glosario contable>Juego de suma cero

¿Qué es juego de suma cero?

Cuando hablamos de un juego de suma cero, nos referimos a una situación de interacción entre partes en la cual la ganancia total es siempre constante; es decir, la suma de las ganancias y pérdidas de los participantes es igual a cero.

Esto implica que lo que gana un jugador necesariamente lo pierde otro. En este contexto, el término «juego» no se limita a actividades lúdicas, sino que se extiende a cualquier tipo de escenario competitivo o transaccional.

Características de los juegos de suma cero

Para entender mejor los juegos de suma cero, identificamos sus características clave:

  • Conservación de la riqueza: No se crea ni se destruye valor en el transcurso del juego; simplemente se redistribuye entre los jugadores.
  • Competitividad perfecta: Cada jugador busca maximizar su propio beneficio a expensas de los demás.
  • Interdependencia de resultados: Los resultados obtenidos por un jugador dependen directamente de las acciones de los otros jugadores.
  • Resultados de ganar-perder: El éxito de un participante significa necesariamente la derrota o pérdida para otro.
¿Eres autónomo o pyme?

Crea facturas y presupuestos fácil, sin errores y sin coste.
Consigue Billin gratis gracias al Kit digital.
Nosotros te ayudamos con los trámites.

Introduce una dirección de correo correcta Introduce una dirección de correo correcta
Introduce una contraseña No se han cumplido los requisitos de contraseña
8 o más caracteres
Al menos 1 minúscula
Al menos 1 número

*Billin es una solución 100% subvencionada para autónomos y empresas de 0 a 49 empleados con el Kit Digital.

Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, España Digital 2025, y Plan de Digitalización de Pymes 2021-2025 de los fondos Next Generation de la UE.

La dirección de correo introducida ya está presente en nuestra base de datos Error de servidor, pruebe más tarde por favor

Ejemplos prácticos de juegos de suma cero

Ejemplo 1: Negociación de salarios

Imaginemos una negociación de salario entre un trabajador y un empresario. El trabajador intenta obtener la mayor remuneración posible, mientras que el empresario quiere minimizar los costes laborales.

Cualquier euro adicional que el trabajador consigue en la negociación es un euro menos en la cuenta de resultados de la empresa. Aquí el juego es de suma cero porque la cantidad total de dinero a repartir entre salario y beneficio empresarial no cambia; solo se redistribuye entre las partes.

Ejemplo 2: Comercio de acciones

Consideremos el intercambio de acciones en el mercado bursátil. Cuando un inversor vende una acción a un precio más alto del que la compró, obtiene una ganancia que es exactamente igual a la pérdida del comprador, que adquiere la acción a un valor superior.

A nivel individual, cada transacción es un juego de suma cero: la ganancia de un inversor representa la pérdida de otro.

Más términos contables