Facturar como autónomo y ser ilustrador profesional

Contabilidad y fiscalidad Impuestos y Finanzas
Facturar como autónomo y ser ilustrador profesional
Pedro González
Escrito por Pedro González
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (No hay valaraciones)
Cargando…

Las nuevas tecnologías están permitiendo que muchos ilustradores profesionales o diseñadores gráficos encuentren salida a su trabajo, más allá de exposiciones, venta directa o trabajar para una sola empresa que quiera mejorar su imagen corporativa y comercial.

Es por ello que existe la posibilidad de facturar como autónomo para cualquier trabajo de ilustrador, diseñador gráfico o cualquier empleo que tenga que ver con las artes digitales e impresas desde un punto de vista tanto artístico como comercial.

Si en tu caso eres o quieres ser ilustrador profesional y quieres dedicarte a ello como autónomo,  te detallamos a continuación todo lo que necesitas saber para darte de alta y facturar debidamente por tu trabajo.

Darte de alta como autónomo ilustrador profesional

Tanto siendo autónomo por tu cuenta como si diriges una empresa especializada en diseño gráfico e ilustración, lo primero de todo lógicamente es darse de alta tanto en la Seguridad Social como en Hacienda.

Todos los profesionales autónomos en España que quieren regularizar su situación deben iniciar el proceso con este primer paso. Lo que debe hacerse es completar los modelos de solicitud de alta para presentarlos en Hacienda, concretamente los modelos 036 y 037.

Darte de alta en la Actividad Profesional (IAE) como ilustrador o diseñador gráfico

Tanto los ilustradores profesionales cómo los diseñadores gráficos deben identificar el Epígrafe de la Actividad Profesional que se relaciona con su trabajo, es decir, el IAE.

Como sucede en ocasiones, hay trabajos que no están delimitados de forma exacta, de manera que tiene que escogerse un epígrafe que contenga o abarque las diferentes tareas que realizamos profesionalmente como artistas.

Ponemos a continuación los dos casos de epígrafes más comunes para ilustradores profesionales:

Epígrafe 861: En la Sección Segunda relativa a Actividades Profesionales, en la Division 8 que designa a los Profesionales relacionados con otros servicios, en la Agrupación 86 de Profesiones liberales, artísticas y literarias y en el grupo 861, encontramos «Pintores, Escultores, Ceramistas, Artesanos, Grabadores y Artistas similares». Aquí es donde una gran cantidad de ilustradores considera que se identifica mejor la actividad profesional que desarrollan.

Te interesará  Todas las novedades para los autónomos en 2019 Hacienda y Seguridad Social

Epígrafe 399: En realidad el epígrafe anterior nombra «artistas similares» una terminología algo ambigua para referirse a ilustradores o, sobre todo, diseñadores gráficos. Es por esta razón que el epígrafe 399 referente a «Otros Profesionales e Industrias Manufactureras» es también muy escogido para identificar un IAE al profesional del arte.

Facturar como ilustrador profesional autónomo

Como en todas las actividades profesionales, los ilustradores, diseñadores gráficos y el resto de autónomos dentro de este rango laboral, deben tener ciertas cosas en cuenta a la hora de facturar.

Como siempre, hay que prestar atención al Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, es decir, el IRPF. En el caso de los ilustradores es de forma general el porcentaje a aplicar es del 15%, pero recordad que podéis acogeros al 7% en el caso de que os hayáis dado de alta como nuevos autónomos.

También  hay que asignar un porcentaje al IVA de cada factura, que en estas profesiones es especial, porque en muchos casos se cede el derecho de autor. Según la ley, este tipo de trabajos implica la exención del impuesto, de manera que las facturas no deben llevar IVA y esto se debe reflejar en las correspondientes declaraciones trimestrales.

No obstante, hay una gran cantidad de excepciones como la elaboración de un libro que requiere encuadernación. En casos de este tipo el IVA fluctúa de entre el mínimo del 4% hasta el 18%.

Finalmente, hay que presentar modelos tributarios de forma trimestral y anual a la Agencia Tributaria, respecto a los trabajos, ingresos y gastos repercutidos, concretamente Modelos 130 y 303.

Escribir un comentario

Sobre el autor

Pedro González

Pedro González

¡Hola! Soy Pedro.Autor en Billin viviendo en Madrid, España. Me encanta escribir sobre todo lo relacionado con Negocio, Economía, y Empresa. Además, estoy interesado en emprendimiento y finanzas. Puedes leer todos mis artículos haciendo click sobre el botón de abajo, ¡espero que te gusten!