¿Es más productivo el autónomo que madruga o el que se queda hasta tarde?

Negocio
Es más productivo el autónomo que madruga o el que se queda hasta tarde
Pedro González
Escrito por Pedro González
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (No hay valaraciones)
Cargando…

Eres autónomo y tienes las 24 horas del día para programar tu jornada laboral como tú desees. Lo que inicialmente podría considerarse un sueño hecho realidad, en la práctica no siempre es tan efectivo. Notarás que los índices de productividad pueden variar por muchos factores.

Si eres autónomo o trabajas con ellos, te revelamos algunos interesantes datos que pueden ayudarte a buscar la máxima productividad, en función de si se madruga o se trasnocha.

El ciclo de productividad

Desde que te levantas hasta que vuelves a acostarte, no existe una franja delimitada que identifique tu mejor momento del día para ser productivo/a. En realidad son factores de la rutina diaria los que motivan este fenómeno.

El ejemplo más claro es el de los autónomos con niños que los lleva al colegio. La mayoría comienzan las clases hacia las 9 de la mañana. El autónomo los lleva, se despide de ellos, se toma un café (probablemente el segundo del día) y se dirige al trabajo, llegando sobre las 10:00 horas o 10:30 horas.

Conforme transcurre la mañana, al final alcanza el máximo nivel de productividad aproximadamente entre las 14:00 horas y las 16:00 horas, cuando muchos otros profesionales están descansando o han agotado sus niveles máximos de productividad.

Si identificas a algún autónomo de tu empresa que presenta un ciclo de productividad distinto a los demás, lo mejor que puedes hacer es dejarlo a su aire. Si permites que en horas de comida o en cualquier otro momento pueda aprovechar su momento álgido de productividad, conseguirás que tu empresa maximice la rentabilidad de tener a este profesional.

Te interesará  ¿Cómo deducimos el IVA soportado antes de iniciar la actividad?

La productividad tardía

Una minoría de personas evoluciona de forma lenta y pausada su productividad, hasta encontrar un pico máximo de rendimiento por la noche. Factores sociológicos y costumbres adquiridas desde temprana edad pueden motivar este modo de trabajar. Se trata de la productividad tardía.

Este tipo de profesionales rara vez consiguen mejorar su productividad levantándose muy temprano, más bien al contrario, cuanto más tarde se levanten y más tiempo puedan maximizar su productividad tardía, mejor trabajo desarrollan.

El problema para gran parte de estos autónomos profesionales es que el resto de la sociedad funciona justo al revés, lo que les obliga a levantarse pronto y acumular horas de sueño. Esto, a largo plazo, implica una pérdida constante de productividad que solo mediante un descanso adecuado y una normalización de la rutina diaria podrá solucionarse.

La productividad forzada

Aquí está el principal problema de la rutina profesional, que impide aprovechar al máximo la productividad de los autónomos. Pese a que cada uno puede presentar un ciclo de productividad diferente, los clientes y otros profesionales se ajustarán en su mayoría a una jornada laboral estándar.

Esto obliga a tener máxima disposición por la mañana e ir reduciendo la productividad conforme avanza la tarde. Lamentablemente para algunos autónomos esto será forzar su rendimiento y el resultado puede ser variable.

Aquél profesional que consiga cuadrar su ciclo de productividad con la productividad forzada por el trabajo que desarrolla, es el que obtendrá la máxima rentabilidad en su negocio.

Escribir un comentario

Sobre el autor

Pedro González

Pedro González

¡Hola! Soy Pedro.Autor en Billin viviendo en Madrid, España. Me encanta escribir sobre todo lo relacionado con Negocio, Economía, y Empresa. Además, estoy interesado en emprendimiento y finanzas. Puedes leer todos mis artículos haciendo click sobre el botón de abajo, ¡espero que te gusten!