Certificado de residencia fiscal. Solicitud y para qué sirve

Legislación Más leídos
certificado de residencia fiscal en españa
Alejandro Castellano
Escrito por Alejandro Castellano
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, una media de: 5,00 de 5)
Cargando…

El certificado de residencia fiscal es necesario y sobre todo en algunos casos en los que operamos a nivel internacional. Por eso en este artículo te mostramos qué es y como solicitarlo si lo necesitas.

¿Qué es el certificado de residencia fiscal?

Es un documento emitido por la Administración tributaria del país donde una persona tenga su residencia fiscal.

Con este documento se acreditará la residencia fiscal que tenga un sujeto pasivo a efectos de aplicar las retenciones del Convenio que tenga España con el de residencia.

Hay que tener en cuenta que un contribuyente puede tener permiso de residencia, pero no ser considerado un residente fiscal, por ello, es necesario este certificado de acreditación de residencia fiscal.

Existen actualmente dos tipos de certificados en España, que son:

  • Certificado de residencia fiscal en España: se acredita la residencia en territorio español.
  • Certificado de residencia fiscal España-Convenio: sirve para acreditar la residencia fiscal en España ante los Convenios de doble imposición.

También existe el Certificado de no residentes en España, el cual, se solicitará por el extranjero que esté interesado en acreditar su situación, su periodo de validez será de tres meses y presentará la documentación en la Dirección General de la Policía o a través de la Oficina de extranjería.

Si el extranjero no se encontrara en España a la hora de solicitarlo, podría hacerlo en la Comisaría General de Extranjería y Fronteras, a través de las Oficinas Consulares.

¿Cómo obtener el certificado de residencia fiscal en España?

Para obtener estos tipos de certificados de residencia fiscal puede realizarte en formato papel o de forma telemática, si te decides por hacerlo en papel, tendrás que presentar la solicitud en la Delegación de la Agencia Tributaria mediante el servicio de cita previa certificado residencia fiscal, mientras que si lo presentar de forma telemática, presentarás la solicitud en la sede electrónica de la Agencia Tributaria mediante un certificado digital válido o mediante cl@ve.

En ambos casos necesitarás rellenar los siguientes datos en la solicitud del certificado:

  • Datos identificativos del solicitante o del representante, en su caso: nombre y apellidos, razón social, NIF y domicilio.
  • Las causas por las que se solicita el certificado: destinatario, finalidad y país donde va a surgir efectos.
  • Documentos y justificantes que demuestren la residencia fiscal en el territorio español.
  • Firma y fecha del solicitante o del representante.

Para acreditar la veracidad de ese certificado de residencia fiscal, se podrá cotejar mediante el Código de Seguro de Verificación (CSV), en la sede electrónica de la Agencia Tributaria, además se acompaña un anexo a este certificado, donde se explica la garantía de este CSV y del procedimiento para su comprobación de veracidad.

¿Caduca el certificado de residencia fiscal?

El plazo de caducidad para los certificados de residencia fiscal que emite la Agencia tributaria es de un año desde su aprobación, aunque su validez puede ser infinita cuando el contribuyente sea un Estado extranjero, alguna subdivisión o una administración local.

¿Cómo se puede acreditar la residencia fiscal en otro país?

La residencia fiscal habitual de un contribuyente se contempla desde un punto de vista fiscal, para acreditar esa residencia, tiene que ser mediante un certificado de residencia fiscal, no pudiendo aprobar otro tipo de certificados, ya que, una persona puede tener permiso de residencia sin que se considere residente fiscal.

Para que un sujeto pasivo tenga residencia fiscal en un determinado país tiene que estar sometido a imposición en ese mismo país.

Tampoco se podrá acreditar la residencia fiscal en un país con un certificado de empadronamiento ni los recibos de consumo de servicios, como puede ser el agua o la luz.

Por tanto, la única manera de acreditar la residencia fiscal en un país, será mediante el certificado de residencia emitido por el Organismo tributario de ese país, donde se indique su permanencia y sus obligaciones fiscales.

Si se diera el caso de que el contribuyente no pudiera acceder a este certificado, tendría que aportar todos los documentos justificativos que acreditasen esa residencia fiscal, como certificado de empadronamiento, matriculación de colegios de los menores, pago del alquiler, consumos de luz, agua, teléfono, etc.

De manera que todos esos justificantes serían valorados para poder determinar si la persona es o no residente fiscal en España.

¿Sirve el certificado de residencia fiscal para evitar la doble imposición?

En el caso de que una persona reciba percepciones en forma de rentas de algún país con los que España tenga establecido un Convenio, la legislación española, establece la existencia de este certificado para poder declarar dinero recibido del extranjero, de manera que se puedan prevenir los fraudes fiscales y la doble imposición.

Actualmente en España existen 103 Convenios, de los que 95 están en vigor, el resto están en fase de tramitación.

La importancia de estos Convenios reside en promover las inversiones extranjeras, bien sean desde España hacia el extranjero o del extranjero hacia España, ofreciendo una seguridad jurídica a los inversores y reduciendo la fiscalidad de las inversiones.

Si todavía no tienes claro lo que es el certificado de residencia fiscal puedes utilizar los comentarios para hacernos llegar tus dudas. Desde Billin, el programa de facturación online para empresas y autónomos, te ayudamos con todos los temas relacionados con fiscalidad.

Escribir un comentario

Sobre el autor

Alejandro Castellano

Alejandro Castellano

CMO B2B SaaS. Emprendedor y experto en marketing y ventas B2B para plataformas SaaS. Gestionando equipos multiculturales e internacionales durante más de 10 años. Fundador y CEO en diversas startups. Persona emprendedora, orientada a resultados y con un profundo conocimiento del sector tecnológico. Acostumbrado a trabajar bajo presión y asumiendo alto riesgo.