Guía para el autónomo y las PYMES de las fuentes de financiación online.

Subvenciones
fuentes de financiacion online
Álex Rodríguez
Escrito por Álex Rodríguez
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, una media de: 5,00 de 5)
Cargando…

Cuando arrancas un negocio, bien sea online o tradicional, es bueno conocer las fuentes de financiación con las que puedes contar.

No siempre necesitarás una gran cantidad de capital pero seguro que vas a necesitar algo de combustible para iniciar tu andadura si quieres llegar a buen puerto. Por ello, hoy te vamos a mostrar diferentes formas que tienes de conseguir dinero y contar con ese impulso.

Sigue leyendo y descubre que es lo que más te conviene.

1. ¿Que son las fuentes de financiación propia?

De entrada, y para arrancar cualquier idea de negocio, siempre es recomendable tirar de financiación propia y de nuestro bolsillo. Hacer una previsión de gasto y ahorrar hasta conseguir un líquido que nos permita arrancar puede ser la opción más inteligente.

Las ventajas son obvias, ya que a pesar de que no salga bien tu aventura lo máximo que puede pasarte es que pierdas tu dinero (que no es poco) y te lleves un aprendizaje de ello.

Esta es la opción que recomendamos y la que la mayoría de personas optan por elegir.

2. Financiación privada para particulares y empresas.

La financiación privada, tanto para empresas como para emprendedores o autónomos se caracteriza por que el dinero no sale de tu bolsillo inicialmente.

En este tipo de financiamiento entran en juego otros players, que son los que facilitan el contar con efectivo para poder arrancar el negocio o para realizar una inversión en este.

La ventaja es que puedes disponer del efectivo en cuanto te conceden el crédito o la hipoteca, pero el problema es obvio: el dinero no es tuyo y es más que probable que tengas que devolverlo con intereses o con participaciones del negocio.

Y si la cosa no funciona, puede que pierdas algo más si no has sido precavido a la hora de constituir tu empresa o que tipo de responsabilidades tienes con quien te ha dejado el dinero.

3. Ayudas a PYMES y autónomos públicas.

Las ayudas para pequeñas empresas, autónomos o el emprendimiento son una de las formas más interesantes a la hora de conseguir capital.

Generalmente esta forma de conseguir fondos para tu negocio cuenta con varias ventajas y la mas obvia es que en algunos los casos no tienes que devolver el dinero que consigues.
Lo que se te exige es que cumplas una serie de requisitos y que estos sean demostrados.

Una de las formas de financiación con las que cuentan los autónomos a día de hoy es la de pedir una ayuda de hasta 10.000 euros por nuevo autónomo.
Es aplicable a casi cualquier persona que cumpla los requisitos.
Por ejemplo, uno de ellos es el de permanecer al menos 3 años en tal situación. Aquí puedes informarte un poco más de este tipo de ayudas para autónomos.

Finalmente tenemos entidades como Enisa o los créditos ICO, con los que conseguir financiación bajo una serie de premisas más beneficiosas y de aplicación exclusiva para negocios.

Financiación para autónomos. 

Si eres un autónomo que quieres iniciar su negocio o financiarte, ésta es la parte que te interesa.

Ya hemos comentado que de forma genérica existen dos tipos de financiación: La propia, en la que pones en juego tu capital y la externa, donde básicamente cuentas con fondos de terceras partes.

Veamos que opciones tienes como autónomo:

1. Financiación propia y ahorros.

La financiación propia es lo ideal como comentamos y una forma de empezar un negocio y depender de tu mismo para crecer.

Te permite tener un control de lo que sucede y si algo no sale como esperabas, siempre tienes la opción de cerrar y dedicarte a otra cosa.

2. “Friends, Family and Fools”

Otra forma con la que conseguir financiación para tus proyectos. La frase procede del inglés y es una máxima utilizada en el mundo Start-Up. Así que si tienes amigos, tu familia o si encuentras a algún ‘tonto’ puedes pedirles dinero para empezar tu negocio.

En este tipo de financiación entran factores como el compromiso y la amistad, ya que generalmente no te une un contrato con esas personas con lo que utiliza este recurso con responsabilidad.

