¿Qué es ley irpf?

La ley que regula el impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF) es un tributo de vital importancia en nuestra legislación fiscal.

Su propósito es gravar la renta de los individuos, es decir, todos los rendimientos, ganancias y pérdidas patrimoniales y las imputaciones de renta que no se incluyen en otros impuestos, como el IVA o el Impuesto de Sociedades.

Naturaleza y objeto del IRPF

El IRPF afecta a las personas físicas, es decir, a los individuos en su capacidad como contribuyentes.

Las rentas que se obtienen pueden ser de diversas índoles: trabajo, capital, actividades económicas, ganancias patrimoniales y rentas imputadas.

Su gestión la realizamos de forma individual, considerando las circunstancias personales y familiares del contribuyente, lo que permite aplicar el principio de progresividad y equidad en la tributación.

¿Eres autónomo o pyme?

Crea facturas y presupuestos fácil, sin errores y sin coste.
Consigue Billin gratis gracias al Kit digital.
Nosotros te ayudamos con los trámites.

Introduce una dirección de correo correcta Introduce una dirección de correo correcta
Introduce una contraseña No se han cumplido los requisitos de contraseña
8 o más caracteres
Al menos 1 minúscula
Al menos 1 número

*Billin es una solución 100% subvencionada para autónomos y empresas de 0 a 49 empleados con el Kit Digital.

Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, España Digital 2025, y Plan de Digitalización de Pymes 2021-2025 de los fondos Next Generation de la UE.

La dirección de correo introducida ya está presente en nuestra base de datos Error de servidor, pruebe más tarde por favor

Componentes de la renta en el IRPF

Para entender cómo se calcula el IRPF, desglosamos los siguientes componentes de la renta:

  • Rendimientos del trabajo: Los salarios y sueldos, las pensiones y otras retribuciones similares constituyen este tipo de renta.
  • Rendimientos del capital: Aquí se consideran los rendimientos producidos por la propiedad del capital, ya sea mobiliario, como dividendos de acciones, o inmobiliario, como rendimientos por alquileres.
  • Rendimientos de actividades económicas: Los ingresos que proceden de actividades comerciales, profesionales o artísticas, menos los gastos deducibles, forman parte de esta categoría.
  • Ganancias y pérdidas patrimoniales: Surgen de la diferencia entre los valores de transmisión y adquisición de bienes y derechos.
  • Rentas imputadas: Son rentas que, sin ser rendimientos del trabajo, del capital o de actividades económicas, se suponen obtenidas y se atribuyen por la ley, como puede ser el disfrute de ciertos bienes inmuebles.

Cálculo del IRPF

Para realizar el cálculo de la cuota íntegra del IRPF, se siguen estos pasos:

  1. Determinamos la base imponible sumando los distintos componentes de renta y restando las reducciones que la ley establece.
  2. Aplicamos el mínimo personal y familiar que corresponde a la situación del contribuyente para calcular la base liquidable.
  3. Esta base liquidable se somete a una escala de gravamen que establece tipos de imposición progresivos, dependiendo del nivel de renta obtenido.
  4. A la cuota íntegra le restamos las deducciones y bonificaciones aplicables para obtener la cuota líquida.
  5. Finalmente, a la cuota líquida le aplicamos las retenciones practicadas y los pagos a cuenta para saber si resulta a ingresar o a devolver.

Pagos a cuenta y declaración anual

Los pagos a cuenta son anticipos que se realizan a lo largo del año fiscal a través de retenciones en nóminas y pagos fraccionados.

Cuando llegamos al momento de la declaración anual, que se realiza entre abril y junio del año siguiente al que se declara, cada contribuyente ajustamos la cuenta, presentando todos los datos económicos del período impositivo.

Este acto concluye con una declaración que puede resultar a devolver si se ha retenido más de lo debido, o a ingresar si los pagos a cuenta han sido insuficientes.

Ejemplos prácticos de la Ley de IRPF

Ejemplo 1:
Juan tiene un salario anual de 30.000 euros y ha pagado 5.000 euros en concepto de retenciones durante todo el año. Además es padre soltero con un hijo a su cargo, lo que le concede un mínimo personal y familiar. Tras realizar la declaración, la cuota líquida del impuesto se calcula en 4.000 euros. Dado que sus retenciones han sido superiores a la cuota, Juan recibirá una devolución de los 1.000 euros de diferencia.

Ejemplo 2:
María obtiene 20.000 euros anuales en concepto de rendimientos del trabajo y ha tenido retenciones por valor de 2.500 euros. Además, ha vendido unas acciones y obtenido una ganancia patrimonial de 2.000 euros. Su cuota líquida del impuesto, teniendo en cuenta los mínimos y deducciones personales, asciende a 3.000 euros. Al haber anticipado solo 2.500 euros, María tendrá que ingresar la diferencia, que es de 500 euros.