Últimas tendencias en business management para pymes y autónomos

Management Negocio
Pedro González
Escrito por Pedro González
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (No hay valaraciones)
Cargando…

¿Has oído hablar del “coolhunting empresarial”? Probablemente el término no te suene mucho, pero tiene que ver con innovar y explorar tendencias para generar nuevos productos y servicios, o para transformar los ya existentes y poder adelantarnos a los futuros gustos del consumidor.

Si bien en el sector textil y de la moda abundan los “coolhunters”, éste perfil profesional cada día es más demandado en todos los sectores, ya que ayudan a los dueños y gestores de las empresas a detectar tendencias, nuevas oportunidades de negocio y a destacar dentro de un sector y mercado.

Básicamente, el coolhunting ayuda a las empresas a identificar, analizar y aprovechar corrientes sociales con el objetivo de aprovecharlas comercial y económicamente. Para ello, los coolhunters se dedican a buscar y captar las nuevas necesidades de los clientes, detectar nuevos nichos de mercado, así como las oportunidades de negocio que le permitan a las empresas poder anticiparse a su competencia.

No obstante, cuando hablamos de tendencias, no sólo es necesario detectarlas, sino valorarlas en un contexto macro, es decir, determinar si estos patrones detectados, encajan con algunas de las macrotendencias existentes, si se trata de tendencias duraderas o meros fenómenos pasajeros y lo más importante, saber aplicar esas tendencias al ámbito de negocio en el que estamos trabajando, adecuándolo a nuestro entorno y situación.

Pero, ¿Puede una pyme sacar partido del coolhunting, o es algo reservado solo para las grandes empresas?

Indudablemente el coolhunting es ya una actitud aplicable a todo tipo de empresa, es una apuesta estratégica que permite a las pymes crecer y diferenciarse de la competencia, conseguir una metodología de trabajo que le permita detectar las oportunidades y aplicarlas con éxito. El coolhunting aporta información para la toma de decisiones relevantes de un producto o servicio, para realizar campañas de comunicación de forma segmentada y claramente dirigidas a los usuarios y nichos de negocio; además, de aportar atributos que ayudan a mejorar la imagen de marca y hasta los procesos de distribución.

¿Cuál es el perfil del coolhunter empresarial?

Son profesionales con conocimientos en marketing, publicidad, sociología, psicología, científicos, con capacidad para comprender como se desarrollan los negocios globales y como cambian las motivaciones y preferencias de los consumidores. Son personas creativas, observadoras e innovadoras, con buenas habilidades sociales, analíticas, resolutivas y bien informadas, con una buena red de contactos entre los que se pueden encontrar innovadores, early adopters, trendsetters y líderes de opinión.

Te interesará  4 medidas útiles para modernizar la gestión de tu negocio

Entre las principales funciones de un coolhunter, tenemos:

  1. Identificar y analizar las tendencias.
  2. Extraer información útil y relevante.
  3. Identificar oportunidades de negocio, amenazas y nichos de negocio
  4. Realizar informes y comunicarlos.
  5. Innovar y conceptualizar las tendencias.
  6. Lanzar al mercado productos/servicios con éxito.
  7. Monitorizar la evolución de las tendencias

¿Cuáles son los procesos que se llevan a cabo con el coolhunting?

  1. Análisis de la trazabilidad de las tendencias: Se evalúan las tendencias desde el origen hasta la actualidad y los tipos de tecnologías empleadas por sector
  2. Detección y análisis de microtencencias
  3. Estudio del marco situacional: analizando el marco legal, medioambiental, tecnológico y científico que aplica al sector
  4. Análisis DAFO: competidores, ventajas y desventajas del sector
  5. Análisis coolhunting:
    1. define las características de un sector
    2. identifica a los competidores
    3. define los nichos de usuarios
    4. identifica las características del producto o servicio en cuestión
    5. busca sectores, categorías y etiquetas asociados al producto o servicio
    6. almacena y categoriza la información obtenida de la investigación,
    7. activa sistemas de monitorización y crea bases de datos con la información realmente útil
    8. atribuye categorías y etiquetas al producto o servicio y las ubica dentro de las categorías de interés
    9. identifica a los trendsetters e influencers, monitorizalos, creando bases de datos

En el momento en se dispone de toda la información sectorial y ésta es perfectamente analizada y almacenada, se pueden plantear y generar las estrategias adecuadas para el lanzamiento y distribución segmentada de los productos y servicios; así como la definición de las estrategias de marketing y publicidad que mejor se adapten al sector y a los nichos de usuarios.

En definitiva, la clave está en darse cuenta y anticiparse a lo que demandará el consumidor en el futuro. Se trata de identificar lo que nuestros consumidores buscan, como están cambiando, que les emociona y cuáles son sus intereses.

Las necesidades futuras no son las de la pyme sino la de nuestros clientes y es aquí donde debemos poner el foco de atención y estudiar las tendencias de cambio.

¿Conoces empresas que en la actualidad estén aplicando ésta filosofía de trabajo?, seguro que son un buen ejemplo para ti.

Escribir un comentario

Sobre el autor

Pedro González

Pedro González

¡Hola! Soy Pedro.Autor en Billin viviendo en Madrid, España. Me encanta escribir sobre todo lo relacionado con Negocio, Economía, y Empresa. Además, estoy interesado en emprendimiento y finanzas. Puedes leer todos mis artículos haciendo click sobre el botón de abajo, ¡espero que te gusten!