3. Financiación Externa

La financiación privada para particulares es una opción bastante común, ya que podemos disponer de efectivo y poder comprar recursos o invertirlos en nuestro proyecto.

La parte negativa es que en este caso las entidades o las personas no dan el dinero sin más, con lo que tendrás que devolverlo y muchas veces con un recargo. Dentro de esta modalidad podemos definir dos:

Prestamos para autónomos.

Suelen ser los más típicos y los suelen conceder las entidades financieras como los bancos o las entidades de crédito. Cuentan con diferentes tipos de préstamos con los que satisfacer tus necesidades en cada caso.

Un ejemplo de este tipo de financiación es la que puede ofrecerte por ejemplo en Banco Santander.

Créditos para autónomos de gastos.

Son créditos que te ofrecen empresas no estrictamente bancarias o que solo adquieres con ellas el compromiso del pago del crédito para un determinado uso.

Por ejemplo Cetelem tiene acuerdos con diferentes ecommerce para la financiación de equipos o electrónica, con unos intereses muy bajos o careciendo de ellos y a devolver en hasta 30 meses en algunos casos.

Solo necesitas la aprobación para disfrutar de ellos.

4. Ayudas y subvenciones para autónomos.

Son una forma de financiación a la que se puede optar en determinadas circunstancias.

Muchas veces se pasan por alto porque requieren de conocimiento de ellas, y por eso contar con la ayuda de un gestor que nos asesore en este tipo de financiación es clave.
Nos ayudarán a disponer de unos fondos que en condiciones normales, si no somos conocedores del ecosistema, se nos pasarían por alto.

Generalmente las comunidades autónomas cuentan con programas de ayuda a emprendedores y nuevos autónomos.

Financiación para empresas pequeñas o nuevas.

Las fuentes de financiación de una empresa pueden ser múltiples pero generalmente se caracterizan por que están supeditadas a que exista la constitución del ente jurídico y que esta esté asignada a una actividad.

1. El Capital Inicial.

Cuando constituimos una empresa generalmente vamos a necesitas contar con un capital inicial que avale este hecho.

En una S.L. por ejemplo necesitamos un capital social de 3.000 euros para poder iniciar la actividad. Una vez tengamos constituida la empresa podremos disponer de este dinero para realizar diferentes inversiones con él.

2. La Financiación Privada.

Una vez más, y al igual que ocurre con un autónomo, podemos contar con la financiación privada de los bancos o de líneas de crédito específicas para empresas.

Podemos acudir directamente a los bancos para encontrar la que mejor se adapte a nuestras necesidades pero contado siempre que no es nuestro dinero y vamos a tener que devolverlo en algún momento.

3. Financiación sin aval para PYMES.

Este tipo de financiación es muy buscada por nuevas empresas, ya que la mayoría de los bancos y entidades de crédito suelen solicitar un aval al cual poder acogerse en caso de impago del crédito.
Este tipo de financiaciones es algo que veremos más adelante, en las fuentes de financiación alternativas.

4. Ayudas y subvenciones.

En el mercado existen gran cantidad de ayudas y subvenciones para pequeñas empresas con lo que poder acceder a ellas es relativamente sencillas si cumplimos con los requisitos que nos son impuestos.

Un ejemplo de estas ayudas son las líneas de financiación Enisa, que son un tipo de ayudas ideales para emprendedores que buscan constituir un negocio o una start-up en edad temprana.
Una de sus características es que cuentan con unos 5 años de carencia o que participan de tu negocio de forma externa durante el periodo de relación.

Fuentes de financiación alternativas.

La financiación para emprendedores a veces no es tan sencilla de conseguir, ya que generalmente estos no cuentan con los apoyos o fondos suficientes para acceder a mayores créditos.

En este punto es cuando se puede optar por contar con formas de financiación alternativas. Aquí te mostramos algunas:

1. Ayudas a autónomos y PYMES para la innovación.

Este tipo de ayudas son supeditadas en muchas ocasiones a los fondos que ofrece la Comunidad Económica Europea a las CCAA. Algunos ejemplos de este tipo de financiaciones son el IGAPE en Galicia, ADER en La Rioja, ACCIÓ en Cataluña o SODECAN en Canarias.

