Cómo facturar la formación que impartimos. ¿Con o sin IVA?

Contabilidad y fiscalidad Impuestos y Finanzas
formacion exenta de iva
Escrito por Laura Peña
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, una media de: 5,00 de 5)
Cargando...

Son varias las condiciones que debemos tener en cuenta para facturar la formación que impartimos, máxime si, como actividad, sólo forma una parte de los ingresos totales que percibimos.

Cómo aplica el IVA en la formación que impartimos

Para saber cómo debemos declarar los cursos de formación, las conferencias o ponencias en los que participemos, debemos tener en cuenta el artículo 20.1.9 de la Ley del IVA y el artículo 17.2 c) de la Ley del IRPF, que consideran que la impartición de cursos, conferencias, coloquios, seminarios y similares en los que se perciba una remuneración, se considerarán a todos los efectos como rendimientos del trabajo o como rendimientos de actividades económicas.

Estarán exentas del IVA, las actividades formativas de educación de la infancia y de la juventud, la guarda y custodia de niños, la enseñanza escolar, universitaria y de posgraduados, la enseñanza de idiomas y la formación de reciclaje profesional”.

Para que la actividad formativa esté exenta del IVA, debe impartirse una materia comprendida en alguno de los planes de estudios de cualquier nivel y grado del sistema educativo español y será competencia del Ministerio de Educación o de los organismos autonómicos, determinar si una materia se encuentra o no incluida en algún plan de estudios del sistema educativo a efectos de la aplicación de la exención.

No obstante, hay materias que no están concretamente incluidas en un plan de estudios, pero pueden considerarse exentas si esa formación puede relacionarse con un oficio o una profesión o si la enseñanza está destinada a la adquisición o actualización de conocimientos a efectos profesionales.

¿Eres autónomo o pyme?

Crea presupuestos, facturas y tickets sin coste para tu negocio.

Consigue Billin gratis gracias al Kit digital Acelera pyme del Gobierno.

Nosotros te ayudamos gratis con todos los trámites.

Introduce una dirección de correo correcta Introduce una dirección de correo correcta
Introduce una contraseña No se han cumplido los requisitos de contraseña
8 o más caracteres
Al menos 1 minúscula
Al menos 1 número

*Solución 100% subvencionada con el kit digital.

Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, España Digital 2025, y Plan de Digitalización de Pymes 2021-2025 de los fondos Next Generation de la UE.

La dirección de correo introducida ya está presente en nuestra base de datos Error de servidor, pruebe más tarde por favor

Facturar formación sin ser autónomo como rendimientos del trabajo

  • Se consideran rendimientos del trabajo, los rendimientos derivados de impartir cursos, conferencias, coloquios, seminarios y similares.
  • No hay que darse de alta en ninguna actividad económica en Hacienda.
  • En este caso, las cantidades percibidas están sujetas a una retención del 21%, que el empleador deberá declarar e ingresar mediante el modelo 111 (en el apartado 1, rendimientos de trabajo) y posteriormente en la informativa anual, modelo 190, como clave F (Rendimientos del trabajo: cursos, conferencias, seminarios y similares y elaboración de obras literarias, artísticas o científicas), subclave 02.
  • En este caso, el autónomo o empresario que imparta algún curso, conferencia, coloquio, seminario, simplemente deberá incluirlo al hacer la Declaración de la Renta.
  • Como son rendimientos del trabajo no hay que hacer factura y la actividad no estará sujeto al IVA, bastando un recibo donde figure la retención.
  • Además, se entiende qué, en estos casos, estamos hablando de una o muy pocas colaboraciones esporádicas, para dar un curso o ponencia y que no estemos contratados como profesores, en cuyo caso ya habría una relación laboral, con su correspondiente nómina.

Facturar la formación como actividad económica

  • Se considera actividad económica cuando intervenimos como organizadores de programas de formación, ofreciéndolos al público y concertando con los profesores o conferenciantes su intervención o cuando participamos en los resultados económicos que se deriven de ello.
  • En este caso, si hay que darse de alta en Hacienda mediante el modelo 037, en la actividad económica correspondiente (los epígrafes de enseñanza son del grupo 93), si es que no lo estamos ya.
  • También se considera que se obtienen rendimientos de actividades económicas de cursos o conferencias, cuando ya ejercemos una actividad económica y participamos en actividades formativas o divulgativas, aunque se realicen de manera ocasional o accesoria, en materias relacionadas directamente con el objeto de nuestra actividad, de manera que pueda entenderse que se trata de un servicio más de los que prestamos.
  • Si la actividad económica es profesional o empresarial, la impartición de cursos y actividades relacionadas, serán rendimientos de actividades económicas. Es el caso frecuente de profesionales como abogados, médicos, consultores, etc.

En definitiva, tendrán la consideración de rendimientos profesionales los obtenidos por los profesores, cualquiera que sea la naturaleza de las enseñanzas, que ejerzan la actividad, bien en su domicilio, casas particulares o en academia o establecimiento abierto. La enseñanza en academias o establecimientos propios tendrá la consideración de actividad empresarial.

Si es profesional, la actividad está sujeto a retención y el pagador deberá declarar e ingresar el importe de la retención mediante el modelo 111, apartado 2 de actividades económicas. Y en el anual modelo 190, clave G, subclave 01 o 03 según corresponda.

Aquí tienes lo que es una factura con retención.

Por tanto, cuando se trata de actividad económica, sí deberemos emitir una factura, que en unos casos deberá incluir la retención del IRPF y el IVA correspondiente.

Ejemplo:

María que es abogada y ha reconducido su profesión, está dada de alta en el IAE como autónoma en la categoría de ‘enseñanzas no regladas’.  Da clases particulares de inglés, a nivel individual y grupal en domicilios y en un pequeño centro propio que no es de enseñanzas oficiales.

En este caso, las facturas que emite María por la formación están exentas de IVA.

Además, en su centro hace arte terapia gracias a un máster que ha realizado en esta disciplina.

Para efectos del IAE se considera una ‘enseñanza no reglada’ que está catalogada como terapia, por lo que no está realizando una formación profesional para sus nuevas clientas y pacientes, la actividad no está incluida en ningún plan de estudios.

En éste caso, al facturar, sí debería añadir el IVA del 21%.

Escribir un comentario

Todos los campos son obligatorios para darte la mejor respuesta

1 Comentario

  • Si una actividad de enseñanza no sujeta a Iva, como hay que declarar el Iva trimestralmente, si bien hay pagos con su iva correspondiente

Sobre el autor

Laura Peña

Freelance Executive Marketing Manager y redactora de contenidos en el blog de Billin. Soy una apasionada del marketing y como autónoma, quiero conocer todo sobre el emprendimiento y el growth empresarial. ¡Si tienes cualquier duda déjame tu comentario más arriba!