glosario contable>Contribuyente

¿Qué es contribuyente?

Se trata de la persona física o jurídica obligada a cumplir con las exigencias fiscales impuestas por la ley, lo que incluye la declaración y pago de impuestos.

¿Quién es el contribuyente?

En el ámbito fiscal, definimos al contribuyente como cualquier individuo o entidad que, conforme a la legislación vigente, tiene la obligación de contribuir al sostenimiento de los gastos públicos mediante el pago de tributos.

Estos tributos pueden ser impuestos, tasas o contribuciones especiales, y cada uno de ellos tiene una razón de ser y una forma de cálculo específica en función de la actividad económica, renta o propiedad del contribuyente.

¿Eres autónomo o pyme?

Crea facturas y presupuestos fácil, sin errores y sin coste.
Consigue Billin gratis gracias al Kit digital.
Nosotros te ayudamos con los trámites.

Introduce una dirección de correo correcta Introduce una dirección de correo correcta
Introduce una contraseña No se han cumplido los requisitos de contraseña
8 o más caracteres
Al menos 1 minúscula
Al menos 1 número

*Billin es una solución 100% subvencionada para autónomos y empresas de 0 a 49 empleados con el Kit Digital.

Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, España Digital 2025, y Plan de Digitalización de Pymes 2021-2025 de los fondos Next Generation de la UE.

La dirección de correo introducida ya está presente en nuestra base de datos Error de servidor, pruebe más tarde por favor

Derechos y obligaciones del contribuyente

Los contribuyentes no solo afrontan obligaciones, sino que también disfrutan de ciertos derechos.

Entre sus obligaciones encontramos la presentación de declaraciones fiscales, el pago de los impuestos debidos y la colaboración con las autoridades fiscales. En cuanto a sus derechos, los contribuyentes cuentan con la posibilidad de recibir información y asistencia por parte de la administración, el acceso a la aplicación de beneficios fiscales y la protección de sus datos personales.

Tipos de contribuyentes

Podemos clasificar a los contribuyentes en función de distintos criterios, como su naturaleza o su actividad económica.

Así, distinguimos entre:

  • Personas físicas: Seres humanos que realizan una actividad económica por cuenta propia o ajena.
  • Personas jurídicas: Entidades con personalidad jurídica propia, como sociedades mercantiles, asociaciones o fundaciones.

Proceso de tributación

El proceso de tributación inicia con la generación de hechos imponibles, es decir, situaciones definidas por la ley que desencadenan la obligación de pagar un tributo.

El contribuyente, al hacer su declaración tributaria, informa a la administración de estos hechos y liquida la correspondiente deuda fiscal. Dicha deuda será luego satisfecha mediante el pago del respectivo tributo.

Gestión de las obligaciones fiscales

Manejamos la gestión de las obligaciones fiscales como un deber ineludible del contribuyente. Esta comprende la correcta contabilización de ingresos y gastos, el cumplimiento de los plazos de declaración y el seguimiento de las posibles modificaciones legislativas que puedan afectar a los tributos a pagar.

Simulaciones y cálculos tributarios

Incorporamos en nuestra práctica diaria diversas simulaciones y cálculos tributarios para anticipar la carga fiscal y tomar decisiones económicas más informadas. El uso de herramientas digitales y programas de gestión contable facilita significativamente este proceso para los contribuyentes, ya sean personas físicas o jurídicas.

Ejemplo práctico para personas físicas

Imaginemos a un profesional autónomo que ofrece servicios de consultoría. Como contribuyente, debe darse de alta en Hacienda, presentar trimestralmente sus declaraciones de IVA y realizar su declaración anual de IRPF, donde se consideran sus ingresos menos los gastos deducibles. En caso de que su actividad genere beneficios, deberá liquidar el impuesto correspondiente.

Ejemplo práctico para personas jurídicas

Consideremos una sociedad limitada que se dedica a la venta de productos tecnológicos. Esta empresa, en su condición de contribuyente, está obligada a presentar periódicamente tanto sus declaraciones de IVA como el Impuesto de Sociedades. Además, debe efectuar retenciones de IRPF a sus empleados y declarar tales retenciones a la Agencia Tributaria.