Publicado: 9 julio 2024 · 0 comentarios · 11 min de lectura

Cómo calcular el rendimiento neto de los autónomos

rendimiento-neto-autonomos
Validado por: Marcos De La Cueva - CEO Billin
(1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

Ser autónomo en España ofrece una gran flexibilidad y la oportunidad de gestionar tu propio negocio. Sin embargo, uno de los desafíos más importantes a los que se enfrentan los trabajadores por cuenta propia es entender y calcular correctamente su rendimiento neto. Este cálculo no solo es esencial para cumplir con las obligaciones fiscales, sino que también te permite tener una visión clara de la salud financiera de tu negocio y tomar decisiones informadas para mejorar tus beneficios.

En este artículo, abordamos de manera sencilla y práctica el proceso para calcular tu rendimiento neto como autónomo.

Te explicamos qué es el rendimiento neto, qué ingresos y gastos debes considerar y cómo puedes optimizar tus deducciones fiscales.

Al final, tendrás todas las herramientas necesarias para gestionar tus finanzas con mayor eficacia.

Qué es el rendimiento neto de un autónomo

El rendimiento neto de un autónomo es la cantidad resultante de restar los gastos deducibles de los ingresos brutos obtenidos por tu actividad económica. Este cálculo es fundamental porque determina la base imponible sobre la cual se aplican los impuestos, como el IRPF (Impuesto sobre la renta de las personas físicas).

En otras palabras, el rendimiento neto representa las ganancias reales de un autónomo tras considerar todos los costes asociados a la generación de esos ingresos, es decir, la diferencia entre lo que ganas y lo que gastas.

Pasos para calcular el rendimiento neto

El proceso para calcular el rendimiento neto implica varios pasos, que detallamos a continuación:

1. Identificación de ingresos brutos

Primero, debes sumar todos los ingresos brutos generados por tu actividad profesional durante el periodo fiscal correspondiente. Estos ingresos pueden provenir de diversas fuentes, tales como:

  • Ventas de productos o servicios: Todos los ingresos generados por la venta de tus productos o servicios.
  • Subvenciones y ayudas: Dinero recibido de organismos públicos como apoyo a tu actividad.
  • Intereses y otros ingresos financieros: Rendimientos obtenidos de inversiones financieras relacionadas con tu negocio.

2. Determinación de gastos deducibles

A continuación, identifica y suma todos los gastos deducibles incurridos durante el mismo periodo. Los gastos deducibles deben estar directamente relacionados con tu actividad profesional y deben estar justificados mediante facturas. Los gastos deducibles más comunes incluyen:

  • Materiales y suministros: Costes de materias primas, mercancías y otros suministros necesarios para tu actividad.
  • Alquiler y servicios: Gastos de alquiler de oficina, electricidad, agua, internet, etc.
  • Transporte y dietas: Desplazamientos profesionales y gastos de manutención durante viajes de negocios.
  • Seguridad Social y seguros profesionales: Cuotas de autónomos y seguros relacionados con tu actividad.
  • Formación y cursos: Gastos en cursos y talleres para mejorar tus habilidades profesionales.
  • Amortización de bienes: Depreciación de activos como vehículos, maquinaria y equipos informáticos.

3. Cálculo del rendimiento neto

Finalmente, resta el total de gastos deducibles del total de ingresos brutos. La fórmula es sencilla:

Rendimiento neto = ingresos totales − gastos deducibles

¿Eres autónomo o tienes una pyme?

Crea presupuestos, facturas y tickets fácil y sin errores.

Consigue el programa de facturación Billin gratis con el Kit Digital.

Nosotros te ayudamos a solicitar la ayuda sin coste.

Introduce una dirección de correo correcta Introduce una dirección de correo correcta
Introduce una contraseña No se han cumplido los requisitos de contraseña
8 o más caracteres
Al menos 1 minúscula
Al menos 1 número

*Billin es una solución de factura electrónica 100% subvencionada para autónomos y empresas de 0 a 49 empleados con el Kit Digital.

Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, España Digital 2025, y Plan de Digitalización de Pymes 2021-2025 de los fondos Next Generation de la UE.

La dirección de correo introducida ya está presente en nuestra base de datos Error de servidor, pruebe más tarde por favor

Importancia de un cálculo correcto del rendimiento neto

Realizar un cálculo preciso del rendimiento neto es fundamental para la salud financiera de cualquier autónomo. Un cálculo incorrecto puede dar lugar al pago excesivo de impuestos o, incluso derivar en sanciones fiscales. Además, entender claramente qué partidas conforman tus ingresos y gastos te permite tomar decisiones informadas sobre cómo gestionar tu negocio y planificar futuras inversiones.

Utilizar herramientas de contabilidad, como un software de facturación online te ayudará a mantener un registro detallado de todas tus transacciones para asegurar un cálculo preciso y beneficioso de tu rendimiento neto.

Los ingresos íntegros para calcular el rendimiento neto

Según la normativa fiscal vigente, tienen la consideración de ingresos íntegros computables derivados del ejercicio de actividades económicas, empresariales o profesionales, los siguientes:

  1. Ingresos de explotación: Estos ingresos incluyen todas las ventas y prestaciones de servicios realizadas en el ejercicio económico, así como cualquier otra ganancia derivada de la actividad principal del autónomo. Estos ingresos deben registrarse conforme a los principios contables y fiscales vigentes.
  2. Ingresos financieros derivados del aplazamiento o fraccionamiento de operaciones realizadas en desarrollo de la actividad.
  3. Ingresos por subvenciones corrientes y por subvenciones de capital: Por ejemplo, el kit digital o cualquier otra ayuda destinada a financiar la compra o mejora de activos de la empresa.
  4. Autoconsumo de bienes y servicios: Representa el valor de los bienes y servicios consumidos por el autónomo para su propio uso o el de su personal, que están relacionados directamente con la actividad económica y que no son objeto de venta o prestación de servicios a terceros.
  5. IVA devengado: El importe del Impuesto sobre el valor añadido (IVA) recaudado por el autónomo en el ejercicio económico, que debe ser declarado y pagado a la Agencia Tributaria conforme a la normativa vigente.
  6. Transmisión de elementos patrimoniales: Por ejemplo, los beneficios por el traspaso de un local de negocios.
  7. Variación de existencias solo si hay un aumento de existencias al final del ejercicio. Se computa la diferencia entre el valor de las existencias al inicio y al final del ejercicio económico, considerando cualquier aumento neto de las mismas.
  8. Otros ingresos: Engloba cualquier otro ingreso no mencionado anteriormente que derive de la actividad económica del autónomo. Por ejemplo, las indemnizaciones percibidas de entidades aseguradoras por siniestros que hayan afectado a productos de la actividad (existencias de mercaderías, materias primas, envases, embalajes, etc.), siempre que se produzca la destrucción de los mismos.

Cada uno de estos ingresos debe ser correctamente identificado, registrado y declarado en la liquidación del IRPF (Impuesto sobre la renta de las personas físicas) para calcular el rendimiento neto de la actividad económica del autónomo.

➔ Te puede interesar: ¿Cómo hacer la declaración de la renta si eres autónomo?

Gastos deducibles para calcular el rendimiento neto

Para que un gasto pueda ser considerado fiscalmente deducible en el ámbito del IRPF (Impuesto sobre la renta de las personas físicas) para autónomos, debe cumplir con una serie de requisitos establecidos por la Agencia Tributaria.