2. Préstamos para emprendedores de Business Angels.

Son personas que confían en tu proyecto de forma personal y que están dispuestas a financiar tu idea mediante una inversión económica, y en la mayoría de las ocasiones con asesoramiento y seguimiento.

El riesgo para este tipo de personas es muy alto con lo que buscarán un rendimiento enorme para su inversión y sus exigencias serán bastante altas.

3. Venture Capital.

Es el conocido como el capital riesgo y son acciones que se realizan mediante la inversión por parte de empresas conocidas como Sociedades de Capital Riesgo (SCR). Estas entidades invierten en la empresa a cambio de un porcentaje de ésta e incluso con una presencia en la empresa mediante alguna figura.

En este tipo de financiación entra en juego lo que es una ronda de financiación, que es lo que ofrece el fondo a la empresa y en diferentes etapas con diferentes valoración.

K-Fund es un tipo de esas empresas donde podemos acudir si tenemos una idea disruptiva.

4. Crowdfunding.

Es conocida como la financiación colectiva en la que personas interesadas en la idea pueden aportar su grano de arena en ella.

Pueden ser mediante aportación de capital o con la compra de productos e fase MVP.

Existen diferentes plataformas donde se pueden ver gran cantidad de este tipo de empresas que buscan esta financiación como Kickstarter a nivel de producto o Patreon a nivel de personas.

5. Crowdlending.

Como su nombre indica es un tipo de inversión donde participan una gran cantidad de personas o entidades que prestan el dinero en pequeñas cantidades, y estas al cabo de un tiempo reciben su dinero de vuelta en las condiciones estipuladas con contrato.

6. Crowdsourcing.

Este tipo de financiación está enfocada a la externalización de tareas de nuestra empresa en la que no somos expertos pero que no queremos contratar.

De esta forma en una plataforma como Fiverr, Freelancer o UpWork nosotros especificamos lo que necesitamos (una web a medida, por ejemplo) y las personas que pueden realizar las tareas en las condiciones que necesitamos nos contactan para el servicio.

7. Playfunding.

Es una forma de financiamiento conocida como financiamiento a través de la visualización de los anuncios.

Una empresa apadrina una idea y el creador de esa idea es la responsable de que se vean los anuncios de esa empresa interesada.
De esta forma el creador gana dinero por las visualizaciones de anuncios para la empresa y ésta visibilidad de su negocio por las visualizaciones.

8. Factoring.

Esto no es estrictamente una forma de financiación pero nos permite sacar dinero de las entidades que acepten este tipo recurso. Básicamente consiste en que cedemos el cobro de nuestras facturas a otra entidad y esta nos paga el importe menos un porcentaje de comisión por el servicio.

Fuentes de financiación Online. Conclusiones Finales

Como conclusión podemos sacar que si a la hora de arrancar un negocio necesitamos financiación existen diferentes formas de conseguir dinero. Bien sea mediante nuestros propios ahorros o el dinero de terceros.

Si nos decantamos por la opción de utilizar el dinero de otra persona debemos de tener en mente las consecuencias que ello conlleva, ya que en ocasiones puede acarrearnos un gran problema o sencillamente que nuestro negocio no funcione.

Analiza las fuentes de financiación con calma y detenimiento y tira de ellas en función de tus necesidades. Y si necesitas ayuda en algo no dudes en contactarnos o escribirnos en los comentarios.

Escribir un comentario

1 Comentario

  • Hola,

    Muy buen artículo que explica bien lo que son las fuentes de financiación.

    Estaría bien que dentro de cada apartado hablase un poco más con ejemplos, pero a grandes rasgos está muy bien para hacerse una idea de todas las opciones que tenemos ya que no es fácil hacerse con fondos cuando uno arranca o los necesita

    Saludos

Sobre el autor

Álex Rodríguez

Álex Rodríguez

Soy Alex, redactor de contenidos en el blog de Billin trabajando en remoto. Me gusta todo lo que tiene que ver con el emprendimiento en Internet y los negocios tipo SaaS, desde su legislación hasta las estrategias de crecimiento. ¡No te pierdas mis artículos y comparte tus ideas en los comentarios!