altas en dos actividades diferenciadas

Altas en dos actividades diferenciadas: prorrata

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (No hay valaraciones)
Loading...

Existe la posibilidad de que tengamos dos actividades de tributación, y ni siquiera ¡lo sepamos!, hoy, te vamos a enseñar las particularidades que ocurren cuando se tributan por dos actividades que se le aplica un régimen diferente.

Introducción

Podemos encontrarnos con la situación de que en nuestro negocio tengamos dos actividades, las cuales, actúan en sectores diferenciados.

Si esto ocurriese, tendríamos que llevar de cada una, una contabilidad especificada por cada actividad a efectos de IVA.

Para que se consideren actividades diferenciadas, tienen que tributar en régimen distinto de IVA, cada una de ellas.

Supongamos una tienda de informática, que además de vender material informático, realiza reparaciones de equipos, pues en esta situación tendríamos:

  • Por un lado, estaría la actividad de “reparaciones”, que tributaría en régimen general de IVA.
  • Por otro lado, sería la venta al por menor del material informático, lo cual, está sujetos al régimen de recargo de equivalencia, y por tanto exento de IVA.

En esta situación, habría que llevar un primer libro de compras para la actividad de “reparaciones”, otro para la venta al por menor y por último un libro de gastos generales.

altas en dos actividades diferenciadas

¿Qué es la prorrata? ¿Cuándo se da?

Su definición general, nos indica la parte proporcional que le corresponde a alguien cuando hay que hacer una partición en proporción a unos cálculos realizados.

Por tanto, el término aplicado al mundo fiscal, denominado “la regla de la prorrata”, nos indicará el porcentaje de las cuotas de IVA de los gastos generales, que son deducibles, en función de las ventas que hayamos realizados en nuestros dos regímenes, es decir, sería el resultado a la siguiente fórmula:

% prorrata = (Ingresos que dan derecho a deducción / Ingresos totales) x 100

De esta forma, conoceremos el porcentaje de IVA que corresponde al libro de gastos generales y qué podremos deducir, ya que la parte que se le imputa a la actividad del recargo de equivalencia se pierde.

Veámoslo con un ejemplo:

Ingresos generales = 5.000

Ingresos recargo = 1.000

¿Cuál sería la prorrata?

%= 5.000 / 6.000 = 0,83 x100 = 83%

Solo podríamos deducir el 83% de las cuotas de IVA soportado de los gastos comunes, el resto pertenecerían a la actividad del recargo de equivalencia.

El cálculo exacto de prorrata se realizará a final de año, por eso, en las liquidaciones trimestrales debemos de aplicar el porcentaje calculado el año inmediatamente anterior.

Te interesará  Calculadora de IRPF de una factura

Tipos de prorrata

– La prorrata general

Se trata de aplicar un porcentaje calculado en la cuota de IVA soportada, la cual, se calculará mediante un cociente entre las ventas que dan derecho a deducción y las totales, como se ha calculado en el ejemplo anterior.

– Prorrata especial

Se aplica obligatoriamente siempre que el porcentaje de la prorrata sea superior al 20%, persigue la deducción exacta de los gastos imputados a cada una de las actividades, para ello diferencia los gastos en tres grupos:

  • Gastos derivados de las compras principales exclusivas para la actividad que origina el derecho, se deducirá el 100%.
  • Gastos derivados de las compras principales exclusivas para la actividad que no origina el derecho, no se deducirá nada, además de que esas facturas vendrán con un recargo de equivalencia, el cual, habrá que pagar al proveedor.
  • Un libro de gastos comunes, de los cuales, solo deduciremos el porcentaje calculado para la actividad con derecho a deducción.

prorrata, actividades diferenciadas

Problemática contable de la prorrata

Desde el punto de vista contable, no son más que ajustes positivos o negativos en la imposición directa derivada de estos ajustes de IVA.

Cuando se calcula el cuarto trimestre la prorrata aplicada para este año, podemos encontrarnos dos situaciones:

  • Que no nos hayamos deducido la cuota que nos corresponde, aquí se haría un ajuste positivo y deduciríamos el IVA que nos hubiese faltado por incluir.
  • Que nos dedujésemos más de lo debido, entonces tendríamos que hacer un ajuste negativo para devolver lo deducido de forma incorrecta.

Hay que tener en cuenta que cuando una entidad que tributa en prorrata, y realiza una compra de un bien de inversión deberá regularizar las cuotas deducidas en el año de adquisición durante los cuatro años siguientes o nueve si fueran inmuebles.

Si el autónomo vendiera el bien de inversión durante su proceso de regularización, habrá que volver a regularizarlo en función del tiempo que ha quedado pendiente en función de las siguientes reglas:

  • Transmisión sujeta y no exenta, la prorrata del año que se venda y el resto será el 100%
  • Transmisión sujeta y exenta, la prorrata del año que se transmite será el 0% y la de los años pendientes

Conclusión

Si te encuentras en la situación de combinar dos actividades en regímenes diferenciados, te aconsejo que constituyas una sociedad limitada, y de esta forma evitarás, por un lado, el pago del recargo de equivalencia, y el cálculo de la prorrata, haciéndote perder parte de los gastos generales de tu negocio. Nuevo llamado a la acción

Pedro González, autor en Billin

¡Hola! Soy Pedro.Autor en Billin viviendo en Madrid, España. Me encanta escribir sobre todo lo relacionado con Negocio, Economía, y Empresa. Además, estoy interesado en emprendimiento y finanzas. Puedes leer todos mis artículos haciendo click sobre el botón de abajo, ¡espero que te gusten!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al registrarme acepto los términos y condiciones. Billin únicamente utiliza los datos personales en la medida necesaria para prestar sus servicios. Más detalles en nuestra Política de Privacidad.

Prueba nuestra APP