glosario contable>Gasto deducible

¿Qué es gasto deducible?

Los gastos deducibles son los gastos que pueden ser descontados de los ingresos brutos de una persona física o jurídica a la hora de calcular la base imponible de un impuesto, como, por ejemplo, el impuesto sobre la renta.

Utilizando un lenguaje didáctico, vamos a desglosar el concepto para que sea comprensible para todos los públicos.

Criterios de deducibilidad

Cuando hablamos de gastos deducibles, hay ciertas normativas que siguen unos criterios para que un gasto sea considerado como tal.

Estos incluyen:

  • Necesidad: El gasto debe ser necesario para la realización de la actividad.
  • Justificación: Debe estar justificado mediante factura o documento equivalente.
  • Contabilización: Tiene que estar contabilizado en los registros oficiales de la empresa o el trabajador autónomo.
  • Legalidad: Ha de estar dentro de la legalidad; no se pueden deducir gastos que no cumplan con la ley.

Es importante recalcar que existen diferencias en cuanto a los gastos deducibles según la legislación de cada país e incluso puede haber variaciones para los distintos tipos de impuestos.

Tipos de gastos deducibles

Es primordial conocer los diferentes tipos de gastos que podemos deducir.

Podemos clasificar a grandes rasgos en varios grupos:

  • Gastos personales: Incluyen ciertos tipos de gastos médicos, educativos o por donativos a entidades benéficas, siempre que sean aceptados por la regulación fiscal de cada país.
  • Gastos empresariales: Se refieren a todos aquellos gastos que una empresa o un autónomo realizan en el ejercicio de su actividad económica. Dentro de este grupo, encontramos costes de materiales, alquileres de locales, sueldos y salarios, entre otros.
  • Gastos financieros: Son los intereses de deudas o préstamos que estén directamente vinculados con la actividad empresarial.

En todo caso, es fundamental que el gasto tenga una vinculación directa con la actividad que genera el ingreso.

Ejemplos prácticos de gastos deducibles

Vamos a ver un par de ejemplos para clarificar cómo se aplican estos gastos deducibles:

  • Supongamos que llevamos una empresa de servicios informáticos y hemos tenido que comprar equipos nuevos. El coste de estos equipos es un gasto deducible, ya que está directamente relacionado con la actividad empresarial que realizamos.
  • Si somos autónomos y usamos nuestro vehículo personal para desplazarnos con fines profesionales, los gastos de combustible y mantenimiento pueden ser deducibles, siempre y cuando podamos demostrar que se utilizan con un propósito empresarial.

En ambos casos, es esencial conservar las facturas y registros para probar que los gastos están asociados a la actividad económica.

¿Eres autónomo o pyme?

Crea facturas y presupuestos sin coste.

Consigue Billin gratis gracias al Kit digital Acelera pyme del Gobierno.

Nosotros te ayudamos con los trámites.

Introduce una dirección de correo correcta Introduce una dirección de correo correcta
Introduce una contraseña No se han cumplido los requisitos de contraseña
8 o más caracteres
Al menos 1 minúscula
Al menos 1 número

*Solución 100% subvencionada para autónomos y empresas de 0 a 49 empleados gracias al Kit Digital.

Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, España Digital 2025, y Plan de Digitalización de Pymes 2021-2025 de los fondos Next Generation de la UE.

La dirección de correo introducida ya está presente en nuestra base de datos Error de servidor, pruebe más tarde por favor