glosario contable>Capital suscrito

¿Qué es capital suscrito?

El capital suscrito es una parte del capital social de una empresa, que los socios se comprometen a aportar, ya sea en el momento de la fundación de la sociedad o en cualquier otro momento de aumento de capital.

Definición de capital suscrito

El capital suscrito es la cantidad de dinero que los accionistas o socios se han comprometido a entregar a una empresa a cambio de participaciones o acciones de la misma. Esta cifra es crucial, ya que refleja la confianza y el compromiso de los inversores con el proyecto empresarial y establece el límite de responsabilidad de los accionistas ante terceros.

¿Eres autónomo o pyme?

Crea facturas y presupuestos fácil, sin errores y sin coste.
Consigue Billin gratis gracias al Kit digital.
Nosotros te ayudamos con los trámites.

Introduce una dirección de correo correcta Introduce una dirección de correo correcta
Introduce una contraseña No se han cumplido los requisitos de contraseña
8 o más caracteres
Al menos 1 minúscula
Al menos 1 número

*Billin es una solución 100% subvencionada para autónomos y empresas de 0 a 49 empleados con el Kit Digital.

Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, España Digital 2025, y Plan de Digitalización de Pymes 2021-2025 de los fondos Next Generation de la UE.

La dirección de correo introducida ya está presente en nuestra base de datos Error de servidor, pruebe más tarde por favor

Importancia del capital suscrito

Este capital es imprescindible para entender la estructura financiera de una empresa. Nos permite evaluar tanto la solvencia a corto como a largo plazo de la entidad, y se convierte en una garantía para acreedores y otros actores del mercado. Además, en cuanto a la responsabilidad, los socios limitan su riesgo al importe suscrito, es decir, en caso de quiebras o deudas, no tendrán que responder con su patrimonio personal más allá de su aportación al capital suscrito.

Tipos de capital: Suscrito versus desembolsado

Es común confundir los términos capital suscrito y capital desembolsado, pero son conceptos diferentes. Mientras que el capital suscrito es el que los socios se comprometen a aportar, el capital desembolsado es el que efectivamente se ha pagado y está en posesión de la empresa. El capital suscrito puede pagarse de una vez o de forma fraccionada, según se haya acordado entre las partes y lo que estipulen las leyes de cada país.

Inscripción y legalidad

Para que el capital suscrito tenga plena validez, debe quedar inscrito en el Registro Mercantil. Este acto da publicidad a la cifra y permite que terceros conozcan la capacidad económica y el nivel de compromiso de los socios con la empresa.

Capital suscrito y la constitución de sociedades

En el proceso de constitución de una sociedad, es requerido estipular el capital suscrito. Esto es parte de los estatutos de la empresa y establece una garantía mínima para el funcionamiento de la misma. En algunos casos, la ley exige una cantidad mínima de capital para poder constituir la sociedad.

Ampliaciones y reducciones del capital suscrito

A lo largo de la vida de una empresa, puede ser necesario modificar la cantidad del capital suscrito. Las ampliaciones se realizan, por ejemplo, para financiar nuevos proyectos o reforzar la estructura de capital. Por otro lado, las reducciones pueden darse por distintos motivos, como pérdidas acumuladas o devolución de aportaciones a socios.

Ejemplo práctico 1: Constitución de una sociedad anónima

Imaginemos que creamos una Sociedad Anónima. Durante la fundación, nuestros estatutos indican un capital social de 50.000 euros. Cada socio suscribe un número de acciones, comprometiéndose a entregar su valor. Si un socio suscribe 1.000 acciones a un valor nominal de 10 euros cada una, el capital suscrito por ese socio será de 10.000 euros. Esa cantidad podrá ser solicitada por la empresa según las necesidades del negocio y dentro de los plazos acordados.

Ejemplo práctico 2: Ampliación de capital

Supongamos que una empresa necesita financiación adicional para expandirse y decide llevar a cabo una ampliación de capital. Se emiten nuevas acciones y los socios actuales tienen preferencia para suscribirlas. Si el capital social se amplía en 20.000 euros y un accionista suscribe el 10% de ese aumento, está comprometiéndose a aportar 2.000 euros adicionales al capital de la empresa.