Billin: programa de facturas con valoración de 4,7 sobre 5 en Google. Accede con el cupón GLOSARIO y disfruta de 2 meses gratis
glosario contable>Provisión

¿Qué es Provisión?

Una Provisión podemos definirla desde dos perspectivas distintas, en la primera, diremos que se refiere a las pérdidas de algunos activos que mediante la dotación generan pérdidas del ejercicio, y en segundo lugar, sería la cantidad de dinero que adelantamos para unos futuros gastos inevitables.

Veamos su definición formal, la importancia de dotarla y algunos ejemplos de cómo dotar la Provisión.

¿Qué es una Provisión?

La Provisión, dentro del marco económico, podemos definirla como un apunte contable que realizamos en el pasivo de una empresa, como reconocimiento de un riesgo por no saber con certeza si podremos pagar la deuda.

Por tanto, una Provisión es un conjunto de recursos que la empresa guarda, con el fin de hacer frente a la obligación cuando llegue su vencimiento.

¿Por qué es importante dotar una Provisión?

Una empresa dota una Provisión cuando se dan las siguientes circunstancias:

  • Cuando ha contraído una deuda con anterioridad
  • Porque la empresa tenga que hacerse cargo de esa obligación con recursos propios
  • Cuando conocemos fácilmente el importe de esa Provisión

La finalidad que tiene dotar una Provisión se realiza para asegurarse de que contamos con esos recursos para hacer frente a ella cuando llegue su vencimiento.

Podría darse el caso que una empresa gaste los recursos propios con el desarrollo de su actividad, y, llegado el momento de saldarla, no tengamos economía para poder pagarla.

El hecho de ir dotando Provisiones hará que la empresa aumente el gasto, y, con ello, disminuya el beneficio, de manera que se asegura tener recursos para cumplir con esa obligación.

Quizás te interese nuestro artículo sobre cómo deducir un gasto sin tener factura.

Ejemplos de dotación de Provisiones

Supongamos que hemos vendido una mercancía a un cliente de forma no efectiva, y hemos hecho una Provisión del 5% sobre la venta, si a la hora de cobrar la empresa presenta un riesgo inferior a ese 5%, entonces tendríamos las cuentas protegidas, y, habrá que añadir unos ingresos extras a nuestro beneficio por ese porcentaje.

Otro ejemplo sería que dotemos una Provisión por futuros gastos en reparaciones por un importe de 1.000 euros en el año 2018, llegado el año 2019 sólo hemos consumido 500 euros de esa Provisión, lo que da lugar a que sobren 500 euros, los cuales, habrá que contabilizarlos como ingresos.

Desde Billin, el programa de facturación de empresas y autónomos online, te ofrecemos más información sobre términos contables y financieros.

Pedro González

Autor en Billin. Pedro Gonzalez es el content manager que se asegura de que todo el contenido de Billin sea veraz, auténtico y de utilidad para ti.