glosario contable>Infraponderar

¿Qué es infraponderar?

Infraponderar es la acción de asignar una ponderación o peso relativo inferior al promedio o a un criterio de referencia dentro de una cartera de inversiones.

Esta decisión se toma cuando se considera que un activo en particular tendrá un desempeño por debajo del mercado o del sector al cual pertenece.

Contexto de uso

Infraponderar es una táctica común entre gestores de fondos y de carteras de inversión que buscan optimizar el rendimiento ajustando los pesos de los activos en función de sus perspectivas y análisis de riesgo.

El contexto en el que más comúnmente se usa el término es en la gestión de carteras de inversión, aunque también puede tener aplicación en otros ámbitos empresariales y contables donde se evalúen proporciones relativas de elementos, como recursos o activos.

La infraponderación es una estrategia que busca minimizar el impacto negativo que se espera de determinadas inversiones en el rendimiento general.

A continuación, desglosamos este concepto para facilitar su comprensión:

¿Eres autónomo o pyme?

Crea facturas y presupuestos fácil, sin errores y sin coste.
Consigue Billin gratis gracias al Kit digital.
Nosotros te ayudamos con los trámites.

Introduce una dirección de correo correcta Introduce una dirección de correo correcta
Introduce una contraseña No se han cumplido los requisitos de contraseña
8 o más caracteres
Al menos 1 minúscula
Al menos 1 número

*Billin es una solución 100% subvencionada para autónomos y empresas de 0 a 49 empleados con el Kit Digital.

Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, España Digital 2025, y Plan de Digitalización de Pymes 2021-2025 de los fondos Next Generation de la UE.

La dirección de correo introducida ya está presente en nuestra base de datos Error de servidor, pruebe más tarde por favor

Ejemplos prácticos de infraponderar

Ejemplo en gestión de inversiones: Supongamos que gestionamos una cartera de acciones y, tras un análisis de mercado, concluimos que el sector de la energía va a experimentar un retroceso debido a cambios regulatorios adversos. Si una acción del sector energético representase un 10% del índice de referencia, pero decidimos asignarle solo un 5% de nuestra cartera, estaríamos infraponderando dicha acción.

Ejemplo en la asignación de recursos empresariales: En una empresa de tecnología, identificamos que uno de los productos que ofrecemos ya no goza de la misma demanda en el mercado debido a la aparición de opciones más innovadoras de la competencia. Si antes invertíamos un 25% de nuestro presupuesto de marketing en promocionar este producto, pero decidimos reducirlo al 10% para concentrarnos en productos más prometedores, estaríamos aplicando el concepto de infraponderación a la asignación de nuestros recursos.