glosario contable>Gastos fiscales

¿Qué es gastos fiscales?

Los gastos fiscales son aquellos beneficios económicos que concede el Estado a través de su sistema tributario.

Estos pueden tomar la forma de deducciones, exenciones, diferimientos o créditos fiscales, y su propósito es promover ciertas actividades económicas, políticas sociales o inversiones.

Aunque no sean un desembolso directo, reducen los ingresos tributarios que el Estado podría percibir. Por tanto, son considerados como una forma indirecta de gasto público.

Tipos de gastos fiscales

Existen diferentes tipos de gastos fiscales, y su clasificación puede variar según la legislación de cada país.

Algunos de los más comunes:

  • Exenciones: Son disposiciones legales que liberan al contribuyente de la obligación de pagar ciertos impuestos.
  • Deducciones: Permiten disminuir la base imponible sobre la cual se calcula el impuesto.
  • Creditos fiscales: Son cantidades que se restan directamente del total del impuesto a pagar.
  • Deferrals: El diferimiento permite aplazar el pago de impuestos a períodos fiscales futuros.
  • Reducciones de tasas: Aplicaciones de tasas inferiores a las generales para ciertos contribuyentes o actividades.

Características de los gastos fiscales

Los gastos fiscales presentan características particulares que los diferencian de otros tipos de gasto público.

Algunas de estas son:

  • No implican una transferencia directa de recursos.
  • Son una renuncia de ingresos por parte del Estado.
  • Buscan influir en la conducta de los agentes económicos sin imponer mandatos directos.
  • Suelen estar dirigidos a sectores específicos de la economía o grupos de contribuyentes.
  • Requieren de una legislación que los sustente y un seguimiento para evaluar su efectividad.

Ejemplo práctico de gastos fiscales

Imaginemos una empresa que invierte en I+D (Investigación y Desarrollo). El gobierno puede ofrecer una deducción fiscal sobre la cantidad invertida, lo que reduciría la base imponible del impuesto de sociedades que la empresa debe pagar. Supongamos que la deducción es del 25% sobre 100.000 euros invertidos en I+D, la empresa podría reducir su base imponible en 25.000 euros, lo que disminuiría la cantidad de impuestos que debe abonar al Estado.

Otro ejemplo podría ser un particular que realiza una donación a una ONG. Si la ley establece que las donaciones a organizaciones sin ánimo de lucro tienen un crédito fiscal del 30%, y la persona dona 1.000 euros, podría reducir su cuota íntegra del impuesto sobre la renta en 300 euros. Así, los gastos fiscales incentivan a los contribuyentes a realizar donaciones al permitirles ahorrar impuestos.

¿Eres autónomo o pyme?

Crea facturas y presupuestos sin coste.

Consigue Billin gratis gracias al Kit digital Acelera pyme del Gobierno.

Nosotros te ayudamos con los trámites.

Introduce una dirección de correo correcta Introduce una dirección de correo correcta
Introduce una contraseña No se han cumplido los requisitos de contraseña
8 o más caracteres
Al menos 1 minúscula
Al menos 1 número

*Solución 100% subvencionada para autónomos y empresas de 0 a 49 empleados gracias al Kit Digital.

Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, España Digital 2025, y Plan de Digitalización de Pymes 2021-2025 de los fondos Next Generation de la UE.

La dirección de correo introducida ya está presente en nuestra base de datos Error de servidor, pruebe más tarde por favor