La forma jurídica. Tipos y cuál elegir

Management Negocio Noticias Billin
forma juridica de una empresa
Alejandro Castellano
Escrito por Alejandro Castellano
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, una media de: 4,00 de 5)
Cargando…

Hoy te vamos a mostrar los diferentes tipos de empresas según su forma jurídica y cuál elegir para tu caso particular, además conocerás todo lo que debes tener en cuenta. Si quieres conocer cuales son las más comunes sigue leyendo y te lo contamos.

¿Qué es la forma jurídica?

La forma jurídica de una empresa es la identidad que tiene legalmente, teniendo en cuenta la responsabilidad que tendrán sus socios frente a la Ley.

Es la modalidad que tendrá una empresa a la hora de desarrollar una actividad empresarial o profesional, y qué, por tanto, definirá sus obligaciones tributarias, sus responsabilidades frente a terceros y su régimen de funcionamiento interno.

Por tanto, la forma jurídica de una empresa es la identidad con la que vamos a desarrollar nuestro negocio, y, será fundamental para el futuro de nuestra empresa, como, por ejemplo, a la hora de solicitar financiación, sus aspectos fiscales, etc.

Tipos de formas jurídicas

Actualmente existen tres tipos de formas jurídicas, que son, la individual, la societaria o la cooperativa.

Si nos decidimos por una forma jurídica individual, el propietario será una sola persona, el cual, tendrá una responsabilidad ilimitada con terceros, es decir, responderá con todos sus bienes personales.

En cambio, si optamos por una forma jurídica societaria, podemos encontrar diversas formas de sociedad mercantil, como, por ejemplo, sociedad anónima, sociedad limitada, sociedad colectiva o sociedad comanditaria.

Y, por último, la forma jurídica cooperativa corresponderá a los socios, los cuales, responderán con la aportación que hayan realizado como capital, y, además se regirán por sus estatutos.

Formas jurídicas de una empresa

Veamos de forma más especificada las formas jurídicas de una empresa:

  • AUTÓNOMO

Esta forma jurídica es de una persona que trabaja por cuenta propia, el cual, tendrá que darse de alta en Hacienda y en Seguridad Social como autónomo, y pagar una cuantía por su cotización, aquí no se tendrá que aportar un capital social mínimo.

Es muy aconsejable a la hora de emprenderse en un negocio, ya que, es un procedimiento muy sencillo y barato, el problema estaría en el caso de que acumulara deudas, porque tendría que responder con su patrimonio personal.

➨ Aquí tienes más información de como darse de alta como autonomo.

Esta forma jurídica define la unión de dos o más socios, los cuales, tienen en común una propiedad plena, esta modalidad no necesita una aportación de capital inicial, y, al igual que el autónomo, responderá con su patrimonio personal.

Esta opción se usa habitualmente cuando un mismo bien tiene varios propietarios y lo explotan económicamente.

  • SOCIEDAD LIMITADA

Esta forma jurídica puede constituirse con un único socio, pasando a denominarse SOCIEDAD LIMITADA UNIPERSONAL, para su constitución es necesario una aportación de capital social mínima.

Su responsabilidad estará limitada a su capital social y estará sujeta a la presentación del Impuesto de Sociedades.

  • SOCIEDAD ANÓNIMA

Esta forma jurídica puede iniciarse con una sola persona, la cual, respondería a terceros con el capital aportado a la sociedad.

Tiene obligación de Impuesto de sociedades, y, su diferencia con la sociedad limitada, es que la aportación obligatoria de capital social será mayor, y, además, ese capital se dividirá en acciones que podrán ser vendidas entre los socios.

  • COOPERATIVA

En esta forma jurídica serán los socios quienes marquen el camino de la empresa, ya que, cada uno de los socios tendrán derecho al voto, independientemente de su aportación al capital social.

El mínimo para constituir una cooperativa serían tres personas, y, también está sujeto al Impuesto de Sociedades.

➨ Quizás te interese más profundizar en los tipos de sociedades.

¿Qué forma jurídica elegir y qué tener en cuenta?

Veamos los criterios que debemos seguir a la hora de seleccionar qué forma jurídica elegir, ya que, habrá que optar por la que cumpla más características adaptables a nuestro negocio:

  • Lo primero será buscar la simplicidad del proceso de constitución
  • Analizar su funcionamiento administrativo
  • Libertad en la adopción de las decisiones para el emprendedor
  • El tipo de actividad económica, ya que, se aconseja que si son actividades con un mayor riesgo económico se use la forma jurídica de sociedad, ya que, limitará la responsabilidad de sus socios, e incluso, hay actividades donde la propia normativa exige unas formas jurídicas concretas.
  • Si es el caso de varios socios se aconseja sociedades mercantiles, y, si es el caso de un único socio se puede optar por la sociedad mercantil unipersonal, ya que, limita la responsabilidad frente a la figura del autónomo.
  • Las necesidades económicas y técnicas que tenga el proyecto será un factor importante para declinarse por una sociedad mercantil
  • La diferente tributación por los beneficios de una empresa, puede hacernos optar por una u otra forma jurídica, al igual que las bonificaciones y las deducciones o la aplicación de uno u otro régimen de la Seguridad Social.

La forma jurídica de una empresa es un aspecto que debes sopesar a la hora de arrancar un negocio, bien sea en solitario o con socios.

Escribir un comentario

Sobre el autor

Alejandro Castellano

Alejandro Castellano

CMO en Billin.net - CMO B2B SaaS. Emprendedor y experto en marketing y ventas B2B para plataformas SaaS. Gestionando equipos multiculturales e internacionales durante más de 10 años. Fundador y CEO en diversas startups. Persona emprendedora, orientada a resultados y con un profundo conocimiento del sector tecnológico. Acostumbrado a trabajar bajo presión y asumiendo alto riesgo.