Línea de crédito, financiación para tu empresa

Impuestos y Finanzas Servicios Banca
Pedro González
Escrito por Pedro González
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (No hay valaraciones)
Cargando…

Atender todos los pagos en el momento en el que se requieren no es tarea fácil para las PYMES y negocios de autónomos. No siempre conseguimos cobrar antes de tener que enfrentarnos a ciertos gastos. Sin embargo hay obligaciones económicas que vienen puntuales cada mes y gastos a los que debes enfrentarte casi por sorpresa  sin haber podido tenerlo previsto con exactitud en el calendario. Por todo ello, una línea de crédito puede ser una buena solución para obtener dinero de inmediato cuando tu empresa no cuenta con los recursos económicos necesarios en ese momento.

¿Qué es la Línea de Crédito?

Podemos definir la línea de crédito como un remanente económico o una cantidad de dinero de emergencia que un banco o entidad financiera, o también por medio de herramientas Fintech como Billin, pone a disposición de tu empresa con el fin de que puedas recurrir a ello y utilizarlo para atender los gastos pertinentes en el momento en el que los necesites.
La particularidad de las líneas de crédito está en que no hay que gastar la cantidad total solicitada de una vez y por tanto no tendrás que devolver el importe íntegro con sus intereses por la cantidad completa. De esta forma sólo pagarás intereses por el dinero que hayas retirado del total de la cantidad límite solicitada. La línea de crédito permite que tu PYME tenga siempre liquidez para cumplir con los pagos del día a día en tu negocio.

Te interesará  En el ojo de mira de Hacienda: alojamientos turísticos

¿Para qué puedo utilizarlo?

Las líneas de crédito están especialmente pensadas para atender los gastos puntuales de tu empresa o negocio, en ese momento en el que te encuentras sin liquidez, con el fin de no retrasar tus pagos a proveedores, trabajadores, etc. Lo correcto es utilizar este tipo de financiación cuando esperes un ingreso a corto o medio plazo que te permita cubrir y reponer el importe gastado. Por ejemplo, si has realizado una factura a cobrar a 60 días, sabes que ese dinero llegará de nuevo a tu cuenta corriente pero en 30 días llegan los pagos de las nóminas de tus trabajadores así que no puedes esperar a cobrar por los trabajos realizados que tardará aún un mes más. Es en este momento en el que puedes hacer uso de la línea de crédito que tienes a tu disposición.

Diferencias entre línea de crédito y préstamo

La principal diferencia es la que ya hemos comentado en relación a la disposición inmediata de una parte del importe solicitado siendo esta cantidad a elección o a necesidad de tu empresa.
Pero además, la línea de crédito podrás renovarla al final del plazo  a diferencia de los préstamos cuya deuda debes saldar en la fecha de vencimiento acordada con la entidad financiera que lo otorgó.

Otra de las diferencias que encontrarás entre un préstamo y una línea de crédito es que en esta última se paga un interés durante el tiempo que usas el dinero solicitado mientras que los intereses de un préstamo se pagan siempre por la totalidad.

Escribir un comentario

Sobre el autor

Pedro González

Pedro González

¡Hola! Soy Pedro.Autor en Billin viviendo en Madrid, España. Me encanta escribir sobre todo lo relacionado con Negocio, Economía, y Empresa. Además, estoy interesado en emprendimiento y finanzas. Puedes leer todos mis artículos haciendo click sobre el botón de abajo, ¡espero que te gusten!