  • El gasto debe haberse devengado durante el ejercicio económico en el que se pretende deducir. Esto significa que el gasto debe haber sido efectivamente realizado y registrado contablemente dentro del mismo período fiscal correspondiente a la actividad del autónomo.
  • El gasto debe estar directamente relacionado con la actividad económica desarrollada por el autónomo. Esto implica que el gasto debe haber sido necesario para la obtención de los ingresos o para el mantenimiento de la fuente de renta.
  • Es imprescindible contar con la documentación adecuada que respalde el gasto, como facturas, recibos, contratos u otros documentos válidos que demuestren la realidad del gasto y su vinculación con la actividad económica realizada.
  • El gasto debe estar correctamente registrado en los libros contables y registros exigidos en el Reglamento de facturación vigente. Esto incluye mantener un sistema contable organizado y actualizado que refleje de manera precisa todos los gastos deducibles.
  • No estar excluido expresamente por ley. Algunos gastos específicos pueden estar excluidos expresamente por la normativa fiscal, por lo que es importante verificar que el tipo de gasto en cuestión no esté prohibido como deducible.

Veamos, ahora, cuáles son los principales gastos derivados de la actividad que puedes deducir o computar para el cálculo del rendimiento neto:

  • Compra, Variación de existencias y Otros consumos de explotación: Incluye la compra de mercaderías, materiales y otros consumos necesarios para la actividad económica.
  • Gastos de personal: los sueldos y salarios, así como las cotizaciones a la Seguridad Social.
  • Gastos del titular de la actividad: Son los gastos personales del autónomo que están directamente relacionados con la actividad económica, como los gastos de manutención y alojamiento en viajes de negocios.
  • Servicios exteriores: Incluye honorarios profesionales, gastos de consultoría, asesoría fiscal y legal, así como servicios de publicidad y marketing.
  • Tributos fiscalmente deducibles: Son los impuestos y tasas que guardan relación con la actividad económica, como el Impuesto sobre bienes inmuebles (IBI) de un local comercial o el IVA soportado en las facturas de proveedores.
  • Gastos financieros: Incluyen los intereses y otros gastos financieros derivados de préstamos y créditos destinados a la actividad económica.
  • Pérdidas por deterioro de los créditos derivados de las posibles insolvencias de los deudores: Son las pérdidas derivadas de créditos incobrables o deudores morosos que no puedan recuperarse.
  • Incentivos fiscales al mecenazgo: gastos en actividades de interés general, respaldadas por la normativa de mecenazgo, como el patrocinio de un evento cultural reconocido como actividad de interés general
  • Otros gastos fiscalmente deducibles: Como los gastos de reparación y mantenimiento de maquinaria utilizada en su negocio. Los gastos de suministros como el agua, luz, internet, etc. En este apartado podría englobarse el gasto por la suscripción de tu servicio de software de facturación online.
  • Provisiones: Son los importes destinados a cubrir pérdidas o gastos futuros estimados, sujetos a las normativas específicas.

En esta guía te mostramos cómo pagar menos IVA o IRFP.

Diferencia entre rendimiento del trabajo y el rendimiento de la actividad económica

La diferencia entre el rendimiento del trabajo y el rendimiento de la actividad económica radica principalmente en la naturaleza de los ingresos generados y cómo son tratados desde el punto de vista fiscal y laboral.

A continuación, te explicamos cada uno de estos conceptos:

Rendimiento del trabajo

El rendimiento del trabajo se refiere a los ingresos que una persona obtiene como resultado de su relación laboral con un empleador. Estos ingresos están vinculados a la prestación de servicios personales dentro de una relación de dependencia, donde el trabajador recibe una remuneración periódica por el trabajo realizado. Las notas características de los rendimientos del trabajo son:

  • Relación laboral: Existe una relación de subordinación y dependencia entre el empleado y el empleador.
  • Carácter personal: Los ingresos derivan directamente del trabajo personal realizado por el empleado.
  • Regularidad: Los ingresos suelen ser periódicos, normalmente mensuales y están sujetos a retenciones fiscales conforme a la normativa del IRPF.
  • Seguridad Social: Los ingresos del trabajo están sujetos a cotizaciones a la Seguridad Social por parte del empleador y del empleado.

