7 Maneras de ir a la cárcel por culpa de tu asesor/gestor

Impuestos y Finanzas Legislación
Pedro González
Escrito por Pedro González
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (No hay valaraciones)
Cargando…

Es difícil que por culpa de tu gestoría acabes en la cárcel, sea cara, barata, buena, mala o malísima, pero sí que puede meterte en problemas serios con las entidades y administraciones pertinentes.

Puede convertirse en la razón principal de que tengas que cerrar tu negocio, es una figura clave, más importante de lo que pensamos.

Si tienes un negocio o empresa, en el momento que la constituiste, firmaste las escrituras, registraste todo en el registro mercantil y conseguiste el CIF, te planteaste ir a por la siguiente tarea de la lista del nuevo empresario y te preguntaste; «Vale y ¿Quién se va a encargar de la gestión administrativa? Me buscaré una gestoría barata y que gestione todo lo posible, fiscal, laboral, contable…etc.

A veces delegamos las tareas que menos controlamos a los expertos en el tema, pero muchas veces es un error no dedicar algo de tiempo para cerciorarte que de que el trabajo sale adelante, se presentan las cosas y, en definitiva, que el servicio por el que pagas, como cualquier otro, sea el prometido.

En este post te recomendamos hacer seguimiento de algunas de las tareas y te planteamos algunas situaciones reales de empresas de nueva creación que han tenido problemas con su gestoría, quizá en algunas de las #Maneras que expongamos te sientas incluso identificado, si es así, comparte con nosotros tus experiencias.

1# Errores en la creación y constitución de la empresa. Mucho cuidado con esto, hay empresas que una vez constituida la empresa, los datos estaban mal y tuvieron que volver a empezar, lo cual fue muy tedioso, tienes que ir a cada administración contando el error… No te lo recomendamos, por tanto, revisar bien toda la documentación que le pasas a tus gestores y la que ellos te solicitan a ti; razón social, dirección fiscal, CIF…etc.

2# Multas por retrasos en los plazos de entrega de Impuestos. Es importantísimo presentar la documentación trimestral dentro de los plazos legales, el no hacerlo puede llevarte a pagar multas por ello. Ojo con los plazos de entrega, varias empresas han tenido que pagar multas por retrasos de un día solamente, así funciona la administración con lo que presiona a tu gestoría para que cumplan con las entregas, luego ellos no se suelen hacer cargo de las mismas, es difícil que asuman el error y paguen, con lo que al final pagarás tú la multa y la cuota por la » mala gestión».

3# Inspecciones de Trabajo y problemas con los empleados. Los contratos laborales pueden llegar a ser un quebradero de cabeza, elegir bien el tipo de contrato según el empleado y beneficiarte del máximo de ventajas es una tarea tediosa. Revisa con ellos los tipos, asegúrate de los beneficios fiscales de cada tipología según el empleado, puede pasar que los gestores caen en la rutina y les cuesta mirar las ayudas o bonificaciones de la Seguridad Social. Revisa siempre las fechas de alta, condiciones, datos de empleados, los finiquitos (infórmate en la red si es necesario para contrastar las cantidades). Asegúrate de que lo que te manda tu gestoría es correcto, no confíes ciegamente en ella, ellos también se equivocan.

4# Declaración de la Renta a pagar cuando puedes beneficiarte de las deducciones o incongruencias que pueden llevarte al infierno. Infórmate por tu cuenta de las posibles deducciones generales y autonómicas que puedas aplicar a tu caso. Si creaste una sociedad recientemente podrás aplicar deducciones por inversión en empresas nuevas o recientes según la Ley de Apoyo a Emprendedores (aprobada el 19 septiembre de 2013). Si creaste una SLL (Sociedad Limitada Laboral) y capitalizaste el paro para invertir en tu propio negocio, tendrás opción a más deducción así que habla con tu gestor sobre ello y persiste en que se informen de todas las posibilidades y no se les escape ni una.

