glosario contable>Despido procedente

¿Qué es Despido procedente?

El despido procedente es la decisión unilateral de una empresa de finalizar la relación laboral con uno de sus trabajadores, basándose en motivos justificados que están contemplados dentro de la normativa laboral vigente.

Estos motivos pueden ser diversos, como incumplimientos contractuales graves por parte del empleado, faltas repetidas e injustificadas, o conductas que alteran el buen funcionamiento de la empresa, entre otros.

Razones que justifican un despido procedente

Las razones que justificarían esta acción son muy específicas y deben estar bien fundamentadas para ser consideradas procedentes.

Entre ellas, encontramos:

  • Incumplimientos graves y reiterados de las obligaciones del puesto.
  • Indisciplina o desobediencia en el trabajo.
  • Ofensas verbales o físicas al empresario/a o a las personas que trabajan en la empresa.
  • Disminución continuada y voluntaria en el rendimiento de trabajo.
  • Embriaguez habitual o toxicomanía si repercuten negativamente en el trabajo.

Requisitos para un despido procedente

Para que podamos hablar de un despido procedente, debe cumplir una serie de requisitos legales para su validez:

La empresa debe comunicar al trabajador la decisión de despido de manera escrita, especificando claramente los hechos que lo motivan y la fecha en la que se efectuará, para que el trabajador pueda defenderse si no está de acuerdo con la decisión.

Asimismo, en algunos casos es necesario respetar ciertos procedimientos previos, como el expediente contradictorio en el caso de trabajadores con representación sindical.

Diferencias entre despido procedente e improcedente

Es crucial diferenciar entre despido procedente e improcedente.

Mientras que el primero se basa en una causa justificada y bien fundamentada, el segundo ocurre cuando la empresa despide al trabajador sin una causa que lo avale o no sigue el procedimiento legalmente establecido. En caso de un despido improcedente, el trabajador puede ser readmitido o recibir una indemnización.

Por el contrario, en el despido procedente, la empresa tiene la capacidad de terminar la relación laboral sin necesidad de indemnización o readmisión, siempre y cuando se ajuste a la legislación.

Procedimiento a seguir en caso de despido procedente

El procedimiento que seguimos cuando nos enfrentamos a un despido procedente incluye varios pasos esenciales:

Primero, analizamos y documentamos los motivos del despido. Luego, redactamos y entregamos la carta de despido al empleado, detallando los motivos y la fecha de efectividad del despido.

En cuanto a las indemnizaciones, estas no suelen corresponder, salvo que el convenio aplicable o el contrato individual así lo indiquen.

Aun en el caso de un despido procedente, el trabajador tiene derecho a solicitar la presencia de un representante legal o sindical en el momento de la comunicación del despido.

Finalmente, si el empleado está en desacuerdo, tiene la opción de impugnar el despido ante los tribunales, donde un juez determinará si el despido es procedente o no.

Ejemplos prácticos de despido procedente

Ejemplo 1: Imaginemos a un empleado que en repetidas ocasiones llega tarde a su puesto de trabajo sin justificación alguna, pese a haber recibido varios apercibimientos por escrito. La empresa decide despedir a este empleado por incumplimiento de sus obligaciones laborales. Se hace mediante una carta de despido que detalla todas las incidencias y las fechas en que ocurrieron.

Ejemplo 2: Si una trabajadora comete un acto de indisciplina grave, como alterar el orden y el buen funcionamiento de la empresa agraviando a clientes de forma reiterada, la empresa está en su derecho de proceder con el despido basándose en esa conducta perjudicial para el negocio. Esto se debe comunicar debidamente a la trabajadora, indicando los hechos concretos y la relevancia para la empresa.

¿Eres autónomo o pyme?

Crea presupuestos, facturas y tickets sin coste para tu negocio.

Consigue Billin gratis gracias al Kit digital Acelera pyme del Gobierno.

Nosotros te ayudamos gratis con todos los trámites.

Introduce una dirección de correo correcta Introduce una dirección de correo correcta
Introduce una contraseña No se han cumplido los requisitos de contraseña
8 o más caracteres
Al menos 1 minúscula
Al menos 1 número

*Solución 100% subvencionada para autónomos y empresas de 0 a 49 empleados gracias al Kit Digital.

Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, España Digital 2025, y Plan de Digitalización de Pymes 2021-2025 de los fondos Next Generation de la UE.

La dirección de correo introducida ya está presente en nuestra base de datos Error de servidor, pruebe más tarde por favor