Más de 120.000 clientes ya usan nuestro programa para hacer facturas
glosario contable>Subrogación

¿Qué es Subrogación?

La Subrogación es el acto de sustituir una persona física por otra ante unas obligaciones o derechos, de manera que el nuevo titular se comprometerá con el cumplimiento del pago de esa deuda.

Veamos su definición formal, los tipos que existen y un ejemplo para entender el concepto de Subrogación.

¿Qué es la Subrogación?

La Subrogación es el proceso por el cual se modifica las partes intervinientes en un contrato, es decir, se cambia el titular que corresponde al deudor.

Por tanto, la Subrogación es la sustitución del titular de una deuda, pudiendo ser tanto el acreedor como el deudor.

Si nos encontramos con una Subrogación por la parte del acreedor, por una compraventa o una donación, el nuevo titular ocupará la posición del acreedor, y, si por el contrario es una Subrogación por la parte del deudor, éste tendrá que cumplir esta obligación, además se necesitará autorización del acreedor

Tipos de Subrogación

Como hemos comentado existen dos tipos de Subrogaciones:

  • Por el lado del acreedor: en este caso, los derechos del acreedor se transmiten al nuevo titular, bien sea por compraventa, donación o herencia.

Si suponemos que una entidad financiera es absorbida por otra, ésta se subrogará a las deudas que tuviese dicha entidad.

Esto también ocurre cuando un banco vende su deuda a otra persona.

  • Por el lado del deudor: en este caso, se modificará el titular de la obligación o deuda, pero se necesitará la aprobación del acreedor, ya que, debe tener solvencia suficiente para asegurarse el cobro, a excepción, de que fuese una herencia provocada por el fallecimiento del deudor.

En el proceso de Subrogación, no se tendrán que pagar impuestos, tan sólo los gastos administrativos de la inscripción en la notaría.

Quizás quieras conocer formas de financiar tu negocio.

Ejemplo del proceso de Subrogación

Imaginemos que hemos comprado una vivienda en el año 2009 con una hipoteca de 100.000 euros, pues bien, el titular se encuentra en una mala situación económica, y, no puede hacer frente a la deuda pendiente, entonces, la entidad financiera le ofrece que subrogue a otra persona a su deuda, en vez de tener que venderla.

Por otro lado, un individuo está interesado en adquirirnos esa vivienda, entonces le propone un pago de 50.000 euros y subrogarse a la hipoteca pendiente, de manera que con la Subrogación éste individuo pasaría a ser el nuevo titular de la vivienda y comenzaría a pagar las cuotas de esa hipoteca.

Desde Billin, el programa de facturación de empresas y autónomos online, te ofrecemos más información sobre términos contables y financieros.

Pedro González

Autor en Billin. Pedro Gonzalez es el content manager que se asegura de que todo el contenido de Billin sea veraz, auténtico y de utilidad para ti.