¿Qué es gravado?

El gravado se refiere al acto de someter alguna cantidad económica a imposición fiscal, es decir, al cálculo de impuestos que debe soportar un determinado bien, servicio o actividad.

Cuando mencionamos que un producto, servicio, ingreso o cualquier otro elemento de naturaleza económica está gravado, nos referimos a que está sujeto a un impuesto determinado por la legislación vigente.

Por lo tanto, la operación de venta, la prestación de servicio o el mero hecho del flujo económico implicará una contribución fiscal que debe rendirse ante la autoridad competente, como el Estado o cualquier otra entidad gubernamental con potestad recaudadora.

Tipos de gravámenes

Hablamos de distintos tipos de gravámenes que afectan variadas esferas del mundo financiero y comercial.

Por ejemplo, existen impuestos directos, los cuales se aplican directamente sobre la renta o el patrimonio de las personas o empresas, como el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) o el Impuesto de Sociedades.

También están los impuestos indirectos, que gravan el consumo, tal como el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) o los aranceles aduaneros.

La base imponible y el gravamen

La base imponible es la cantidad sobre la cual se aplicará el gravamen. Es el monto que sirve de referencia para determinar la cuota tributaria a pagar.

En otras palabras, es lo que mide la capacidad económica que se gravará. Es importante entender que la base imponible y la tarifa del gravamen serán fundamentales para calcular el importe total del tributo.

Exenciones y no sujeciones al gravamen

No todas las transacciones económicas o ingresos están gravados. Existen exenciones y no sujeciones reconocidas por la ley que liberan de la obligación de tributar bajo ciertas condiciones.

Las exenciones se aplican a supuestos específicos donde, a pesar de existir el hecho imponible, la ley establece que no se debe pagar el impuesto. Por su parte, la no sujeción ocurre cuando directamente no se da el hecho imponible según lo define la ley, y, por tanto, no se aplica gravamen alguno.

Ejemplos prácticos de gravado

Ejemplo 1: IVA en ventas

Imaginemos que gestionamos una librería. Cada vez que vendemos un libro, estamos realizando una operación sujeta y gravada con IVA. Si vendemos un libro por 100 euros y el tipo de IVA aplicable es del 10%, la base imponible sería de 100 euros y el gravamen a aplicar, de 10 euros. De esta forma, el cliente final pagará 110 euros, incluyendo el gravamen que después deberemos ingresar en Hacienda.

Ejemplo 2: IRPF en salarios

En el caso de los salarios, si tenemos una empresa y contratamos a un empleado, su salario estará gravado con el IRPF. Esto significa que, del sueldo bruto acordado, deberemos descontar el porcentaje que establezca la ley aplicable en función del salario y las circunstancias personales del trabajador para determinar cuánto debe ingresarse a Hacienda a cuenta del IRPF.

¿Eres autónomo o pyme?

Crea facturas y presupuestos sin coste.

Consigue Billin gratis gracias al Kit digital Acelera pyme del Gobierno.

Nosotros te ayudamos con los trámites.

Introduce una dirección de correo correcta Introduce una dirección de correo correcta
Introduce una contraseña No se han cumplido los requisitos de contraseña
8 o más caracteres
Al menos 1 minúscula
Al menos 1 número

*Solución 100% subvencionada para autónomos y empresas de 0 a 49 empleados gracias al Kit Digital.

Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, España Digital 2025, y Plan de Digitalización de Pymes 2021-2025 de los fondos Next Generation de la UE.

La dirección de correo introducida ya está presente en nuestra base de datos Error de servidor, pruebe más tarde por favor