glosario contable>Demanda elástica

¿Qué es Demanda elástica?

La elasticidad mide cómo la cantidad demandada de un bien o servicio responde a los cambios en las variables que influyen en la decisión de compra, como pueden ser el precio, la renta de los consumidores, o los precios de otros bienes relacionados.

Cuando hablamos específicamente de demanda elástica, nos referimos al caso en que la cantidad demandada de un bien o servicio cambia drásticamente ante cualquier variación en el precio.

Existen diferentes tipos de elasticidades, pero acentuamos nuestro enfoque en la elasticidad-precio de la demanda, que se calcula como el porcentaje de cambio en la cantidad demandada dividido entre el porcentaje de cambio en el precio.

Si este cociente es mayor que 1, se dice que la demanda es elástica.

¿Cómo determinamos la elasticidad de la demanda?

Identificamos la elasticidad de la demanda a través de un coeficiente que refleja cómo varía la cantidad demandada ante cambios en el precio. Este coeficiente se puede calcular con la fórmula:

Elasticidad-precio de la demanda = (% de cambio en la cantidad demandada) / (% de cambio en el precio)

Una demanda se considera perfectamente elástica cuando el coeficiente tiende a infinito, es decir, ante una mínima alteración del precio, la cantidad demandada se reduce drásticamente hasta posible cero. P

or otro lado, una demanda perfectamente inelástica cuenta con un coeficiente de cero, donde la cantidad demandada no cambia, independientemente de cómo fluctúe el precio.

Factores que afectan la elasticidad de la demanda

Ciertos factores influyen en qué tan elástica es la demanda de un bien o servicio, entre ellos destacamos:

  • Disponibilidad de sustitutos: Cuanto más sustitutos cercanos tenga un producto, más elástica será su demanda.
  • Proporción del ingreso: Los bienes o servicios que representan una parte significativa del presupuesto del consumidor suelen tener una demanda más elástica.
  • La necesidad del producto: Los bienes esenciales tienden a ser inelásticos porque los consumidores los necesitan aún cuando el precio sube.
  • Temporalidad: La demanda puede ser más elástica a corto plazo que a largo plazo, ya que los consumidores necesitan tiempo para ajustar sus hábitos o encontrar sustitutos.

Ejemplos prácticos de demanda elástica

Para ver cómo la teoría se aplica en la práctica, veamos un par de ejemplos:

  • La industria de la electrónica de consumo suele experimentar una demanda elástica. Por ejemplo, si el precio de los smartphones de última generación aumenta significativamente, es probable que la cantidad demandada disminuya rápidamente, ya que los compradores pueden optar por modelos anteriores o marcas alternativas más económicas.
  • El mercado de las bebidas gaseosas también ilustra la demanda elástica. Si el precio de una marca particular aumenta, los consumidores pueden cambiar fácilmente a otro refresco que les guste y que cueste menos, disminuyendo así la cantidad demandada del primero.
¿Eres autónomo o pyme?

Crea presupuestos, facturas y tickets sin coste para tu negocio.

Consigue Billin gratis gracias al Kit digital Acelera pyme del Gobierno.

Nosotros te ayudamos gratis con todos los trámites.

Introduce una dirección de correo correcta Introduce una dirección de correo correcta
Introduce una contraseña No se han cumplido los requisitos de contraseña
8 o más caracteres
Al menos 1 minúscula
Al menos 1 número

*Solución 100% subvencionada para autónomos y empresas de 0 a 49 empleados gracias al Kit Digital.

Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, España Digital 2025, y Plan de Digitalización de Pymes 2021-2025 de los fondos Next Generation de la UE.

La dirección de correo introducida ya está presente en nuestra base de datos Error de servidor, pruebe más tarde por favor