¿Qué es lending?

El lending es el término anglosajón que se utiliza comúnmente para describir el acto de prestar dinero.

Es una actividad financiera en la que una parte, sea esta una entidad financiera, una empresa o un particular, ofrece un crédito o préstamo a otra parte que necesita recursos económicos.

Nos encontramos, pues, ante un proceso financiero que se fundamenta en la confianza entre el prestamista, quien otorga el préstamo, y el prestatario, quien recibe el dinero y se compromete a devolverlo en un plazo acordado, junto con los intereses o cargos correspondientes.

Tipos de operaciones de lending

Existen diferentes tipos de operaciones de lending, las cuales se adaptan a las necesidades específicas de quienes las solicitan y de quienes las proporcionan.

Algunas de estas son:

  • Préstamos personales: ofrecidos por entidades financieras a individuos para financiar necesidades personales como la adquisición de un vehículo o la reforma de una vivienda.
  • Préstamos hipotecarios: destinados a financiar la compra de un inmueble, donde dicho inmueble suele actuar como garantía del préstamo.
  • Créditos comerciales: proporcionan financiamiento a empresas para cubrir sus necesidades operativas, como la compra de inventario o el pago a proveedores.
  • Líneas de crédito: permiten a los prestatarios acceder a una cantidad de dinero hasta un límite establecido, y solo pagan intereses por el monto utilizado.
  • Financiación colectiva o crowdlending: donde un conjunto de inversores aporta pequeñas cantidades de dinero para financiar un proyecto o empresa, a cambio de intereses o participaciones en la misma.
¿Eres autónomo o pyme?

Crea facturas y presupuestos fácil, sin errores y sin coste.
Consigue Billin gratis gracias al Kit digital.
Nosotros te ayudamos con los trámites.

Introduce una dirección de correo correcta Introduce una dirección de correo correcta
Introduce una contraseña No se han cumplido los requisitos de contraseña
8 o más caracteres
Al menos 1 minúscula
Al menos 1 número

*Billin es una solución 100% subvencionada para autónomos y empresas de 0 a 49 empleados con el Kit Digital.

Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, España Digital 2025, y Plan de Digitalización de Pymes 2021-2025 de los fondos Next Generation de la UE.

La dirección de correo introducida ya está presente en nuestra base de datos Error de servidor, pruebe más tarde por favor

Importancia del lending en la economía

El lending juega un papel crucial en la economía moderna ya que facilita el acceso a recursos financieros que de otra manera no estarían disponibles.

Esto permite a las personas llevar a cabo proyectos personales y a las empresas invertir y expandirse, lo cual, en última instancia, contribuye al crecimiento económico y a la creación de empleo.

Asimismo, el lending fomenta la circulación de dinero y el consumo al posibilitar que los proyectos y las adquisiciones se realicen de manera inmediata, pese a que los fondos no estén disponibles de forma inmediata para el prestatario.

Riesgos asociados al lending

Como en toda actividad financiera, el lending implica ciertos riesgos que deben considerarse.

El riesgo de crédito es uno de los principales y se refiere a la posibilidad de que el prestatario no cumpla con las obligaciones de pago acordadas.

Para mitigar este riesgo, los prestamistas realizan evaluaciones de solvencia y en ocasiones exigen garantías o avales. Los riesgos de tipos de interés y de mercado también son relevantes, ya que pueden influir en los costes de financiación y en la rentabilidad de los préstamos respectivamente.

Regulación del lending

El lending está sujeto a un conjunto de regulaciones que buscan proteger tanto a consumidores como a prestamistas, así como preservar la estabilidad del sistema financiero en su conjunto.

Estas normativas establecen los requisitos para la concesión de créditos, las prácticas de riesgo crediticio y las reglas para la transparencia en la información que se debe proporcionar a los prestatarios.

Ejemplos prácticos de lending

Ejemplo 1: Supongamos que una familia desea comprar una casa valorada en 250.000 euros, pero carecen del dinero necesario para hacer frente al pago total. Acuden a una entidad bancaria y solicitan un préstamo hipotecario. Tras evaluar su solvencia y capacidad de pago, el banco les concede un préstamo por el 80% del valor de la vivienda, es decir, 200.000 euros, a un interés fijo durante 30 años. La familia consigue así adquirir la vivienda a cambio de asumir la obligación de pagar las cuotas mensuales establecidas, más los intereses acordados.

Ejemplo 2: Imaginemos ahora que una pequeña empresa necesita liquidez para abastecer un nuevo contrato de suministro que ha conseguido y que representa una gran oportunidad de crecimiento. La empresa opta por solicitar una línea de crédito a su banco de 50.000 euros para financiar la compra del inventario necesario. El banco, tras revisar la salud financiera de la empresa y el potencial del contrato, le concede la línea de crédito por un año, con la posibilidad de ser renovada. La empresa utiliza el dinero para realizar las compras y mantiene el compromiso de pagar los intereses sobre la cantidad de dinero que utilice de la línea de crédito.