¿Cansado de generar facturas con Excel o Word? Accede con el cupón GLOSARIO y disfruta de 2 meses gratis

¿Qué es débito?

Cuando hablamos de débito en el contexto fiscal, empresarial y contable, nos referimos a una de las partes fundamentales que registramos en cualquier transacción financiera.

Esta terminología, muy común en las operaciones de doble entrada, refleja el aumento de los activos o la disminución de los pasivos de una entidad.

Comprender el concepto de débito es esencial para mantener una contabilidad precisa y para facilitar una gestión financiera efectiva.

Entendiendo el sistema de doble entrada

Para adentrarnos en el término débito, primeramente debemos entender el sistema de doble entrada que se utiliza en contabilidad.

Este modelo exige que cada transacción se registre en, al menos, dos cuentas diferentes: una debe ser debitada y la otra acreditada.

La suma total de los débitos debe ser siempre igual a la suma total de los créditos, manteniendo así el equilibrio de la ecuación contable.

Los componentes de una transacción: débito vs crédito

En una transacción, el débito y el crédito son las dos caras de una misma moneda. Mientras el débito implica un incremento en los activos o una disminución en los pasivos o el patrimonio neto, el crédito significa lo opuesto: disminución de activos o aumento de pasivos o patrimonio.

Es decir, cada vez que una cuenta se debita, otra cuenta debe recibir un crédito por un importe igual.

La Regla del débito y el crédito

La norma general para el registro de débitos y créditos en contabilidad es la siguiente: los activos se incrementan por cargos o débitos y disminuyen por abonos o créditos; los pasivos y el patrimonio neto se incrementan por créditos y disminuyen por débitos.

Esta regla es crucial para identificar correctamente cómo afecta cada operación a las cuentas implicadas.

Aplicaciones prácticas del término débito

Los débitos tienen diversas aplicaciones en la actividad contable y financiera de una empresa.

Por ejemplo, al comprar inventario para una tienda, se realiza un débito a la cuenta de inventario (un activo), aumentando su valor.

Por otro lado, si una empresa paga una deuda con un proveedor, se debita la cuenta del pasivo correspondiente, disminuyendo el monto de dicha deuda.

Ejemplos prácticos de débito

Ejemplo 1

Si nuestra empresa adquiere una nueva maquinaria por un valor de 10.000 euros, procedemos a debitar la cuenta de activo fijo por dicho importe, reflejando así el incremento de nuestros activos tangibles.

Ejemplo 2

Cuando realizamos un pago de salario a nuestros empleados por un total de 5.000 euros, debemos debitar la cuenta correspondiente a gastos de personal, aumentando así nuestros gastos operativos.

¿Eres autónomo o pyme?

Crea facturas y presupuestos sin coste.

Consigue Billin gratis gracias al Kit digital Acelera pyme del Gobierno.

Nosotros te ayudamos con los trámites.

Introduce una dirección de correo correcta Introduce una dirección de correo correcta
Introduce una contraseña No se han cumplido los requisitos de contraseña
8 o más caracteres
Al menos 1 minúscula
Al menos 1 número

*Solución 100% subvencionada para autónomos y empresas de 0 a 49 empleados gracias al Kit Digital.

Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, España Digital 2025, y Plan de Digitalización de Pymes 2021-2025 de los fondos Next Generation de la UE.

La dirección de correo introducida ya está presente en nuestra base de datos Error de servidor, pruebe más tarde por favor