glosario contable>Impuestos directos e indirectos

¿Qué es impuestos directos e indirectos?

Impuestos directos

Los impuestos directos son tributos que gravan directamente la capacidad económica de una persona o empresa, es decir, se aplican sobre la riqueza ya generada.

Se establecen en función de la renta o el patrimonio del contribuyente, por lo que tienen un carácter personal y se ajustan según la capacidad económica de cada quien.

Ejemplos de impuestos directos son:

  • El Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF): que se aplica sobre las ganancias obtenidas por una persona a lo largo de un año.
  • El Impuesto de Sociedades: que grava las ganancias de las empresas.
¿Eres autónomo o pyme?

Crea facturas y presupuestos fácil, sin errores y sin coste.
Consigue Billin gratis gracias al Kit digital.
Nosotros te ayudamos con los trámites.

Introduce una dirección de correo correcta Introduce una dirección de correo correcta
Introduce una contraseña No se han cumplido los requisitos de contraseña
8 o más caracteres
Al menos 1 minúscula
Al menos 1 número

*Billin es una solución 100% subvencionada para autónomos y empresas de 0 a 49 empleados con el Kit Digital.

Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, España Digital 2025, y Plan de Digitalización de Pymes 2021-2025 de los fondos Next Generation de la UE.

La dirección de correo introducida ya está presente en nuestra base de datos Error de servidor, pruebe más tarde por favor

Impuestos indirectos

Por otro lado, los impuestos indirectos son aquellos que se aplican sobre el consumo. No tienen en cuenta la situación personal del comprador o usuario, sino la realización de un acto de consumo o uso de un servicio.

Este tipo de impuestos se incluyen en el precio de los bienes o servicios, y el consumidor los paga en el momento de la compra.

Ejemplos de impuestos indirectos son:

  • El Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA): que se aplica sobre casi todos los productos y servicios.
  • Impuestos especiales sobre hidrocarburos, tabaco o alcohol.

Ejemplos prácticos de impuestos directos

Imaginemos que Juan tiene un salario anual de 30.000 euros. El sistema fiscal aplicará un porcentaje de este monto como IRPF, que podría variar según su situación personal y familiar. Esto es un reflejo de un impuesto directo, pues recae directamente sobre los ingresos de Juan.

De igual forma, si una empresa obtiene beneficios anuales tras deducir gastos y depreciaciones, debe pagar un porcentaje de esa ganancia en concepto de Impuesto de Sociedades. Esta carga fiscal se establece, otra vez, en función de la renta generada, que en este caso sería el beneficio empresarial.

Ejemplos prácticos de impuestos indirectos

Si Laura compra un ordenador por un valor de 1.000 euros y el IVA aplicable es del 21%, realmente está pagando 1.210 euros. El sobreprecio de 210 euros representa el impuesto indirecto que Laura abona al realizar su compra, y que el vendedor luego ingresará a la Hacienda Pública.

Asimismo, cuando un transportista llena el depósito de su camión con diésel, paga un impuesto especial incluido en el precio por litro. Ese coste extra va directo a las arcas del Estado, siendo un ejemplo claro de impuesto indirecto por el consumo de un producto específico.