glosario contable>Despido disciplinario

¿Qué es Despido disciplinario?

El despido disciplinario es la decisión unilateral por parte del empleador de finalizar la relación laboral con un empleado, debido a un incumplimiento grave y culpable de sus obligaciones contractuales.

Dicho despido está regulado por el Estatuto de los Trabajadores y otras normativas aplicables, que establecen las causas justas y el procedimiento a seguir para que este sea considerado como procedente.

Causas del despido disciplinario

Para hablar de despido disciplinario, se debe identificar una causa que justifique esta decisión extrema por parte del empleador. Las causas pueden ser muy variadas, pero siempre giran en torno a faltas graves cometidas por el trabajador.

Algunas de las faltas que pueden llevar a un despido disciplinario incluyen:

  • Incurrimiento en mentiras o falsedades.
  • Indisciplina o desobediencia en el trabajo.
  • Ofensas verbales o físicas al empresario o a las personas que trabajan en la empresa o a los familiares que convivan con ellos.
  • Transgresión de la buena fe contractual y abuso de confianza en el desempeño del trabajo.
  • Disminución continuada y voluntaria en el rendimiento de trabajo normal o pactado.
  • Toxicomanías o embriaguez habitual o que repercutan negativamente en el trabajo.
  • Acoso por razón de raza, sexo, orientación sexual, religión, discapacidad o cualquier otra condición personal o social, tanto al empresario como a otras personas que trabajan en la empresa.

Es importante recalcar que estas faltas deben ser probadas de forma fehaciente por el empresario, ya que la carga de la prueba recae sobre quien alega la existencia de la falta que motivó el despido.

Procedimiento del despido disciplinario

Para llevar a cabo un despido disciplinario, se debe seguir un procedimiento legal que garantice los derechos del trabajador:

  1. Notificación por escrito al trabajador, donde se especifique claramente la causa del despido y la fecha en la que surtirá efecto.
  2. Respeto al preaviso establecido por la normativa aplicable o por el convenio colectivo, salvo en casos en que la gravedad de la falta haga insostenible la permanencia del trabajador en el puesto de trabajo.
  3. Puesta a disposición simultánea o con postprioridad, según los casos, de la indemnización correspondiente, si esta procede.
  4. Concesión al trabajador de un permiso retribuido de seis horas semanales para la búsqueda de nuevo empleo, durante el periodo de preaviso.
  5. Comunicación de la decisión a los representantes de los trabajadores, en caso de que existan en la empresa.

El incumplimiento de alguno de estos pasos puede convertir el despido en improcedente o nulo, con las consiguientes repercusiones económicas y legales para la empresa.

Derechos del trabajador ante un despido disciplinario

Ante un despido disciplinario, el trabajador tiene una serie de derechos que puede y debe ejercitar para defender su posición:

  • Derecho a recibir la notificación escrita con las causas concretas del despido.
  • Derecho a la defensa, pudiendo alegar y presentar las pruebas que estime pertinentes contra las causas alegadas.
  • Derecho a impugnar el despido ante la jurisdicción social, solicitando la calificación del mismo como improcedente o nulo, y en consecuencia, solicitando la indemnización o reincorporación que corresponda.
  • Derecho a recibir la indemnización que corresponda si el despido es declarado improcedente, o los salarios de tramitación si el despido es declarado nulo.

Es importante que el trabajador ejerza estos derechos dentro de los plazos establecidos legalmente para no perderlos.

Ejemplos prácticos para entender un despido disciplinario

Si un empleado incurre repetidamente en llegadas tarde injustificadas a su puesto de trabajo, realizando además comentarios ofensivos hacia sus compañeros, el empresario podría iniciar un procedimiento de despido, alegando indisciplina y ofensas verbales en la carta de despido.

Un caso de despido disciplinario podría darse si un trabajador, de manera demostrable y reiterada, no alcanza los mínimos de productividad pactados, a pesar de los recursos y formación proporcionados por la empresa, y no hay causa justificada para tal rendimiento. La empresa deberá seguir el protocolo establecido para documentar y comunicar este despido.

¿Eres autónomo o pyme?

Crea presupuestos, facturas y tickets sin coste para tu negocio.

Consigue Billin gratis gracias al Kit digital Acelera pyme del Gobierno.

Nosotros te ayudamos gratis con todos los trámites.

Introduce una dirección de correo correcta Introduce una dirección de correo correcta
Introduce una contraseña No se han cumplido los requisitos de contraseña
8 o más caracteres
Al menos 1 minúscula
Al menos 1 número

*Solución 100% subvencionada para autónomos y empresas de 0 a 49 empleados gracias al Kit Digital.

Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, España Digital 2025, y Plan de Digitalización de Pymes 2021-2025 de los fondos Next Generation de la UE.

La dirección de correo introducida ya está presente en nuestra base de datos Error de servidor, pruebe más tarde por favor