por Pedro González
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (No hay valaraciones)
Cargando…

¿Tienes una deuda fiscal?, no te preocupes, puedes aplazarla o fraccionarla con la Administración, en este artículo te explicamos los requisitos para solicitarlos.

Diferencia entre aplazar y fraccionar

Aplazar una deuda

Es el término usado para el procedimiento en el que solicitamos a la Administración un aplazamiento del pago, debido a problemas transitorios económicos y de falta de liquidez, no obstante, habrá que probar ese hecho.

Cuando se solicita un aplazamiento pedimos que el pago de la totalidad de la deuda se posponga a una fecha posterior, devengando el tipo de interés vigente del dinero.

Por ejemplo, supongamos que el 20/07/2018 tenemos que pagar el IVA del segundo trimestre por un importe de 3.500 euros, y no podemos pagarlo hasta el 20/08/2018, entonces se solicita un aplazamiento, el cual, conllevará a poder pagarlo más tarde con intereses.

Fraccionamiento de una deuda

A diferencia del aplazamiento, el fraccionamiento es otra modalidad de pago dentro de este mismo procedimiento, que consiste, en cancelar una deuda en cómodas cuotas mensuales, las cuales, se recalcularán teniendo en cuenta el tipo de interés vigente del dinero y la periodicidad.

Si suponemos que el anterior ejemplo solicita un fraccionamiento en 6 meses para el IVA del segundo trimestre con un importe a ingresar de 3.500 euros, a pagar a partir del día 20 de agosto de 2018, hasta el 20 febrero de 2018, las cuotas se calcularán en función del tipo de interés y de la periodicidad.

diferencia entre aplazamiento y fraccionamiento

¿Qué deudas se pueden aplazar?

Vamos a clasificar las deudas por los distintos Organismos con los que trata el autónomo y el empresario:

Hacienda

Las deudas con Hacienda son aplazables prácticamente todas, a excepción de cualquier tipo de retenciones, si lo piensas es lógico, ya que, las retenciones se ingresan en hacienda para ser imputadas a otro contribuyente.

Por tanto, se aplazará el modelo 303 de IVA y el modelo 200 de sociedades, sin embargo, el modelo 111 de retenciones del trabajador y profesionales, el modelo 115 de retenciones del alquiler y el modelo 202 pago fraccionado, no se podrá aplazar.

Seguridad Social

En el campo de la Seguridad Social serán deudas aplazables, aquellas de gestión recaudatorio, cómo cuotas no ingresadas o recargos.

Te interesará  Incapacidad permanente absoluta del autónomo

Mientras que serán inaplazables, las cuotas de accidente de trabajo y enfermedades profesionales y las aportaciones de los trabajadores por cuenta ajena.

¿Necesitas aval? ¿Cuánto puedo demorar el pago?

En las deudas de la Agencia tributaria se permite aplazar hasta un límite de 30.000 euros sin necesidad de garantía desde el año 2015.

Este aplazamiento lleva un coste añadido que es el tipo de interés del dinero, el cual, se fijará en los Presupuestos Generales del Estado cada año.

En las deudas de Seguridad Social el límite del aval coincide con Hacienda, a partir del cual, podrá solicitar un aval solidario formalizado por una entidad financiera u otros medios.

El plazo máximo son 12 meses para el autónomo y 6 meses para la empresa (en deudas inferiores a 30.000)

Si incumplimos algún plazo del fraccionamiento concedido, se nos generará un recargo del 20%, que, si se paga en el periodo voluntario, solo se incrementará en el 10%, en caso contrario, pagaríamos la totalidad del apremio y la deuda pasaría a vía ejecutiva donde conllevaría a generar embargos en tus cuentas bancarias y se rompería el resto de aplazamiento concedido.

fraccionamiento iva

Plazos legales de concesión de aplazamiento y fraccionamiento

  • Deudas igual o inferior a 1.000 euros: 3 plazos
  • Deudas comprendidas entre 1.000 y 5.000 euros: 9 plazos
  • Deudas comprendidas entre 5.000 y 10.000 euros: 12 plazos
  • Deudas comprendidas entre 10.000 y 18.000 euros: 18 plazos

Se podrán reconsiderar estos plazos, siempre que el contribuyente justifique de manera suficiente, que se ha producido una alteración de las circunstancias con el que se dictó el acuerdo inicial o si se adelanta el 20% de la deuda pendiente.

Una vez se concede dicho aplazamiento, el contribuyente se encontrará al corriente del pago, cuyo requisito es necesario, para realizar de cualquier contratación con la Administración Pública o pedir financiación bancaria.

Estas solicitudes, se pueden presentar por varias vías, tanto telemática como presencial, a la hora de enviarlo hay que incluir una cuenta bancaria para la domiciliación del pago, además de un calendario de los futuros pagos.

Dichos aplazamientos se endurecerán cuando sean superiores a 30.000 euros, solicitando la siguiente documentación:

  • Relacionar todas las facturas impagadas
  • Justificar que realmente no se han cobrado
  • Relación de las facturas recibidas
  • Copia de los requerimientos realizados al acreedor para el pago de dichas facturas

Si esta documentación no se presenta en el plazo de 10 días desde la solicitud del aplazamiento, éste será inadmitido.

Escribir un comentario

Sobre el autor

Pedro González

Pedro González

¡Hola! Soy Pedro.Autor en Billin viviendo en Madrid, España. Me encanta escribir sobre todo lo relacionado con Negocio, Economía, y Empresa. Además, estoy interesado en emprendimiento y finanzas. Puedes leer todos mis artículos haciendo click sobre el botón de abajo, ¡espero que te gusten!