El autónomo y la importancia del régimen de estimación directa

Contabilidad y fiscalidad Impuestos y Finanzas
estimacion directa
Pedro González
Escrito por Pedro González
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (No hay valoraciones)
Cargando…

La mayoría de la facturación de los autónomos profesionales está sujeta a un sistema fiscal conocido como «módulos» y que recibe como nombre concreto estimación objetiva. Sin embargo existe otra modalidad de fiscalidad llamada estimación directa, que puede ser importante para muchos trabajadores y empresas.

➨ Si tienes dudas al respecto consulta aquí si te compensa más la estimacion directa o modulos.

Condiciones para adoptar el régimen de estimación directa

Es posible que ante estas definiciones, cualquier autónomo piense que la estimación directa es la metodología más aconsejable. Sin embargo, hay que tener en cuenta ciertos aspectos que pueden no mostrar una visión tan positiva de este tipo de fiscalidad.

En primer lugar, hay que cumplir una serie de condiciones, que os detallamos a continuación:

  • Facturar más de 600.000 euros al año.
  • Renunciar a sistemas de facturación diferentes.

Esta segunda condición no solo se refiere a la estimación objetiva por módulos, sino también a otra modalidad que está dentro de la estimación directa, conocida como «estimación directa simplificada».

Esta modalidad se aplica a los autónomos con facturación menor a 600.000 euros, que buscan las ventajas de la estimación directa y que, además, contarán con ligeras diferencias administrativas y contables que harán más sencilla su gestión fiscal.

Diferencia entre estimación directa normal y simplificada

¿Quién puede tributar en Estimación Directa Normal?

  • Los autónomos con actividades empresariales o profesionales que facturen más de 600.000 euros anuales en el año inmediatamente anterior para el conjunto de sus actividades. Por debajo de esta cantidad podrán optar por tributar en estimación directa simplificada.
  • Los autónomos con actividades empresariales o profesionales que hayan renunciado a los regímenes simplificado o de módulos mediante presentación del Modelo 036/037 (declaración censal) antes del 31 de diciembre del año anterior.

¿Quién puede tributar en Estimación Directa Simplificada?

  • La modalidad simplificada se aplica para determinadas actividades económicas cuyo importe neto de cifra de negocios, para el conjunto de actividades desarrolladas por el contribuyente, no supere los 600.000 euros en el año inmediato anterior, salvo que renuncie a su aplicación, en los términos que reglamentariamente se establezcan. Los autónomos que facturen más de esta cantidad deberán tributar en estimación directa normal.
  • Las actividades empresariales a las que no le sean de aplicación la modalidad de estimación objetiva (módulos).
  • En el primer año de actividad de un autónomo, se le aplicará esta modalidad salvo renuncia o que esté obligado a tributar por módulos.

¿Qué libros contables son obligatorio llevar en estimación directa?

Autónomos con actividades empresariales de carácter mercantil:

  • Deberán llevar una contabilidad ajustada al Código de Comercio, con Libro Diario, de Inventarios Cuentas Anuales convenientemente legalizados en el Registro Mercantil.

Empresarios

  • Libro registro de Ventas e Ingresos
  • Libro registro de Compras y Gastos
  • Libro registro de Bienes de Inversión
  • Libros exigidos por el IVA

Profesionales autónomos:

  • Libro Registro de Ingresos
  • Libro Registro de Gastos
  • Libro Registro de Bienes de Inversión
  • Libro Registro de Provisiones y Suplidos

¿Por qué no todo el mundo se acoge a la estimación directa?

Independientemente del volumen de facturación que tengas, lo cierto es que no todas las actividades profesionales pueden acogerse a la estimación directa. Hay ciertas profesiones que requieren por ley estar en la estimación objetiva con el sistema de módulos, por lo que no hay mucho debate en relación a cómo tributar en estos casos.

Pero es que además, el impuesto del IRPF que se abona cada trimestre en el caso de la estimación directa es del 20% con respecto al rendimiento neto, mientras que en el caso de la estimación objetiva en algunos casos puede ser simplemente del 4%.

¿Cuándo escoger un tipo de régimen fiscal u otro?

La contabilidad de cada autónomo o empresa podrá indicar qué tipo de régimen fiscal es más conveniente. No obstante, hay algunos supuestos, que dejan evidencias de que una modalidad es más aconsejable que otra según cada caso.

  • Los comercios pequeños con pocos gastos y gran facturación, es recomendable quedarse en la estimación objetiva.
  • Las empresas que presentan durante un año pérdidas o están en una época de bajo rendimiento, puede que tributen menos en la modalidad de estimación directa.
  • Los emprendedores, disfrutan de ventajas fiscales en el régimen de estimación directa, concretamente de una reducción del 20% en el rendimiento neto positivo de dos periodos en los que pagar impuestos, una ayuda interesante para nuevas startups de rápido crecimiento.

Esperamos que tengas un poco más claro lo que es la estimación directa y las condiciones donde decidirse por ella. Si tienes más dudes puedes escribirnos en los comentarios para resolver todas tus dudas.

Escribir un comentario

Sobre el autor

Pedro González

Pedro González

¡Hola! Soy Pedro.Autor en Billin viviendo en Madrid, España. Me encanta escribir sobre todo lo relacionado con Negocio, Economía, y Empresa. Además, estoy interesado en emprendimiento y finanzas. Puedes leer todos mis artículos haciendo click sobre el botón de abajo, ¡espero que te gusten!