¿Qué es litigio?

Un litigio es un proceso judicial en el que se enfrentan dos o más partes ante un conflicto de intereses o una disputa de derechos.

Dicha contienda se presenta ante un órgano jurisdiccional competente con el objetivo de que, a través de los procesos y procedimientos legales establecidos, se emita una resolución que ponga fin al desacuerdo. Es ampliamente reconocido en áreas como el derecho civil, mercantil, laboral y fiscal, entre otros.

Los litigios pueden ser iniciados por personas físicas o jurídicas, tales como empresas o entidades gubernamentales.

Fases de un Litigio

Todo litigio se estructura en varias fases que determinan su desarrollo y resolución.

Estos pasos son esenciales para garantizar el orden, la equidad y el derecho de defensa de las partes involucradas.

  • Pre-litigio: Es la etapa previa al juicio en la que se intentan resolver las disputas por medios alternativos como la negociación o la mediación.
  • Inicio del procedimiento: Se presenta una demanda o querella ante el órgano jurisdiccional competente.
  • Admisión de la demanda: El tribunal acepta la demanda y procede a notificar a la parte demandada.
  • Contestación a la demanda: La parte demandada responde a las alegaciones y presenta su propia versión de los hechos y sus defensas.
  • Presentación de pruebas: Ambas partes presentan las pruebas que consideran pertinentes para acreditar sus alegaciones.
  • Celebración del juicio: Se lleva a cabo la vista o audiencia donde se practica la prueba y se presentan los argumentos ante el juez o tribunal.
  • Fallo: Una vez estudiado el caso, el juez o tribunal emite una sentencia que resuelve el litigio.
  • Recursos: Tras el fallo, las partes tienen la posibilidad de presentar recursos si consideran que la sentencia no se ajusta a derecho.
  • Ejecución de la sentencia: Una vez que la sentencia es definitiva y firme, se procede a su cumplimiento.
¿Eres autónomo o pyme?

Crea facturas y presupuestos fácil, sin errores y sin coste.
Consigue Billin gratis gracias al Kit digital.
Nosotros te ayudamos con los trámites.

Introduce una dirección de correo correcta Introduce una dirección de correo correcta
Introduce una contraseña No se han cumplido los requisitos de contraseña
8 o más caracteres
Al menos 1 minúscula
Al menos 1 número

*Billin es una solución 100% subvencionada para autónomos y empresas de 0 a 49 empleados con el Kit Digital.

Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, España Digital 2025, y Plan de Digitalización de Pymes 2021-2025 de los fondos Next Generation de la UE.

La dirección de correo introducida ya está presente en nuestra base de datos Error de servidor, pruebe más tarde por favor

Tipos de litigios

Existen distintos tipos de litigios de acuerdo al área del derecho en que se enmarcan.

Algunos de los más comunes son:

  • Litigio civil: Se refiere a los conflictos entre particulares en asuntos de derechos y obligaciones civiles.
  • Litigio mercantil: Incluye disputas entre empresas o entre personas y empresas en el contexto de las actividades comerciales.
  • Litigio laboral: Surge de los conflictos en relaciones de trabajo entre empleadores y empleados.
  • Litigio fiscal: Ocurre cuando hay desacuerdos entre contribuyentes y la administración tributaria respecto a la aplicación de las normas fiscales.
  • Litigio administrativo: Se da entre particulares y la administración pública y está relacionado con la legalidad de los actos administrativos.

Ejemplos prácticos de litigios

Ejemplo 1: Litigio mercantil

Imaginemos que una empresa de tecnología acusa a otra de haber infringido sus patentes. La empresa agraviada lleva el caso ante los tribunales reclamando una compensación económica por los daños y perjuicios causados por la otra empresa. Se inicia así un litigio mercantil que se resolverá aplicando la normativa de propiedad intelectual.

Ejemplo 2: Litigio laboral

Un trabajador considera que ha sido despedido de forma improcedente y decide demandar a su empleador buscando su readmisión en el puesto de trabajo o una indemnización acorde. El caso se presentará ante un juzgado de lo social, dando inicio a un litigio laboral en el que se deberá examinar si el despido se ajustó o no a la legalidad.