glosario contable>Liberalismo económico

¿Qué es liberalismo económico?

El liberalismo económico es una doctrina que promueve una intervención mínima del Estado en los asuntos económicos.

Se basa en la creencia de que los mercados funcionan mejor cuando se permite a los individuos actuar libremente, guiados por su propio interés.

Defiende la propiedad privada y propugna la libre competencia como mecanismo regulador de la economía. En esencia, el liberalismo económico sostiene que una economía de mercado libre fomenta la eficiencia, el crecimiento y la innovación.

Principios del liberalismo

Los principios fundamentales del liberalismo económico incluyen:

  • La libre competencia: Se considera esencial para favorecer la eficiencia y la innovación en el mercado.
  • La ley de oferta y demanda: Regula los precios y la distribución de bienes y servicios en una economía libre de intervenciones.
  • La libre empresa: Se promueve el derecho a crear y operar negocios de manera libre.
  • El rol limitado del Estado: Se defiende una regulación estatal mínima necesaria para mantener el orden y proteger los derechos de propiedad.
¿Eres autónomo o pyme?

Crea facturas y presupuestos fácil, sin errores y sin coste.
Consigue Billin gratis gracias al Kit digital.
Nosotros te ayudamos con los trámites.

Introduce una dirección de correo correcta Introduce una dirección de correo correcta
Introduce una contraseña No se han cumplido los requisitos de contraseña
8 o más caracteres
Al menos 1 minúscula
Al menos 1 número

*Billin es una solución 100% subvencionada para autónomos y empresas de 0 a 49 empleados con el Kit Digital.

Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, España Digital 2025, y Plan de Digitalización de Pymes 2021-2025 de los fondos Next Generation de la UE.

La dirección de correo introducida ya está presente en nuestra base de datos Error de servidor, pruebe más tarde por favor

Origen e historia

El liberalismo económico comenzó a tomar forma durante el siglo XVIII, particularmente con las ideas de Adam Smith, quien en su obra «La Riqueza de las Naciones», articuló los principios esenciales del liberalismo económico.

Smith argumentó que la búsqueda del interés propio en los individuos conduce, como por una «mano invisible», a un resultado beneficioso para la sociedad en su conjunto.

El papel del Estado según el liberalismo económico

En el marco del liberalismo económico, el papel del Estado se concibe como un ente que debe garantizar la libertad económica, las regulaciones necesarias para un mercado justo y el mantenimiento de la seguridad y el respeto a la propiedad privada, sin interferir más allá de lo necesario en la dinámica mercantil.

El libre mercado y sus beneficios

Dentro del liberalismo económico, el libre mercado es la institución central para el bienestar económico.

Se argumenta que proporciona numerosos beneficios, tales como:

  • La asignación eficiente de recursos basada en la oferta y demanda.
  • El fomento de la innovación y la competitividad entre las empresas.
  • La mejora en la calidad y diversidad de productos y servicios a disposición de los consumidores.
  • Los incentivos para la eficiencia y la reducción de costes.

Críticas al liberalismo económico

A pesar de sus argumentos a favor, el liberalismo económico también enfrenta diversas críticas.

Algunos señalan que puede conducir a desigualdades económicas y que los mercados por sí solos no pueden proporcionar ciertos bienes públicos esenciales ni proteger el medio ambiente adecuadamente.

Además, se critica que puede haber fallas de mercado, como los monopolios o las externalidades negativas, que requieren de la intervención estatal para corregir.

Ejemplos prácticos de liberalismo económico

La Simplificación de Trámites para Emprendedores: En un entorno liberal, las regulaciones necesarias para poner en marcha una empresa se reducirían al mínimo, permitiendo a los emprendedores iniciar sus actividades rápidamente y sin excesiva burocracia.

La Desregulación de los Mercados: Un país que adopte políticas económicas liberales puede eliminar barreras al comercio, como aranceles o cuotas, promoviendo así el libre intercambio de bienes y servicios con otros países.