Criterio de devengo: El vocabulario del IVA de caja

Contabilidad y fiscalidad Impuestos y Finanzas
Devengo IVA
Pedro González
Escrito por Pedro González
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (No hay valaraciones)
Cargando…

El vocabulario relacionado con el IVA y la contabilidad en general para un autónomo o una PYME, en ocasiones nos ofrece algunos términos realmente complejos, sobre todo si hemos empezado hace poco en este entorno profesional.

Hoy os vamos a hablar de un término que se aplica casi constantemente, pero que no siempre está claro para los profesionales, el criterio de devengo.

¿Qué es el criterio de devengo?

En primer lugar, hay que explicar lo que son los criterios, aplicados a la facturación. Los criterios consisten en la fórmula que se establece a la hora de declarar y abonar los importes correspondientes de cada factura, es decir, gastos, ingresos e IVA.

El criterio de devengo dice que estos datos de facturación se deben declarar en el periodo fiscal en el que se producen. Es decir, que una vez prestado el trabajo, declaramos la factura, en el momento en el que se envía, independientemente de si se ha cobrado o no.

La normativa que respalda este criterio de devengo puede encontrarse en el artículo 19 del Impuesto Sobre Sociedades y en el artículo 14 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta.

¿Cuál es el gran inconveniente del criterio de devengo?

Como resulta obvio de la fórmula del criterio de devengo, el problema está cuando una factura no se ha cobrado. Tendremos que declarar un IVA aún no ingresado mientras el cliente se deduce un gasto que en realidad aún no ha realizado.

Inicialmente, en el año 2014, se propuso un criterio paralelo que es opcional si se cumplen las condiciones necesarias, el criterio de caja.

¿Qué es el criterio de caja?

El criterio de caja es casi lo opuesto al criterio de devengo. Según esta opción, podríamos declarar nuestras facturas exclusivamente cuando se pagan o cuando se abonan. Podría parecer bastante atractivo, si no fuera por ciertas consecuencias imprevistas o sus condiciones para escogerlo como criterio de declaración.

Requisitos para escoger el criterio de caja y no el criterio de devengo:

  • No superar 2 millones de euros en facturación anual
  • No superar 100.000 euros de cobro anual a un mismo cliente
  • Que no sea sobre operaciones intracomunitarias (entre países miembros de la Unión Europea)
  • Que no sea en operaciones de otro régimen especial de IVA como los módulos, especiales agrícolas, etc.

Condiciones del criterio de caja:

  • Las facturas pagadas se deben declarar antes de que pase 4 años
  • Una factura no pagada, debe declararse antes el 31 de diciembre del siguiente año de todas formas
  • Si te das de baja y te pasas al criterio de devengo, no puedes volver al criterio de caja hasta que pasen 3 años

Al final, entre limitaciones y supuestos el criterio de devengo IVA se queda establecido como la opción más escogida entre autónomos y pequeñas y medianas empresas que necesitan facturar, pues es un sistema más sencillo y menos arriesgado de facturación. Y así seguirá siendo, al menos hasta que otro criterio más acertado se presente como nueva opción.

Escribir un comentario

Sobre el autor

Pedro González

Pedro González

¡Hola! Soy Pedro.Autor en Billin viviendo en Madrid, España. Me encanta escribir sobre todo lo relacionado con Negocio, Economía, y Empresa. Además, estoy interesado en emprendimiento y finanzas. Puedes leer todos mis artículos haciendo click sobre el botón de abajo, ¡espero que te gusten!