¿Cómo tributan las donaciones efectuadas por una empresa?

Contabilidad y fiscalidad Impuestos y Finanzas Negocio
Pedro González
Escrito por Pedro González
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (No hay valaraciones)
Cargando…

No son un gasto, pero puede resultar una opción para obtener beneficios fiscales, ya que, ¡nos deducirán!, te lo contamos.

¿Qué es una donación?

Es el acto de ceder, regalar, de forma voluntaria, dar algo sin esperar nada a cambio.

En general, es la entrega de bienes o dinero, de forma voluntaria, bien, con fines humanitarios, o cediendo ese patrimonio a herederos u otras personas o entidades.

Dentro del derecho la donación, es considerada la transmisión gratuita de algún bien o derecho, que alguien acepta.

Esto quedará reflejado mediante un contrato de donación, se entiende una liberalidad del patrimonio a favor de un tercero sin recibir ninguna contraprestación económica.

Es un negocio jurídico, donde no bastará con la liberación del patrimonio del donante, sino la aceptación de donatario.

Podrá reflejarse la figura de la donación en las siguientes operaciones:

  • Sea un acto inter-vivos
  • Que se transfiera la propiedad
  • Sea a título gratuito

Tipos de donaciones

  • Pura: existe una cesión del patrimonio sin la buscar el beneficio del receptor.
  • Remuneratoria: realizan donaciones que compensan cosas sin deuda exigible.
  • Condicional: es una donación que dependerá del cumplimiento de unos requisitos.
  • Oneroso: es en la que existe una diferencia entre el coste de un producto y la aceptación de un importe menor.

Las donaciones son irrevocables, aunque hay algunas excepciones:

  • Cuando la donación excede de lo que se puede dar o recibir
  • Cuando tras la donación de una persona sin hijos, aparece un hijo póstumo
  • Cuando el receptor incumple los requisitos obligados para recibir la donación

Fiscalidad de una donación

Como hemos indicado anteriormente, la donación no se considera un gasto deducible, pero sí, nos ofrecerá unos beneficios fiscales a través del Impuesto de Sociedades e Impuesto Renta de Personas Físicas.

Si la entidad que recibe la donación forma parte de las incluidas en el artículo 16 de la Ley 49/2002 de 23 de diciembre de Régimen Fiscal de las entidades sin fines lucrativos y de los incentivos fiscales al mecenazgo.

Se beneficiarán de la fiscalidad de las donaciones:

  • Entidades sin fines lucrativos, que apliquen el régimen fiscal establecido en la Ley
  • El Estado, las Comunidades Autónomas y Entes locales (Ayuntamientos)
  • Universidades públicas y colegios mayores
  • Organismos públicos de Investigación
  • Otras instituciones

Estas donaciones, serán irrevocables, puras y simples, podrán ser dinerarias o en especie, siempre que no ofrezcan un servicio.

Dentro del Impuesto de sociedades, dan derecho a una deducción en la cuota íntegra del 35% de la donación, pudiendo llegar hasta el 40% si en los dos años anteriores, se hubieran realizado donaciones en favor de la misma entidad.

Te interesará  Ayudas y subvenciones para el autónomo 2018

Para evitar que estas donaciones puedan llegar a ser más deducibles que un gasto, se plantea un límite, que será el 10% de la base imponible del ejercicio. Si se excediera dicho límite se podrá deducir en los 10 años siguientes.

Dentro del Impuestos sobre la Renta de las Personas Físicas, se podrá llegar a deducir el 75% de los primeros 150 euros, y de la parte que se excede el 30% o 35%, si se hubiese aportado en los dos años anteriores a la misma entidad.

Igualmente, el límite será el 10% de la base imponible del ejercicio.

¿Qué hacemos contablemente?

Si la donación fuera un bien, deberíamos darlo de baja en nuestro balance, y considerarlo como una pérdida, contabilizado en el subgrupo 67, además si es una operación sujeta y no exenta de IVA, también incluir la cuenta 477.

Si la donación es dineraria, se podría usar la cuenta 678 de gastos extraordinarios, y la cuenta 659 otras pérdidas de gestión corriente.

En ambos casos, no se considerará un gasto deducible, y habrá que realizar los ajustes extracontables positivos que supondrán diferencias permanentes en su tratamiento contable.

Impuesto de Sucesión y Donación

Este impuesto habrá que autoliquidarlo, cuando fallece una persona, sus herederos vendrán obligados a pagar, también ocurrirá cuando se done u obsequie un determinado dinero o derecho.

Es un impuesto directo, personal, subjetivo y progresivo que gravará los incrementos patrimoniales obtenidos a título lucrativo.

Se liquidará por herencia, donación, legados, contratos de seguro de vida.

Las personas que tendrán que hacerlos, serán los herederos, el donatario y el beneficiario.

Estos impuestos se presentarán en las Delegaciones Provinciales de la Consejería de Economía y Hacienda, de la comunidad autónoma que:

  • Cuando sea mortis causa, será la CCAA que corresponda a la residencia habitual del fallecido
  • Cuando se inter vivos, será la CCAA donde se encuentre el inmueble, o en su defecto, la residencia del adquiriente

El plazo para su presentación de Sucesiones son 6 meses desde la fecha de fallecimiento, aunque se podrá solicitar una prórroga de 6 meses más, pero se aplicará el interés de demora.

En las donaciones el plazo será de 30 días hábiles desde la fecha del contrato.

La CCAA correspondiente, tendrá un periodo de 4 años, para exigir el pago, transcurrido dicho plazo, se entenderá que ha prescrito y no se podrá exigir.

Escribir un comentario

Sobre el autor

Pedro González

Pedro González

¡Hola! Soy Pedro.Autor en Billin viviendo en Madrid, España. Me encanta escribir sobre todo lo relacionado con Negocio, Economía, y Empresa. Además, estoy interesado en emprendimiento y finanzas. Puedes leer todos mis artículos haciendo click sobre el botón de abajo, ¡espero que te gusten!