Qué es la prorrata y cómo afecta a tu facturación

Contabilidad y fiscalidad Impuestos y Finanzas
Qué es la prorrata y cómo afecta a tu facturación
Escrito por Pedro González
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, una media de: 5,00 de 5)
Cargando...

La prorrata es uno de los conceptos que más dudas genera entre los autónomos. Normalmente se hace referencia a ella como una «regla», la regla de la prorrata, debido a que implica una operación matemática.

Al saber esto muchos autónomos ya lo ven una montaña, porque su relación con fracciones, porcentajes y operaciones parecidas siempre les ha sido muy complicado. Sin embargo, la regla de la prorrata en realidad no es nada difícil. Para que tengas clara cómo y por qué aplicarla, te lo explicamos en este artículo.

¿Qué es la prorrata?

Vamos a ir primero a la explicación del concepto, para entenderlo de una vez. La prorrata es el porcentaje que vamos a calcular para saber cuánto IVA podremos deducirnos en nuestras declaraciones.

Como se trata de un porcentaje, antes hay que aplicar la regla de la prorrata, que es la fórmula con la que conseguiremos identificar qué porcentaje nos corresponde, en relación al trabajo que hayamos realizado.

¿Eres autónomo o pyme?

Crea tus presupuestos y facturas en segundos, y cobra hasta 10 veces más rápido con Billin.

Introduce una dirección de correo correcta Introduce una dirección de correo correcta
Introduce una contraseña No se han cumplido los requisitos de contraseña
8 o más caracteres
Al menos 1 minúscula
Al menos 1 número
La dirección de correo introducida ya está presente en nuestra base de datos Error de servidor, pruebe más tarde por favor

Quién debe preocuparse por la prorrata

La prorrata es aplicable en unos casos concretos, no siempre. Solo tendrán que utilizarla para identificar el porcentaje de IVA deducible aquellos profesionales que hayan facturado por su trabajo a otros clientes españoles que, además, no tengan la obligación de repercutir IVA en todas sus facturas online, ya que hay actividades que no lo requieren.

Al mezclarse facturación con IVA repercutido y sin repercutir, es necesario realizar una regla (la de prorrata), que permita identificar un porcentaje equilibrado sobre cuál es su deducción final.

Cómo aplicar la regla de la prorrata

El porcentaje correspondiente a la prorrata se obtiene mediante la regla de la prorrata, que supone esta operación matemática:

(Entregas de bienes y prestaciones de servicios con IVA / Total de operaciones) x 100

Es decir, que dividimos las entregas de bienes y prestaciones de servicios con IVA repercutido, entre el total de operaciones realizadas en el periodo de la declaración y multiplicamos el resultado por 100. Para obtener el porcentaje, redondeamos al número entero inmediatamente superior.

Si, por ejemplo, el resultado nos sale 0,5555557, el porcentaje a aplicar es del 57%. Así pues, podremos aplicar una deducción en nuestra declaración sobre el 57% del IVA de nuestras operaciones.

Cuándo aplicar la prorrata en nuestras declaraciones

En la mayoría de casos los profesionales realizan declaraciones trimestrales. Como la prorrata se calcula sobre una cuota completa de operaciones, en las declaraciones trimestrales solo se podrá crear una provisional, que será la que se haya obtenido de forma definitiva en la declaración anterior.

En la declaración de final del presente ejercicio se deberá regularizar las cuotas deducibles correspondientes a los anteriores trimestres declarados.

Descubre la diferencia entre albarán y factura.

Tipos de prorrata

La cosa se complica un poco cuando hablamos de tipos de prorrata. Efectivamente, no hay un solo tipo de prorrata a aplicar, en realidad hay dos, la prorrata general y la prorrata especial.

Prorrata general

La prorrata general se corresponde a la que hemos explicado, es decir, la aplicación de un porcentaje concreto sobre el IVA de todas nuestras facturas, cuando hay con y sin IVA soportado.

Prorrata especial

Esta prorrata permite deducirse el 100% del IVA en las operaciones que lo soportan y un porcentaje del IVA común, que correspondería a la misma cifra porcentual de la prorrata general, aplicado normalmente cuando se dan varias actividades profesionales.

La prorrata especial tiene condiciones concretas. Por ejemplo, se debe solicitar esta forma de deducirse el IVA y es vinculante durante al menos 3 años. Además, solo es aplicable si la prorrata general excediese un 10% a la prorrata especial si se aplicase.

Escribir un comentario

Todos los campos son obligatorios para darte la mejor respuesta

Sobre el autor

Pedro González

¡Hola! Soy Pedro, redactor en Billin viviendo en Madrid. Me encanta escribir sobre todo lo relacionado con negocio, economía y empresa. Además, estoy interesado en emprendimiento y finanzas. Puedes leer todos mis artículos haciendo click en el botón de abajo, ¡espero que te gusten!