glosario contable>Due dilligence

¿Qué es Due dilligence?

El Due Diligence traducido del inglés significa “diligencia debida”.

Consiste en una investigación o auditoría que se realiza antes de firmar un acuerdo comercial o realizar una inversión, con el fin de verificar que toda la información proporcionada es correcta y fiable.

En esencia, estamos hablando de un procedimiento de revisión minuciosa que nos permite minimizar riesgos y asegurarnos de que todas las partes involucradas tienen un entendimiento claro y transparente de lo que se está negociando.

La importancia de ejecutar un Due Diligence radica en su capacidad para revelar información vital que puede influir en el valor y la viabilidad de una transacción.

Este análisis puede abarcar aspectos legales, financieros, fiscales, laborales, tecnológicos, y de mercado, dependiendo del alcance de la operación.

Reducimos la incertidumbre y adquirimos una posición de conocimiento que nos permite negociar con mayor poder o, incluso, retractarnos si descubrimos irregularidades o riesgos ocultos que podrían perjudicar nuestro interés.

Aspectos clave del Due Diligence

Cuando llevamos a cabo un Due Diligence, nos centramos en varios aspectos fundamentales para lograr un entendimiento cabal del negocio o inversión a realizar:

  • Información financiera: Revisamos estados financieros, proyecciones, deudas y activos.
  • Compliance legal: Verificamos el cumplimiento de las leyes aplicables y posibles litigios en curso.
  • Aspectos fiscales: Analizamos la situación tributaria y posibles contingencias fiscales.
  • Contratos y operaciones: Examinamos contratos existentes y condiciones de operaciones claves.
  • Recursos humanos: Evaluamos la situación laboral, talento disponible y posibles responsabilidades.
  • Propiedad intelectual: Aseguramos que los derechos de propiedad intelectual están bien definidos y protegidos.
  • Análisis de mercado: Estudiamos la posición en el mercado y la competencia.

Tipos de Due Diligence

Existen diversos tipos de Due Diligence que se enfocan en aspectos específicos según las necesidades de la operación:

  • Due Diligence Financiero: Se centra en validar la información económica y financiera de la empresa.
  • Due Diligence Legal: Examina asuntos legales, estatus de litigios y cumplimiento normativo.
  • Due Diligence Fiscal: Revisa el tratamiento fiscal de la empresa y posibles riesgos tributarios.
  • Due Diligence Operativo: Evalúa la eficiencia y efectividad de las operaciones de la empresa.
  • Due Diligence Tecnológico: Comprueba la infraestructura tecnológica y la propiedad intelectual asociada a la tecnología.

Ejemplos prácticos de Due Diligence

Supongamos que estamos interesados en adquirir una empresa de software. Antes de finalizar la compra, llevamos a cabo un Due Diligence Tecnológico para asegurarnos de que los productos realmente poseen los derechos de propiedad intelectual que se alegan y que la tecnología no está obsoleta ni sujeta a litigios por patentes.

Imaginemos que consideramos una inversión en un fondo inmobiliario. Realizamos un Due Diligence financiero y fiscal para entender la solidez de sus finanzas, el cumplimiento de sus obligaciones tributarias y la sostenibilidad de sus rendimientos proyectados.

¿Eres autónomo o pyme?

Crea presupuestos, facturas y tickets sin coste para tu negocio.

Consigue Billin gratis gracias al Kit digital Acelera pyme del Gobierno.

Nosotros te ayudamos gratis con todos los trámites.

Introduce una dirección de correo correcta Introduce una dirección de correo correcta
Introduce una contraseña No se han cumplido los requisitos de contraseña
8 o más caracteres
Al menos 1 minúscula
Al menos 1 número

*Solución 100% subvencionada para autónomos y empresas de 0 a 49 empleados gracias al Kit Digital.

Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, España Digital 2025, y Plan de Digitalización de Pymes 2021-2025 de los fondos Next Generation de la UE.

La dirección de correo introducida ya está presente en nuestra base de datos Error de servidor, pruebe más tarde por favor