El despido pactado

Más leídos RRHH
Negociar un despido
Escrito por Laura Peña
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, una media de: 2,60 de 5)
Cargando...

Existen diversas situaciones en las que el empleado y la empresa no tienen una buena relación laboral, y, por ello, se podría pactar un despido. Veamos qué es un despido pactado y como negociarlo de la forma correcta.

¿Qué es un despido pactado?

Un despido pactado es un acuerdo extraoficial al que llegan el empleado y la empresa para poner fin a la relación laboral que mantienen, clasificándolo como un tipo de despido de los previstos legalmente, cuya finalidad será que el empleado pueda cobrar la prestación por desempleo.

Por tanto, un despido pactado cumplirá las siguientes condiciones:

  • No queda reflejado de forma administrativa
  • El despido pactado se encubre con un tipo de despido legal
  • El trabajador podrá cobrar desempleo, pero la empresa no pagará ninguna indemnización por la finalización del contrato.
  • Los justificantes de este tipo de despido incluyen falsas indemnizaciones que nunca recibe el empleado
¿Eres autónomo o pyme?

Crea tus presupuestos y facturas en segundos, y cobra hasta 10 veces más rápido con Billin.

Introduce una dirección de correo correcta Introduce una dirección de correo correcta
Introduce una contraseña No se han cumplido los requisitos de contraseña
8 o más caracteres
Al menos 1 minúscula
Al menos 1 número
La dirección de correo introducida ya está presente en nuestra base de datos Error de servidor, pruebe más tarde por favor

Es legal un despido pactado para cobrar paro

Cualquier acuerdo existente entre un empresario y un empleado que conlleve como finalidad que el empresario se ahorre la indemnización y el empleado pueda cobrar el paro, constituye un fraude de ley.

Hay que tener en cuenta que llevar a cabo esta situación acarrea un procedimiento sancionador tanto para la empresa como para el empleado, por ello, no se debe aceptar este tipo de ofrecimiento.

Es posible pactar el despido con la empresa

Lo correcto estrictamente legal es qué si un empleado está desmotivado con su trabajo o quiere desvincularse de una relación laboral, debería solicitar la baja voluntaria, donde la intención de rescindir el contrato de trabajo sea por parte del empleado sin mediar ninguna causa por parte de la empresa.

Pero si el trabajador quiere pactar un despido con la empresa para poder cobrar una prestación por desempleo, eso dependerá en gran medida de la voluntad del empresario de participar, contemplando todos los riesgos que puede traer un despido pactado.

¿Cómo plantear un despido pactado?

Partiendo de la idea que la única forma legal de rescindir un contrato de trabajo por parte del trabajador es mediante la dimisión o baja voluntaria, cuyas consecuencias serían:

  • No tener derecho a cobrar la prestación por desempleo o paro
  • No tener derecho a cobrar una indemnización por el abandono a la empresa

Las personas trabajadoras, con el fin de poder cobrar el paro o desempleo pueden provocar que se fuerce ese despido, ya que, existen diversas formas de abandonar el empleo teniendo derecho a desempleo y a indemnización, como son:

  • En el caso de ser víctimas de violencia de género.
  • Que se hayan modificado las condiciones del contrato de trabajo o se haya cambiado el lugar del centro de trabajo de forma definitiva.
  • Incumplimientos graves por parte del empresario, como son el impago del salario o el acoso laboral.

 ¿Qué pasa si descubren un despido pactado para cobrar el paro?

Los despidos pactados se consideran una infracción muy grave que viene recogida en la Ley sobre Infracciones y Sanciones en la Orden Social en su artículo 23, donde las multas económicas son desde 6.251 euros hasta 187.515 euros por este tipo de conductas.

Además, en el caso de descubrir este tipo de situación las cantidades pagadas en concepto de indemnización estarán sujetas a IRPF y no se le aplicará la exención del artículo 7 e) de la Ley de IRPF.

Al igual que el empresario, los gestores y profesionales que cubran estas actuaciones podrían ser investigados por Delito de Fraude de las Prestaciones de la Seguridad Social, arriesgándose a penas de prisión entre 6 meses y 3 años, sanciones económicas superiores a lo defraudado y perder el derecho al beneficio de cualquier ayuda pública.

Por otro lado, los trabajadores también se enfrentarán a diversas sanciones, como son:

  1. Perder la prestación durante seis meses o su plena extinción.
  2. Exclusión de cualquier derecho a percibir una prestación de empleo o su participación en la formación profesional durante un año.
  3. Devolver todas las cantidades cobradas de forma indebida.

En el caso de orden penal, llegarían a tener las mismas consecuencias que un empresario siendo investigado por Delito de Fraude de las Prestaciones de la Seguridad Social.

¿Es posible negociar despido voluntario?

Existen diversas maneras de poder negociar un despido voluntario, de manera que el trabajador pueda cobrar el desempleo y la empresa pague una indemnización por despido.

Las excepciones de baja voluntaria con indemnización son:

  • Traslado del centro de trabajo de forma permanente, que obligue al empleado a cambiar su residencia → derecho a prestación por desempleo e indemnización de 20 días por año trabajado con un máximo de un año.
  • Modificación de las condiciones pactadas en el contrato laboral → derecho a prestación por desempleo e indemnización de 20 días por año trabajado con un máximo de nueve meses.
  • Incumplimiento grave por parte de la empresa (impagos y retrasos de los salarios, acoso escolar, etc.) → derecho a la prestación por desempleo e indemnización de despido improcedente de los contratos firmados anteriormente al 12 de febrero de 2012, 45 días por año trabajado.

¿Qué pasa si estoy de baja y me despiden?

Según la Legislación española vigente, si una empresa despide a un trabajador por el simple hecho de estar en situación de baja por enfermedad, estaríamos frente a un despido improcedente.

Algunas sentencias han considerado el despido de un trabajador por estar de baja médica como motivo de discriminación y en consecuencia considerándolo un despido nulo.

Pero, el Tribunal Supremo ha vuelto a ratificar que un despido por estar de baja es improcedente y no nulo.

Ahora ya sabes que el despido pactado es un proceso ilegal y al que para llegar es necesario que existan una serie de consecuencias que permitan hacer de ese despido pactado uno improcedente o baja por ciertas circunstancias en la relación laboral. Si tienes dudas puedes escribirnos en los comentarios.

Escribir un comentario

Todos los campos son obligatorios para darte la mejor respuesta

Sobre el autor

Laura Peña

Freelance Executive Marketing Manager y redactora de contenidos en el blog de Billin. Soy una apasionada del marketing y como autónoma, quiero conocer todo sobre el emprendimiento y el growth empresarial. ¡Si tienes cualquier duda déjame tu comentario más arriba!