glosario contable>Inmovilizado

¿Qué es inmovilizado?

El inmovilizado hace referencia a todos esos bienes y derechos de naturaleza permanente destinados a ser utilizados en la producción o suministro de otros bienes y servicios, para arrendamiento o para fines administrativos.

Es clave en la contabilidad empresarial, ya que hablamos de activos que no se consumen en el corto plazo y que, por tanto, no se convierten rápidamente en liquidez.

Tipos de inmovilizado

Los inmovilizados se clasifican en diferentes categorías según su naturaleza y uso dentro de la empresa.

En general, podemos diferenciar entre:

  • Inmovilizado material: Comprende todos los activos tangibles como edificios, maquinaria, vehículos o mobiliario.
  • Inmovilizado intangible: Incluye activos no físicos como patentes, marcas, derechos de autor o software.
  • Inversiones inmobiliarias: Propiedades que la empresa posee para obtener rentas y/o para su valorización a largo plazo y no para su uso en la producción o suministro de bienes y servicios.
  • Inmovilizado financiero: Se refiere a inversiones a largo plazo en derechos sobre otras empresas, como las acciones o participaciones que no sean de carácter temporal.
¿Eres autónomo o pyme?

Crea facturas y presupuestos fácil, sin errores y sin coste.
Consigue Billin gratis gracias al Kit digital.
Nosotros te ayudamos con los trámites.

Introduce una dirección de correo correcta Introduce una dirección de correo correcta
Introduce una contraseña No se han cumplido los requisitos de contraseña
8 o más caracteres
Al menos 1 minúscula
Al menos 1 número

*Billin es una solución 100% subvencionada para autónomos y empresas de 0 a 49 empleados con el Kit Digital.

Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, España Digital 2025, y Plan de Digitalización de Pymes 2021-2025 de los fondos Next Generation de la UE.

La dirección de correo introducida ya está presente en nuestra base de datos Error de servidor, pruebe más tarde por favor

Contabilización del inmovilizado

En la contabilidad, los inmovilizados se registran en el balance de situación de la empresa en el activo no corriente.

Su valoración inicial es a su coste de adquisición o producción y, con el tiempo, se les aplica la amortización para reflejar la pérdida de valor debido al uso, deterioro o el transcurso del tiempo.

Amortización del inmovilizado

La amortización es el método contable que nos permite distribuir de forma sistemática el coste de un inmovilizado a lo largo de su vida útil.

De esta manera, cada periodo contable reflejaremos en la cuenta de resultados una parte proporcional del coste del bien como gasto, ajustando así su valor en el balance y reconociendo el desgaste o la obsolescencia del activo.

Valor residual y vida útil

Para calcular la amortización de un inmovilizado, debemos estimar su vida útil, es decir, el período durante el cual se espera que el activo sea utilizado por la empresa. Además, consideramos el valor residual, que es el importe estimado que la empresa podría obtener por la venta del inmovilizado al final de su vida útil, tras deducir los costes estimados de venta.

Ejemplo práctico de inmovilizado material

Imagina que nuestra empresa ha comprado una máquina por un valor de 100.000 euros con una vida útil estimada de 10 años y un valor residual de 10.000 euros. Cada año deberíamos amortizar 9.000 euros (100.000 – 10.000 / 10 años), que se reconocerían como gasto en la cuenta de resultados y disminuirían el valor del activo en el balance de situación.

Ejemplo práctico de inmovilizado intangible

Pensemos ahora en una empresa que ha desarrollado un software. El costo de desarrollo es de 50.000 euros y se estima una vida útil de 5 años sin valor residual. En este caso, amortizaremos 10.000 euros anualmente, lo que se reflejará en la cuenta de resultados y reducirá el valor del inmovilizado intangible en el balance.