¿Cansado de generar facturas con Excel o Word? Accede con el cupón GLOSARIO y disfruta de 2 meses gratis
glosario contable>Resultado Contable

¿Qué es Resultado Contable?

El Resultado Contable es el beneficio o pérdida obtenida, antes de realizar los ajustes fiscales y deducir el Impuesto de sociedades.

Veamos su definición formal, cómo se determina y la diferencia que existe entre el Resultado Contable y el Resultado fiscal.

¿Qué es el Resultado Contable?

El Resultado Contable es el que obtenemos de la cuenta de pérdidas y ganancias a fecha 31 de diciembre, según todas las operaciones que realicemos a lo largo del ejercicio.

Hay que tener en cuenta que el cierre se realizará a 31 de diciembre siempre que el ejercicio contable coincida con el año natural.

¿Cómo se determina el Resultado Contable?

El Resultado Contable lo obtenemos de la Cuenta de Pérdidas y Ganancias, veamos su composición:

Ingresos – Costes de ventas =

Margen bruto sobre las ventas

  • Costes fijos (suministros, alquileres, sueldos, seguros sociales, etc.)

= Resultado Operativo (pérdidas o beneficios)

  • Amortizaciones

= Resultado de explotación

+/- Ingresos o Gastos financieros

= Resultado financiero

+/- Ingresos o Gastos extraordinarios

= Resultado Extraordinario

= Resultado antes de impuestos (Resultado contable)

  • Impuesto sobre beneficio

= Resultado Neto

Consulta aquí lo que es el EBITDA.

¿En qué se diferencia el Resultado Contable del Resultado Fiscal?

Cuando se elabora la contabilidad de una empresa, reflejamos todas las partidas económicas que soporta la empresa, sin tener en cuenta sus efectos fiscales.

Esto ocurre, porque pueden existir algunas partidas de gastos que no sean deducibles fiscalmente, y, por tanto, habrá que realizar una corrección sobre el Resultado Contable.

Dentro de los gastos no deducibles están las sanciones, las multas, los donativos o los gastos injustificados, es decir, aquellos que no guardan correlación con la actividad de la empresa.

Estos ajustes que debemos realizar pueden ser positivos o negativos, por ejemplo, un ajuste positivo sería la exclusión de un gasto no deducible, lo que provocaría un aumento en el beneficio o una disminución en las pérdidas, mientras que un ajuste negativo, podría ser una dotación de amortización superior a la contable, produciendo un aumento en los gastos.

Estos ajustes pueden ser temporales o permanentes, los gastos no deducibles generan diferencias permanentes, ya que, no serán deducibles en ningún ejercicio, sin embargo, las amortizaciones se considerarán diferencias temporales, ya que, sus efectos se trasladarán a otros ejercicios.

Todos estos ajustes, habrá que contemplarlos en el Impuesto de Sociedades, una vez que hayamos trasladado todos los datos contables que afectan a la empresa.

Si quieres profundizar más en este tema, seguro que te interesa nuestro artículo sobre la Ley del Impuesto de Sociedades.

Desde Billin, el programa de facturación de empresas y autónomos online, te ofrecemos más información sobre términos contables y financieros.

Pedro González

Autor en Billin. Pedro Gonzalez es el content manager que se asegura de que todo el contenido de Billin sea veraz, auténtico y de utilidad para ti.