Depósito de capital social en la creación de una sociedad

28 noviembre, 2018
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (No hay valaraciones)
Loading...

¿Has decidido constituir una sociedad?, te mostramos como depositar el capital social, para la creación de tu empresa, y para qué te servirá.

¿Qué es el capital social?

Podemos comenzar definiéndolo, como el valor de bienes que posee la empresa y la aportación que hayan realizado los socios, ésta podrá ser dineraria o no dineraria.

El capital social, se encuentra en el pasivo de la empresa, dentro de los fondos propios, desarrollando una función de garantía frente a los terceros.

Pero, ¿cuál sería el capital mínimo social?, sería el capital como mínimo que debe tener una sociedad para poder ser constituida, eso dependerá de la forma jurídica que escojamos, es decir, una sociedad limitada requiere 3.000 euros desembolsados en el 100%, mientras que una sociedad anónima solicita un capital mínimo de 60.000 euros, de los cuales, habrá que desembolsar un 25%.

Ya que el capital social será aportado por los socios, le otorgará unos derechos en función de su participación, además de suponer una garantía frente a terceros.

Será una cifra estable que se mantendrá en el pasivo de la sociedad, aunque los resultados negativos de la actividad podrán conllevar a la quiebra de la empresa, por ello, la sociedad contará con recursos necesarios para hacer frente a sus obligaciones con terceros.

Realmente, este capital social será una deuda de la sociedad frente a los socios, habrá que tener en cuenta, que en el seno de una empresa podrá surgir la ampliación de capital social, con aportaciones nuevas sean dinerarias o no dinerarias, por transformación de beneficios, o por compensación de créditos de la empresa.

¿Para qué sirve el capital social?

Como hemos comentado, el capital social estará formado por las aportaciones que realicen los socios en una empresa a la hora de su constitución, podrán ser dinerarias o en especie, en este último caso, se tendrán que valorar y ser aceptadas por el resto de los socios.

Este capital social, debe ser suficiente para llevar a cabo el plan de negocio que tengamos preparado, incluyendo, inversión, gastos corrientes y circulante, hasta tal punto, que la propia sociedad genere ventas para hacer frente a todos estos gastos.

Estas necesidades iniciales de una sociedad, tienen que provenir de los recursos propios de la empresa, denominados fondos propios, y donde nace ese capital social.

Si la aportación a los fondos propios se realizara mediante un préstamo de los socios, éste se recuperaría en cuanto la sociedad tuviese capacidad para ello, mientras que la cifra de capital social nunca se podrá devolver a los socios, a no ser, que se hiciese una reducción de capital social o disolución de la empresa.

Te interesará  Cómo proteger tu empresa o tu trabajo de los cyberataques mundiales

En ocasiones, algunos socios, han retirado el dinero del capital social sin ninguna justificación, y en caso de que resulte perjudicado algún acreedor, el socio podría tener responsabilidad frente al tercero.

Según las circunstancias de la empresa, podría ser más beneficioso un préstamo de socio que una aportación de capital social, es recomendable, mantener como capital social los recursos necesarios que sean estables en el tiempo, y como préstamos esas necesidades de recursos que se superarán en poco tiempo.

El capital social, junto al resto de fondos propios son una medida de solvencia de la empresa, por tanto, cuanto más elevados sean estos fondos, mayor solvencia tendrá la sociedad, muchas veces, se constituyen las empresas con los capitales mínimos, y esto, conlleva a qué, ante una situación de disminución de ventas, colocaría a la empresa en situación de quiebra.

Acreditación del capital social en la constitución

Una vez hayamos decidido el importe que vamos a aportar como capital social, tendremos dos posibilidades:

  • Aportación dineraria: en este caso se abrirá una cuenta a nombre de uno de los socios o del administrador indicando que la sociedad está en constitución, donde se depositará el importe acordado, además de especificar la participación de cada uno.

El banco nos emitirá un certificado de la cuenta donde aparezca tanto los datos del socio como la aportación que ha realizado.

  • Aportación en especie: en este caso podrá estar formado por un local, un vehículo, existencias, etc., esto conllevará tener que aportar el título de propiedad del inmovilizado que aportemos y su valoración, y en función de eso, obtendremos la participación correspondiente.

Veamos un ejemplo, supongamos dos socios que constituyen una sociedad limitada por el mínimo capital social, uno de ellos aporta 1.500 euros en dinero, y el otro socio aporta un vehículo valorado en 1.500 euros, ¿Cómo sería la certificación del capital social?

Por un lado, la entidad financiera donde el socio haya depositado los 1.500 euros en dinero nos emitirá un certificado de capital social de la empresa en constitución.

Y, por otro lado, el socio aportará a la notaría los papeles de propiedad de dicho vehículo para ser incorporados a la escritura de constitución, ya que, desde ese momento, el vehículo pasará a ser propiedad de la empresa. Nuevo llamado a la acción

Pedro González, autor en Billin

¡Hola! Soy Pedro.Autor en Billin viviendo en Madrid, España. Me encanta escribir sobre todo lo relacionado con Negocio, Economía, y Empresa. Además, estoy interesado en emprendimiento y finanzas. Puedes leer todos mis artículos haciendo click sobre el botón de abajo, ¡espero que te gusten!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al registrarme acepto los términos y condiciones. Billin únicamente utiliza los datos personales en la medida necesaria para prestar sus servicios. Más detalles en nuestra Política de Privacidad.

Prueba nuestra APP