Te interesará  Cómo recuperar el IVA de las facturas impagadas

5# Descuadres en las cuentas anuales y sanciones. Cuidado con la plataforma de contabilidad que utilizas, más de una empresa se ha visto con descuadres en el estado de pérdidas y ganancias por no adaptar manualmente los datos, algunas no hacen asociaciones de cuentas específicas de manera automática por lo que se producen descuadres de pocas cantidades pero que pueden llegar a volverte loco. Otro aspecto relevante en este punto es presentar las cuentas anuales, muchas empresas no lo hacen y no lo saben por el mal asesoramiento o falta de profesionalidad por parte de sus gestores. ¿Cuáles son las consecuencias ? El incumplimiento de esta obligación dará lugar a la imposición de una multa por importe de 1.200 a 60.000 €, ¡Ni más ni menos!

6# Fusión, sucesión o venta de tu empresa. España se ha convertido en un destino de inversión de moda y muchas Start Ups lo ven como una gran oportunidad. En 2014 fue el mejor año en lo que se refiere al mercado de fusiones y adquisiciones en nuestro país desde el inicio de la crisis. Así y conforme a los últimos datos, durante 2014 se llevaron a cabo operaciones valoradas en casi 100 millones de euros. Nuestra regulación establece que la sucesión de empresa no extingue por sí misma las relaciones laborales de modo que, el nuevo empleador, queda obligado a asumir la totalidad de la plantilla y con las mismas condiciones laborales. Ojo con esto, lee la letra pequeña, reúnete con asesores de calidad o incluso contrata otros servicios más profesionales para esta ocasión. No hacerlo puede meterte en una calle sin salida.

7# Cese y extinción de la sociedad. Si ya es una situación muy dura el tener que cerrar tu empresa, si encima tu gestor o gestoría no ayuda o se equivoca o años después te empiezan a llegar problemas añadidos, apaga y vámonos. Muchas empresas, incluso años después de cesar su negocio se han encontrado con sanciones y multas por la mala gestión en estos trámites, por la «desaparición de documentación» que te obligan a presentar y tener a mano al menos durante los 5 años posteriores al cese. Extinción de contratos de los trabajadores, trámites de baja, comunicaciones oficiales. Aunque el trabajo «sucio» lo hagan ellos, no dejes de exigir copia de todo, acceso a la documentación necesaria y pide todo lo que consideres oportuno, estás en todo tu derecho.

Estar mal asesorado no te exime de la responsabilidad. La asesoría fiscal es una actividad que no está regulada ni existe un colegio de asesores fiscales ni una carrera universitaria determinada, aunque muchos profesionales suelen ser economistas o abogados. Pero hay quienes se dedican a asesorar aún sin tener estudios universitarios, circunstancia que suplen con una dilatada experiencia. Por tanto, nuestro consejo es:

  1. Elige bien a tu asesor, contrasta la experiencia y asegúrate de que sea un profesional competente, pregunta a familiares o amigos para que te recomienden si está satisfechos con el servicio.
  2. Pide factura para poder reclamar si algo sale mal, sin factura no podrás hacer nada.

En definitiva, estas situaciones no tienen por qué pasarte, pero no está de más que por tu parte haya siempre un seguimiento. Es como cuando sales del supermercado o de un restaurante y revisas el ticket, resulta que se han equivocado y te han cobrado algo de más, y te preguntas ¿Y si no lo llego a mirar? ¿Me lo harán con frecuencia? Qué casualidad que cuando lo revisas encuentras un error, pues con estos temas fiscales, laborales y contables que aún son más serios y las cantidades pueden ser muy altas, errores los justos.

Escribir un comentario

Sobre el autor

Pedro González

Pedro González

¡Hola! Soy Pedro.Autor en Billin viviendo en Madrid, España. Me encanta escribir sobre todo lo relacionado con Negocio, Economía, y Empresa. Además, estoy interesado en emprendimiento y finanzas. Puedes leer todos mis artículos haciendo click sobre el botón de abajo, ¡espero que te gusten!