Vodafone y Banco Santander venden el software de facturación Billin a sus clientes
glosario contable>Valor Residual

¿Qué es Valor Residual?

El Valor Residual es el valor contable de un bien, después de tener en cuenta la depreciación del mismo, que consiste en la amortización.

Veamos su definición formal, la definición de vida útil y un ejemplo para entender en que consiste el Valor Residual de un activo.

¿Qué es el Valor Residual?

El Valor Residual de un activo que tenemos en el balance, es el precio de venta que podríamos obtener por él, restando el coste de la venta, siempre que haya llegado al final de su vida útil.

La vida útil es el periodo durante el cual una empresa amortiza dicho activo, estos periodos se establecen mediante unidades de tiempo o por un porcentaje calculado según las unidades que produzca.

A la hora de adquirir un activo una empresa para su actividad económica, el gasto que computará, no corresponde al precio de adquisición, sino que será el gasto correspondiente al periodo de amortización.

Por tanto, la amortización se calculará en función de su vida útil, y el Valor Residual será el valor que le quede al final de su vida útil.

En el momento que compramos el inmovilizado, será cuando demos de alta el activo, y comencemos a amortizarlo, puede darse la situación que el activo esté deteriorado y se tengan que realizar unos ajustes en su valor.

Quizás te interese nuestro artículo sobre los libros contables obligatorios.

¿Cómo funciona el Valor Residual?

Supongamos que compramos un local comercial y lo amortizamos según las normas de la Agencia Tributaria, es decir 100 años, normalmente, cuando vayamos a venderlo, su precio de venta no va a coincidir con su Valor Residual, sino que será mayor.

Si llevamos a cabo la venta, el precio menos los gastos de esa venta, no coincidirá con el valor contable o Valor Residual, por lo que, generará un beneficio.

Este beneficio que ha generado la venta del inmueble habrá que contabilizarlo en las cuentas del grupo 772 “Beneficios procedentes de una inversión inmobiliaria”

Si el local nos costó 150.000 euros y hemos amortizado 35.000 euros de gasto, y lo hemos vendido por 140.000 euros, su contabilidad quedaría de la siguiente manera:

En este caso, la venta ha generado un beneficio, pero podría darse la situación de que resultara una pérdida, y, por tanto, habría que contabilizarlo en la cuenta 672 “Pérdidas procedentes de una inversión inmobiliaria”.

Desde Billin, el programa de facturación de empresas y autónomos online, te ofrecemos más información sobre términos contables y financieros.

Pedro González

Autor en Billin. Pedro Gonzalez es el content manager que se asegura de que todo el contenido de Billin sea veraz, auténtico y de utilidad para ti.