¿Cómo cerrar contablemente el año 2018?

Contabilidad y fiscalidad
Pedro González
Escrito por Pedro González
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (No hay valaraciones)
Cargando…

Vamos a mostraros los ajustes principales que tendremos que realizar en los libros contables, cuya elaboración debe estar lista para el ejercicio 2018, y, así poder llevar a cabo el cierre contable y fiscal de dicho año.

¿Qué es el cierre contable?

Lo primero que debemos tener en cuenta, es que la contabilidad de nuestra empresa esté al día, de manera que, llegado este momento, sea mucho más fácil comenzar con dicho cierre contable.

Generalmente, el año contable coincidirá con el año natural, aunque hay algunas empresas que no lo tienen así, pero lo normal, es que su fecha de cierre sea el 31 de diciembre del ejercicio que corresponda, en nuestro caso el 31/12/2018.

Por tanto, podemos definir el cierre contable, como el proceso donde cancelaremos todas las cuentas contables, y así poder calcularla cuenta de Resultados, de manera que, esos saldos contables, pasen a las partidas del balance y de la cuenta, según correspondan (activo, pasivo y patrimonio).

Pasos a seguir para dicho cierre

Antes de comenzar el cierre contable, debes asegurarte de que la contabilidad, coincide con los libros contables que has ido realizando a lo largo del año, y una vez, hayas hecho estas comprobaciones, debes seguir los siguientes pasos:

  • Obtén un Balance de Sumas y Saldos, con él podrás comprobar que todo lo reflejado en la contabilidad coincide con el libro diario.
  • Revisa el Plan General Contable, es decir, comprueba cada uno de los grupos que forman el Balance de situación y las cuentas que lo forman.
  • Calcular las existencias finales, esto consiste en hacer un recuento de aquellas mercancías que no hayamos consumido durante el ejercicio, lo cual, deberá coincidir con la realidad.
  • Revisar las deudas y los créditos, ya que, cada año, habrá que ir liquidando las deudas a corto plazo, para traspasar al ejercicio próximo las que queden pendiente de pagar.
  • Hay que ajustar los gastos e ingresos que se hayan pagado de forma anticipada, ya que, formarán parte del año al que correspondan.
  • Calcularemos la Cuenta de Resultados, que estará formada por los ingresos (grupo 7) y gastos (grupo 6), también se regularizará el patrimonio neto, que estará formado por las cuentas del grupo 8 y 9.
  • Calcular las amortizaciones de los inmovilizados materiales e inmateriales que tengamos en el activo de la empresa.
  • Lo último, será cerrar los libros contables, es decir, el de las Cuentas Anuales e Inventario.
Te interesará  Cómo aplicar el IVA con criterio de caja

Todos estos ajustes, se consiguen con el asiento de regularización, es decir, será la diferencia entre los ingresos y los gastos, y de ahí, se obtendrá el resultado económico, es decir, pérdidas o ganancias.

Si obtienes beneficio, la cuenta de pérdidas y ganancias tendrá un saldo acreedor, y si son pérdidas será un saldo deudor.

¿Cuál es el asiento de apertura?

El asiento de apertura es el primer asiento que realizamos en nuestra contabilidad, donde cargará las cuentas del Activo y abonará las cuentas del Pasivo.

A la hora de realizar este asiento podemos encontrarnos las siguientes situaciones:

  • Que la empresa no existiese anteriormente, y, por tanto, no habría un balance inicial, en este caso, el asiento de apertura sería la aportación de los socios.
  • Que sí exista un balance inicial, y, por tanto, los programas de contabilidad actuales lo calcularán de forma automática.
  • Que sí exista un balance inicial, pero, la contabilidad la lleve una persona externa, entonces, tendríamos que crear todas las cuentas contables que aparezcan en el balance de sumas y saldos y luego realizar el asiento de apertura.

¿Cuál es el asiento de cierre?

El asiento de cierre lo realizaremos cuando ya no vayamos a efectuar más anotaciones contables en nuestro libro diario.

Este asiento posiciona las cuentas contables al contrario de su funcionamiento, de tal manera que, lo que va en el Debe, pasará al Haber, y lo que va en el Haber, pasará al Debe.

Por tanto, todos los ajustes explicados en el apartado anterior, habrá que efectuarlos antes de realizar este asiento de cierre.

Cierre fiscal del ejercicio

A diferencia del Cierre contable, existe el Cierre fiscal, el cual, se calculará a partir del resultado contable calculado, de manera que, tendrás que realizar los siguientes ajustes:

  • Habrá que tener en cuenta los impuestos (en este caso el Impuesto de Sociedades)
  • Las deducciones fiscales, como actividades de investigación y desarrollo e innovación tecnológica, por inversión en producciones cinematográficas, creación de empleo y otras deducciones para determinadas actividades
  • La amortización de los Activos, que consiste en la depreciación que tienen los activos de nuestra empresa con el paso del tiempo

Escribir un comentario

Sobre el autor

Pedro González

Pedro González

¡Hola! Soy Pedro.Autor en Billin viviendo en Madrid, España. Me encanta escribir sobre todo lo relacionado con Negocio, Economía, y Empresa. Además, estoy interesado en emprendimiento y finanzas. Puedes leer todos mis artículos haciendo click sobre el botón de abajo, ¡espero que te gusten!