glosario contable>Impuesto real

¿Qué es impuesto real?

El impuesto real es un tipo de impuesto que se aplica sin considerar las características personales del contribuyente, como su situación económica o personal, su origen, profesión o cualquier otro factor que pudiera tenerse en cuenta.

En esencia, nos centramos exclusivamente en el bien o actividad que se grava, es decir, que el impuesto se determina en función de la capacidad económica objetiva manifestada en dicho bien o actividad.

Características de los impuestos reales

Los impuestos reales cuentan con unas características distintivas que los separan de otros tipos de tributos, como los impuestos personales.

Estas son:

  • Objetividad: el cálculo de lo que se debe pagar se realiza sobre la base del objeto o la materia imponible, sin atender a las circunstancias del sujeto pasivo.
  • Uniformidad: todos aquellos sujetos que se encuentran en la misma situación con respecto al objeto del impuesto deben cumplir con idéntica obligación tributaria.
  • Generalidad: afectan a cualquier persona que realice el hecho imponible, sin exclusiones subjetivas.

Diferencias entre impuestos reales e impuestos personales

Para entender mejor el concepto de impuesto real, comparemoslo con su contraparte, el impuesto personal.

Los impuestos personales, también llamados subjetivos, consideran la situación personal del contribuyente, es decir, son impuestos que varían en función de las características económicas y personales de la persona que los paga.

Por el contrario, los impuestos reales prescinden de esta consideración, gravando el objeto de manera uniforme.

Tipos de impuestos reales

Existen diferentes tipos de impuestos reales, entre los que podemos destacar los siguientes:

  • Impuesto sobre bienes inmuebles (IBI): Es un tributo real que grava la propiedad o posesión de bienes inmuebles.
  • Impuesto sobre vehículos de tracción mecánica (IVTM): Este impuesto recae sobre la titularidad de los vehículos aptos para circular por la vía pública.
  • Impuesto sobre el valor añadido (IVA): Es un impuesto indirecto que grava el consumo, considerado real porque no toma en cuenta la capacidad económica del consumidor.
  • Impuestos especiales: Son aquellos que gravan la producción o importación de determinados productos, como el alcohol y el tabaco.

Ejemplos prácticos de impuestos reales

Ejemplo 1: Impuesto sobre bienes inmuebles (IBI)

Imaginemos que Clara y Luis poseen cada uno un piso de características similares en la misma zona de una ciudad. A pesar de que Clara tiene un sueldo mucho mayor que Luis, ambos pagarán la misma cantidad por el IBI, porque el impuesto se calcula únicamente en función del valor catastral del inmueble, sin considerar la renta o patrimonio de sus propietarios.

Ejemplo 2: Impuesto sobre el valor añadido (IVA)

Cuando Marta va al supermercado y compra una botella de aceite, paga el mismo porcentaje de IVA que Juan, que realiza la misma compra. Este impuesto se aplica por igual a todos los consumidores que adquieren productos o servicios sujetos al mismo, independientemente de sus ingresos o cualquier otro factor personal.

¿Eres autónomo o pyme?

Crea facturas y presupuestos sin coste.

Consigue Billin gratis gracias al Kit digital Acelera pyme del Gobierno.

Nosotros te ayudamos con los trámites.

Introduce una dirección de correo correcta Introduce una dirección de correo correcta
Introduce una contraseña No se han cumplido los requisitos de contraseña
8 o más caracteres
Al menos 1 minúscula
Al menos 1 número

*Solución 100% subvencionada para autónomos y empresas de 0 a 49 empleados gracias al Kit Digital.

Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, España Digital 2025, y Plan de Digitalización de Pymes 2021-2025 de los fondos Next Generation de la UE.

La dirección de correo introducida ya está presente en nuestra base de datos Error de servidor, pruebe más tarde por favor