glosario contable>Inflación

¿Qué es inflación?

La inflación es un fenómeno económico caracterizado por el incremento generalizado y sostenido de los precios de bienes y servicios en un país durante un período de tiempo.

Cuando hablamos de inflación, nos referimos a la pérdida del poder adquisitivo de la moneda: lo que ayer podíamos comprar con cierta cantidad de dinero, hoy solo podemos adquirir una cantidad menor de esos mismos bienes o servicios con el mismo importe.

Causas de la inflación

Las causas de la inflación son múltiples y pueden variar en función del contexto económico y social.

No obstante, algunas de las más comunes incluyen la inflación de demanda, donde el gasto de consumidores y empresas supera la capacidad productiva de la economía, provocando un aumento en los precios; la inflación de costes, que se produce cuando el incremento de los costes de producción (como los salarios o materias primas) se trasladan al precio final de los productos y servicios; y la inflación monetaria, que ocurre cuando hay un exceso de oferta monetaria en la economía.

A continuación, examinamos cada una con más detalle.

¿Eres autónomo o pyme?

Crea facturas y presupuestos fácil, sin errores y sin coste.
Consigue Billin gratis gracias al Kit digital.
Nosotros te ayudamos con los trámites.

Introduce una dirección de correo correcta Introduce una dirección de correo correcta
Introduce una contraseña No se han cumplido los requisitos de contraseña
8 o más caracteres
Al menos 1 minúscula
Al menos 1 número

*Billin es una solución 100% subvencionada para autónomos y empresas de 0 a 49 empleados con el Kit Digital.

Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, España Digital 2025, y Plan de Digitalización de Pymes 2021-2025 de los fondos Next Generation de la UE.

La dirección de correo introducida ya está presente en nuestra base de datos Error de servidor, pruebe más tarde por favor

Inflación de demanda

La inflación de demanda sucede cuando la demanda agregada de bienes y servicios en una economía supera la capacidad productiva de la misma, lo que ocasiona un aumento en los precios.

Esto puede ocurrir por diversos motivos, como un aumento del gasto público, un incremento en la inversión privada o un alza en el consumo debido a la mayor confianza de los consumidores.

Inflación de costes

Por otro lado, la inflación de costes se da cuando el incremento en los costes de producción (mano de obra, materias primas, etc.) se refleja en el precio de los bienes y servicios.

Esta situación puede derivarse de subidas en los salarios sin correspondencia con un aumento en la productividad o por el encarecimiento de insumos debido a factores como la escasez de recursos o monopolios en sectores clave.

Inflación monetaria

La inflación monetaria ocurre cuando el dinero en circulación en la economía aumenta rápidamente y supera el crecimiento de la producción de bienes y servicios.

Este exceso de liquidez tiende a generar presiones sobre los precios, ya que hay más dinero disponible para comprar los mismos bienes y servicios.

Medición de la inflación

Para medir la inflación se utilizan índices que reflejan la variación de precios en el tiempo. El Índice de Precios al Consumidor (IPC) es el más conocido y utilizado.

Este índice mide el cambio porcentual en el precio de un conjunto de bienes y servicios que representan el consumo habitual de las familias. El IPC es, por tanto, un indicador esencial para comprender cómo evoluciona la capacidad de compra de la moneda y la economía en su conjunto.

Efectos de la inflación

La inflación tiene diversos efectos en la economía. Puede erosionar el poder adquisitivo de la población, afectar las decisiones de inversión y ahorro, y provocar incertidumbre en los agentes económicos.

Asimismo, puede tener un impacto en el endeudamiento, donde aquellos con deudas a interés fijo se benefician a expensas de los acreedores, debido a que el valor real de la deuda disminuye con el tiempo si la inflación es alta. Por otro lado, la inflación también puede influir en la competitividad de un país, afectando sus exportaciones si los precios de sus bienes y servicios aumentan más rápido que en otros países.

Ejemplos prácticos de inflación

Ejemplo 1: El pan de cada día
Supongamos que al inicio del año, una barra de pan cuesta 1 euro. Sin embargo, debido a una serie de factores como el aumento en el precio del trigo y el coste de producción, al final del año el precio de la misma barra de pan ha aumentado a 1,20 euros. Esto significa que, aunque la cantidad física de pan que se compra es la misma, ahora es necesario gastar más dinero para adquirirla, lo que demuestra cómo la inflación reduce el poder adquisitivo.

Ejemplo 2: Ahorros en el banco
Imaginemos que hemos ahorrado 1,000 euros en una cuenta bancaria que nos ofrece un 1% de interés anual. Si la inflación es del 2% durante ese año, nuestro poder adquisitivo se habrá reducido porque el costo de los bienes y servicios habrá aumentado más rápido que nuestro dinero en el banco. Aunque técnicamente tengamos 1,010 euros al final del año, en términos de capacidad adquisitiva habremos perdido valor. Es como si tuviéramos menos dinero en relación con el año anterior debido a la inflación.