glosario contable>Libre competencia

¿Qué es libre competencia?

La libre competencia es el principio fundamental que rige las economías de mercado.

Esta se define como la situación de un mercado en el que las empresas y los individuos tienen la libertad de ofrecer productos o servicios y en la que los consumidores tienen la libertad de elegir entre una amplia gama de opciones.

La idea es que, en un entorno de libre competencia, el juego limpio prevalece y el mercado se autorregula de manera eficiente, promoviendo la innovación, la calidad y los precios justos.

Este entorno facilita el dinamismo económico y el crecimiento sostenible.

Principios de la libre competencia

La libre competencia se sustenta en varios principios claves que aseguran su correcto funcionamiento:

  • Acceso al mercado: Todos los proveedores deben tener la oportunidad de acceder al mercado sin enfrentar barreras injustificadas.
  • Transparencia: La información sobre productos, servicios y condiciones del mercado debe ser accesible y comprensible para todos los participantes.
  • Condiciones de igualdad: Las normas y regulaciones apuntan a ofrecer las mismas oportunidades a todos los competidores, sin preferencias ni discriminaciones.
  • Ausencia de prácticas anticompetitivas: Se prohíben las conductas que limitan la competencia, como los monopolios, carteles, acuerdos de precios, entre otros.
  • Protección de los consumidores: Los intereses de los consumidores se protegen para garantizar que no sean afectados por prácticas desleales o abusivas.
¿Eres autónomo o pyme?

Crea facturas y presupuestos fácil, sin errores y sin coste.
Consigue Billin gratis gracias al Kit digital.
Nosotros te ayudamos con los trámites.

Introduce una dirección de correo correcta Introduce una dirección de correo correcta
Introduce una contraseña No se han cumplido los requisitos de contraseña
8 o más caracteres
Al menos 1 minúscula
Al menos 1 número

*Billin es una solución 100% subvencionada para autónomos y empresas de 0 a 49 empleados con el Kit Digital.

Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, España Digital 2025, y Plan de Digitalización de Pymes 2021-2025 de los fondos Next Generation de la UE.

La dirección de correo introducida ya está presente en nuestra base de datos Error de servidor, pruebe más tarde por favor

La libre competencia en el ámbito fiscal, empresarial y contable

En el ámbito fiscal, empresarial y contable, la libre competencia tiene un papel crucial.

Contribuye a la creación de un entorno económico equitativo, fomenta la eficiencia y la innovación entre las empresas y protege a los consumidores de prácticas abusivas. Además, favorece la optimización de recursos y el crecimiento económico, lo que se traduce en una recaudación fiscal más robusta y sostenible.

En la contabilidad, la libre competencia promueve la transparencia y la adopción de estándares comunes que garantizan la comparabilidad de la información financiera.

¿Cómo se regula la libre competencia?

La libre competencia se regula a través de leyes y organismos que tienen como finalidad supervisar y mantener el mercado en equilibrio.

Estas entidades están encargadas de detectar y sancionar las conductas anticompetitivas, así como de revisar y autorizar las fusiones y adquisiciones que podrían afectar la competencia.

Además, desarrollan regulaciones que previenen la creación de barreras al acceso del mercado y protegen los derechos de los consumidores.

Ejemplos prácticos para entender la libre competencia

Ejemplo del sector telecomunicaciones:

Imaginemos que varias empresas ofrecen servicios de telefonía e internet. En un entorno de libre competencia, los consumidores pueden elegir entre distintos proveedores, lo que obliga a las empresas a mejorar la calidad de sus servicios y a ofrecer precios competitivos. Si una empresa intenta adquirir a todas sus competidoras para establecer un monopolio, organismos reguladores intervendrían para evitarlo, protegiendo así el mercado y los intereses de los usuarios.

Ejemplo de la industria alimentaria:

Considere el caso de los supermercados que venden diversos productos alimenticios. La competencia entre marcas induce a que estas ofrezcan productos mejores y más seguros. Si dos empresas que controlan una gran parte del mercado deciden fijar precios o dividirse el mercado, estarían infringiendo las normas de libre competencia y serían sancionadas por las autoridades competentes.