El despido procedente. Todo lo que debes saber

Legislación Más leídos
despido procedente
Alejandro Castellano
Escrito por Alejandro Castellano
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, una media de: 5,00 de 5)
Cargando…

En este artículo vamos a explicarte lo que es un despido procedente, las causas más comunes y si tienes derecho a indemnización o paro.

El despido procedente es un tema que muchas empresas se están planteando con situaciones como la del “Estado de Alarma” por el Coronavirus. Aquí tendrás todo lo que debes saber.

¿Qué es un despido procedente?

El despido procedente es uno de los tipos de despido vigentes en nuestra Ley española, ya que, parte de una causa que esté justificada y sea verdadera.

Como cualquier despido, es la extinción de un contrato laboral de trabajo, celebrado entre el empleado y el empleador (empresa), cuyos motivos de despido procedente, se deben a problemas financieros en la empresa, bien sean económicos, organizativos, técnicos o de producción.

  1. Económicas: se refiere a una disminución de forma considerable de los ingresos de la empresa.
  2. Técnicos: se producen cambios en los medios de producción.
  3. Organizativos: por cambios en el método de trabajo.
  4. Productivos: hace referencia a las variaciones en la demanda de algún producto.

Causas del despido procedente

Dentro del Estatuto de los trabajadores, en el artículo 52, se recogen todos los motivos posibles por los que un empresario puede realizar un despido procedente.

Las causas son:

  • Cuando la inhabilidad del trabajador venga posterior al inicio del contrato de trabajo
  • Tres faltas al mes injustificadas, como impuntualidad o falta de asistencia
  • Por una rebeldía que nunca tenga fines ilícitos, sino que esa desobediencia perjudique a la empresa
  • Ofensa reiteradamente al empresario y a sus familiares
  • Engaños, fraudes
  • Disminución de su rendimiento de forma voluntaria
  • Embriaguez habitual
  • Discriminación a compañeros y al empresario
  • Cuando el trabajador no se adapta a su puesto de trabajo, tras realizar unas modificaciones necesarias habiendo transcurrido un periodo de dos meses.
  • Cuando el despido por causas económicas, técnicas o de producción, sea necesario para poder disminuir la plantilla
  • La ausencia laboral de forma reiterada

➨ El despido por embarazo nunca se considerará procedente

¿Cuál es la indemnización por despido procedente?

Cuando surge ejecutar un despido procedente se requiere a la empresa, preavisar al trabajador con un periodo de 15 días de antelación, de manera que el empleado pueda realizar las reclamaciones que considere oportunas.

Dentro de este tipo de despido se contemplan las siguientes variantes:

  • Despido Colectivo: afectará a más de un trabajador, en el caso de una plantilla inferior a 100 trabajadores serán despedidos 10, y se realizará por razones económicas, técnicas, organizativas y productivas.
  • Despido Disciplinario: por infracciones graves o por comportamientos inadecuados
  • Despido Objetivo: debido a razones o causas económicas y técnicas

La indemnización por despido procedente por causas objetivas, se calcula por 20 días por año trabajado, con un máximo de 12 mensualidades.

Por ejemplo, supongamos que hemos trabajado 3 años en una empresa con un salario base de 900 euros, ¿cómo se calcularía la indemnización?

Si 900 euros corresponden a 30 días naturales, 20 días serían 600, los cuales, multiplicamos por los años que hemos estado, y, obtendríamos de indemnización por despido procedente por causas económicas.

600 euros x 3 años = 1.800 euros de indemnización por despido procedente por causas económicas.

¿Con despido procedente tengo derecho a paro?

A la hora de extinguir un contrato con despido procedente, sí se tendrá derecho al paro, en cualquier de sus modalidades (objetivo, disciplinario y colectivo), siempre que se cumplan ciertos requisitos, pero, habrá que tener en cuenta que la indemnización por el despido dependerá de su variante, es decir, en un despido disciplinario no habrá indemnización pero si que habrá que calcular el finiquito.

Los requisitos son:

  • Haber cotizado como mínimo 12 meses en los últimos seis años antes de la disolución del contrato.
  • Estar inscrito como demandante de empleo
  • Realizar una búsqueda activa de empleo

➨ Además, si te despiden bajo este tipo de supuesto podrás capitalizar el paro.

Diferencia entre despido procedente e improcedente

La diferencia entre despido por causas económicas y despido improcedente, es que en el improcedente la empresa no puede aportar los motivos ciertos y justificados que han conllevado a la extinción del contrato laboral.

En este último caso la empresa tendrá dos opciones, o bien, la readmisión del trabajador en su puesto de trabajo, o, tendrá que indemnizarlo con 33 días por año trabajado, con un máximo de 24 mensualidades, siempre y cuando que el contrato sea posterior a febrero de 2012, en el caso de que sea anterior a esa fecha, serían 45 días por año trabajado.

Ahora desde Billin te informamos de lo que es un despido procedente y los que puedan surgir debido al “Estado de Alarma” en el que nos encontramos, ¡a qué esperas!, entra y consúltanos.

Escribir un comentario

Sobre el autor

Alejandro Castellano

Alejandro Castellano

CMO en Billin.net - CMO B2B SaaS. Emprendedor y experto en marketing y ventas B2B para plataformas SaaS. Gestionando equipos multiculturales e internacionales durante más de 10 años. Fundador y CEO en diversas startups. Persona emprendedora, orientada a resultados y con un profundo conocimiento del sector tecnológico. Acostumbrado a trabajar bajo presión y asumiendo alto riesgo.