¿Qué es leasing?

El leasing, también conocido en español como arrendamiento financiero, es un contrato mercantil por el cual una empresa o entidad financiera (denominada como “arrendador”), adquiere un activo específico que un cliente necesita (conocido como “arrendatario”) y se lo cede para su uso y disfrute durante un periodo de tiempo previamente acordado, a cambio de una serie de pagos periódicos.

Una vez finalizado el contrato, el arrendatario tiene la opción de comprar el bien por un valor residual, devolverlo o renovar el leasing.

Características principales del leasing

  • Contrato de duración determinada: El leasing tiene un plazo fijo que generalmente se ajusta a la vida útil del activo.
  • Cuotas periódicas: Se establece un calendario de pagos normalmente mensuales que incluyen intereses y, en su caso, pueden englobar otros servicios asociados como mantenimiento del bien.
  • Opción de compra: Al concluir el contrato, el arrendatario puede adquirir el bien por un valor residual establecido o devolverlo al arrendador.
  • Derechos y obligaciones: El contrato detalla las responsabilidades de cada una de las partes, incluyendo seguros, mantenimiento y reparaciones.
  • Beneficios fiscales: En determinadas circunstancias, las cuotas del leasing pueden ser deducibles de los impuestos como gasto empresarial.
¿Eres autónomo o pyme?

Crea facturas y presupuestos fácil, sin errores y sin coste.
Consigue Billin gratis gracias al Kit digital.
Nosotros te ayudamos con los trámites.

Introduce una dirección de correo correcta Introduce una dirección de correo correcta
Introduce una contraseña No se han cumplido los requisitos de contraseña
8 o más caracteres
Al menos 1 minúscula
Al menos 1 número

*Billin es una solución 100% subvencionada para autónomos y empresas de 0 a 49 empleados con el Kit Digital.

Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, España Digital 2025, y Plan de Digitalización de Pymes 2021-2025 de los fondos Next Generation de la UE.

La dirección de correo introducida ya está presente en nuestra base de datos Error de servidor, pruebe más tarde por favor

Tipos de leasing

Existen distintas modalidades de leasing en función del tipo de bienes, su finalidad y las particularidades del contrato:

  • Leasing operativo: El arrendador es el encargado del mantenimiento del bien. Se suele utilizar para equipos que requieren renovación tecnológica frecuente.
  • Leasing financiero: El arrendatario asume los costes de mantenimiento y tiene la intención de ejercer la opción de compra al término del contrato.
  • Leasing de bienes inmuebles: Se aplica a propiedades como edificios o instalaciones fabriles.
  • Leasing de vehículos: Muy común para flotas empresariales de coches o camiones.
  • Lease-back: Un bien es vendido por la empresa a la entidad de leasing y simultáneamente se establece un contrato de leasing sobre ese mismo bien.

Ventajas del leasing

  • Acceso a activos: Permite el uso de activos sin necesidad de grandes desembolsos iniciales.
  • Mejora del flujo de caja: Al pagar en cuotas, se evita afectar el flujo de caja de la empresa.
  • Beneficios fiscales: Las cuotas de leasing se consideran gasto operativo, lo que puede reducir la base imponible en el impuesto sobre sociedades.
  • Renovación tecnológica: Especialmente relevante para activos que sufren obsolescencia rápida, facilitando su actualización.
  • Flexibilidad: Al final del contrato hay opciones que se adaptan a distintas necesidades empresariales.

Desventajas del leasing

  • Coste total: A largo plazo, el coste del leasing puede superar al de la compra directa.
  • Compromiso a largo plazo: Durante la duración del contrato, el arrendatario está obligado a cumplir con los pagos acordados.
  • Limitaciones de uso: El contrato puede establecer limitaciones sobre la utilización del bien.

Ejemplos prácticos para entender el leasing

Ejemplo 1: Leasing de vehículos para una empresa de transporte

Una empresa de transporte necesita ampliar su flota de camiones. En lugar de comprarlos, opta por un contrato de leasing financiero para cinco nuevos camiones. Esto le permite obtener los vehículos inmediatamente, pagando una cuota mensual que incluye, además del uso del camión, el mantenimiento y seguro. Al final del contrato de cuatro años, la empresa puede comprar los camiones por un valor residual, renovar el leasing o devolverlos y optar por modelos más nuevos.

Ejemplo 2: Leasing operativo para equipos de oficina

Una startup tecnológica requiere equipamiento informático avanzado para su equipo de desarrollo. Decide firmar un contrato de leasing operativo con una duración de dos años, obteniendo así los equipos más actuales. La empresa de leasing se encarga del mantenimiento y la actualización de los equipos. Con esta modalidad, la startup mantiene su capital de trabajo y se asegura de contar siempre con tecnología de punta, vital para su actividad.