Diferencia entre préstamo y leasing

Impuestos y Finanzas Servicios Banca
Pedro González
Escrito por Pedro González
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (No hay valaraciones)
Cargando…

Cuántas veces acudimos a una entidad financiera para buscar financiación, por ejemplo, para la compra de alguna maquinaria, y el banco nos ofrece estas dos posibilidades, hoy vamos a aprender a diferenciarlas y a ver que figura bancaria es más rentable para un autónomo.

Préstamo

Un Préstamo se define como el acto por el que, una persona presta a otra, bien de forma dineraria o en especie, “algo”, la cual, tendrá que devolverlo, bajo unas condiciones particulares y pactadas, entre quienes realicen el contrato de préstamo.

Los préstamos personales tienen la particularidad de que no exigen garantía real (a diferencia de los préstamos hipotecarios), por tanto, su única garantía es el compromiso del pago, por ello, normalmente tienen un índice de tipo de interés bastante más alto que un hipotecario.

Fundamentalmente, los préstamos personales suelen usarse para la compra de bienes de consumo y compras de servicios, por tanto, no suelen ser de un importe muy elevado.

La entidad financiera estudiará previamente la situación del solicitante, de ahí que averiguará los bienes que posee o su capacidad de pago según los ingresos que obtiene.

dos personas reunidas hablando de un prestamo

Leasing

Leasing o Arrendamiento financiero, se define como un contrato donde el arrendador, cede el derecho de uso de un determinado bien durante un tiempo acordado, y a cambio el arrendatario pagará una cantidad fija por dicho uso. Digamos que es un arrendamiento con opción a compra, la cual se ejecutará en la última cuota que pagues de dicho arrendamiento.

La característica principal de estos contratos es que jurídicamente se consideran como un alquiler, mientras que financieramente son una compraventa que se llevará a cabo con el pago de la última cuota, además a nivel contable, la adquisición del bien se reflejará en tu Activo desde el momento de la compra.

Tienen la misma garantía que un préstamo personal o hipotecario que sería el propio bien, además podemos clasificarlos en dos tipos:

  • Financieros, éste bien aparecerá en el balance, además de la deuda sujeta
  • Operativos, aquí no aparecerá ninguna deuda y solo se reflejará el gasto del alquiler pagado.

¿Qué figura uso para financiarme: préstamo o leasing?

a) Leasing, rentabilidad financiera poco flexible:

Una de las ventajas, si optamos por escoger un leasing, para financiar un bien, podremos beneficiarnos de la amortización fiscal acelerada, pero que para beneficiarnos de la misma tendríamos que:

  • Hacer la operación de leasing en un periodo más corto que la amortización fiscal del activo.
  • Declarar beneficios para poder disminuirlos con dicha amortización acelerada
Te interesará  Tipos de IVA en España

Otra ventaja sería, que es más fácil conseguir el 100% del valor que tenga el bien, además del pago de los impuestos que iremos pagándolo cuota a cuota y no tener que desembolsarlo completamente al principio, sino que irá repercutiéndose en cada una de las cuotas.

También, habrá que tener en cuenta, que un leasing solamente se puede solicitar su reembolso con un mínimo de dos años (para bienes muebles) y un máximo de diez años (para bienes inmuebles).

b) Préstamo, flexibilidad financiera total:

En esta modalidad de financiación, no se nos requiere un periodo mínimo para formalizar la operación de préstamo, además de existir multitud de cancelaciones parciales, como, por ejemplo, cancelaciones anticipadas, cuotas crecientes y decrecientes, etc.

El mercado de precios de los préstamos es más competitivo que el leasing, por tanto, se nos puede ofrecer con mejores tipos de interés.

Otra ventaja, es que cuando adquieres un bien mediante préstamo, sería tuyo desde el momento que se inicia dicho préstamo, por tanto, podrías usarlo para asegurar otras operaciones, mientras que con el leasing no pasaría a forma parte de tu Activo, hasta que pagaras la última cuota de la opción de compra.

dos personas reunidas hablando de un prestamo

Fiscalidad del IVA que grava la operación

Claramente en un préstamo, el banco presta el dinero al autónomo, y el autónomo con ese dinero pagará la totalidad del precio del bien, incluida la cuota de IVA, y posteriormente, podrá solicitar dicha devolución de IVA de la Agencia Tributaria o bien compensarlo.

En cambio, en un leasing el banco compra el bien, y por tanto, paga el IVA completo, posteriormente, te lo arrendará e irá repercutiéndote en cada cuota la parte proporcional del IVA que corresponda.

Además de las diferencias fiscales descritas, habrá que tener en cuenta que, en ambos casos, serán deducibles los tipos de interés en su totalidad.

También añadir, que los préstamos normalmente son concedidos por un 80% del valor del bien, y sin impuestos, mientras que, en el leasing, el propio banco con su capital te concederá el 100 % del valor incluido el tipo impositivo, por ello, el tipo de interés calculado en esta figura será un promedio entre el tipo de interés de un préstamo en el mercado y el propio establecido en las normas internas del banco.

Escribir un comentario

Sobre el autor

Pedro González

Pedro González

¡Hola! Soy Pedro.Autor en Billin viviendo en Madrid, España. Me encanta escribir sobre todo lo relacionado con Negocio, Economía, y Empresa. Además, estoy interesado en emprendimiento y finanzas. Puedes leer todos mis artículos haciendo click sobre el botón de abajo, ¡espero que te gusten!