Rendimiento de la actividad económica

El rendimiento de la actividad económica se refiere a los ingresos que una persona obtiene como resultado de desarrollar una actividad económica por cuenta propia, como autónomo o empresario individual. Estos ingresos provienen de la explotación de un negocio o actividad profesional y tienen características distintivas:

  • Autonomía: El autónomo ejerce su actividad de manera independiente y no está sujeto a una relación de subordinación y dependencia con un empleador.
  • Variabilidad: Los ingresos pueden ser irregulares y dependen directamente de la actividad económica realizada y de su éxito comercial.
  • Fiscalidad específica: Los ingresos están sujetos al régimen de tributación correspondiente (estimación directa, simplificada, etc.) y deben declararse como rendimientos de actividades económicas en el IRPF.
  • Responsabilidades fiscales y contables: El autónomo o empresario es responsable de cumplir con las obligaciones fiscales, contables y laborales asociadas a su actividad.

En resumen, la diferencia fundamental entre el rendimiento del trabajo y el rendimiento de la actividad económica radica en la forma en que se generan los ingresos (dependencia laboral vs. autonomía empresarial) y cómo son tratados desde el punto de vista fiscal y laboral.

Como puedes comprobar, calcular el rendimiento neto como autónomo es fundamental para una gestión financiera efectiva y el cumplimiento de tus obligaciones fiscales. Con el programa de facturación de Billin, la gestión contable de autónomos y pequeñas empresas se simplifica considerablemente.

Billin te permite registrar de manera organizada todos los ingresos íntegros derivados de tu actividad económica. Además, facilita la gestión de los gastos deducibles necesarios para determinar el rendimiento neto, como compras de materiales, gastos de personal, servicios externos, entre otros.

Utilizando nuestro programa, los autónomos pueden mantener un control preciso de sus ingresos y gastos, optimizar su carga fiscal y enfocarse en el crecimiento de su negocio con mayor tranquilidad y confianza.

Sobre la persona que ha validado este artículo
Marcos De La Cueva - CEO Billin

Licenciado en ADE por la Universidad Autónoma de Madrid, Marcos De la Cueva es CEO y cofundador de Billin, un programa online que lleva más de 9 años ayudando a autónomos, pequeños negocios y gestorías a digitalizar sus presupuestos, facturas, tickets y gastos.
 
Sobre Marcos De La Cueva
 
Apasionado por el mundo empresarial y la tecnología, cursó su Máster de Finanzas en la Universidad Pontificia de Comillas y estuvo en el Programa de Cooperación Educativa de la Universidad Autónoma de Madrid.
 
Marcos siempre ha tenido su objetivo claro: ayudar a la creación de negocios financieramente sostenibles a través de una herramienta de facturación que les permita ahorrar tiempo y tener la contabilidad bajo control.
 
Marcos De La Cueva en los medios

— Charla sobre factura electrónica obligatoria en Expansión.
— Entrevista sobre Ley Antifraude y Ley Crea y Crece en Expansión.
— Entrevista sobre Ley Antifraude y Ley Crea y Crece en La Razón.
— Entrevista sobre factura electrónica obligatoria en El Economista.
— Comunicado Billin y TeamSystem en Business Insider.
— Entrevista en Economía Digital.
— Entrevista en Ideas para tu empresa de Vodafone.
— Entrevista en MásQradio.
— Entrevista en Armas para emprender de El Método Gallardo.
— Entrevista en KFund.
— Entrevista en AXA Seguros España.
— Entrevista en GestionaRadio.
 
Marcos De La Cueva en eventos
 
— Participación como ponente en Accountex España 2023.
 
Temáticas de especialización
 
negocios | startups | contabilidad| fiscalidad | empresas| asesorías| autonomos | emprendedores | pequeños negocios | economía | ADE | pymes | desarrollo de negocio 

No te pierdas nada

Subscríbete a la Newsletter de Billin

A principios de cada mes enviamos un email con noticias de última hora, novedades fiscales y los contenidos más buscados por autónomos y pymes.

Escribe un comentario

Todos los campos son obligatorios para darte la mejor respuesta